POLICIALES | barrio Indios Ranqueles | Comisaría Segunda

Tres detenidos, un auto destrozado y dos mujeres golpeadas

El suceso ocurrido el domingo por la tarde fue aún más grave de lo que se conoció en un primer momento. Además del rodado, se registraron daños en una vivienda y una importante intervención policial con disparos antitumulto.

Personal policial de Comisaría Segunda, a cargo del comisario Luis Videla, fue alertado en la noche del domingo por un enfrentamiento entre personas en la vía pública. El hecho tuvo lugar minutos después de las 21:00, en calle 46 entre 31 y 33, de barrio Indios Ranqueles.

Aunque en un principio no se conoció con certeza qué fue lo ocurrido ni las consecuencias que tuvo la trifulca, diario La Reforma consultó al jefe de la seccional que intervino allí para conocer en profundidad detalles de un nuevo hecho policial.

“La Policía asiste por un llamado de vecinos afirmando que había gente que se estaba agrediendo. En principio, todo se genera porque una persona agrede a otra que se trasladaba a bordo de un vehículo, provocándole la rotura de la luneta del rodado”, explicó.

A raíz de ello, vecinos del sector salieron en defensa del chico agredido y ahí fue donde se inició un enfrentamiento que incluyó piedras y otros objetos contundentes que fueron arrojados de un lado a otro. En ese momento, uno de los implicados le produjo lesiones en el rostro a una mujer con un golpe de puño, la cual sería pareja del primer damnificado.

Así mismo, habría sido la familia que procuró defender al joven agredido en primer término, quien provocó daños en los vidrios de la vivienda al primer agresor, lanzando distintos tipos de proyectiles.

Como consecuencia de ello, dos mayores y un menor adulto, todos integrantes del mismo grupo familiar fueron demorados por el personal interviniente. Los mismos fueron puestos a disposición del fiscal de la temática de Delitos contra las Personas, Guillermo Komarofky, quien solicitó su detención.

Según la confirmación del funcionario judicial, el aprehendido de 17 años será imputado por abuso de arma, amenazas agravadas, daños y lesiones graves. Los restantes, en tanto, serán acusados por daños y amenazas. Todos ellos serían formalizados en la jornada de este martes.

Pese a que no hay claridad respecto de las causales que motivaron el conflicto, la situación evidenciaría una tensa relación entre las partes, que viven a pocos metros de distancia entre sí. En consonancia con ello, el jefe de la Seccional Segunda confirmó que en reiteradas oportunidades debieron presentarse en el lugar, como consecuencia de ruidos molestos y otro tipo de acciones que llevaba adelante uno de los agresores, por lo que resulta, junto a los demás aprehendidos, conocidos de la fuerza.

Allanamientos

Si bien una vecina afirmó que se habían realizado disparos de arma de fuego, el trabajo policial permitió sostener que ello no fue así. Los testimonios de los habitantes del lugar, como los peritajes realizados fueron determinantes para descartar que ello efectivamente se haya producido.

“Para confirmar o descartar esta situación, el fiscal libró allanamientos en el domicilio de uno de los agresores. No se encontraron armas de fuego como así tampoco municiones”, confirmó Videla.

Más allá de los demorados, participó de la reyerta un gran número de vecinos: “Hay un montón personas que tomaron parte en ello. De hecho, se tuvieron que accionar disparos antitumulto con escopeta porque el personal se vio desbordado por la situación y tal vez eso pudo haber confundido a la mujer que brindó su testimonio públicamente”, argumentó.

Videla recalcó, a modo de explicación, que los uniformados evalúan previamente la situación para luego llevar a cabo este tipo de acciones. “No se ejecutan estas decisiones cada vez que hay un conflicto. Esto fue para disuadir porque se vieron desbordados en cantidad. En muchos casos, la gente presenta hostilidad contra la Policía que interviene”, señaló.

Alta

Durante el transcurso de los disturbios que convocaron a numerosos móviles de la fuerza pública, dos mujeres recibieron golpes por parte de uno de los demorados. En un primer momento, se conoció que una de ellas habría sufrido la pérdida de piezas dentales mientras que la restante padeció heridas en su rostro.

Según informaron autoridades del Hospital Gobernador Centeno, las jóvenes ingresaron alrededor de la hora 21 a la guardia del nosocomio local trasladadas en ambulancias del Hospital Gobernador Centeno. Luego de encontrarse en observación, donde recibieron las primeras atenciones, fueron atendidas por personal idóneo.

Mientras una de las víctimas fue evaluada por un cirujano, la restante fue observada por un odontólogo. Igualmente, en horas de la noche se retiraron del centro de salud luego de recibir el alta médica con pautas de alarma.

Dejá tu comentario