DEPORTE | Miguel Rossotto | Atletismo

Miguel Rossotto, sobre la vuelta a la actividad física: "No pensé que lo estaba extrañando tanto"

La posibilidad de volver a hacer ciclismo, poder correr por los caminos pampeanos, fue vivido -este sábado- con una intensidad variable, de acuerdo a las ganas que cada uno tuvo de hacerlo.

Entre los que no dudamos que contaron las horas desde el anuncio del gobernador, en el mediodía del viernes, hasta la mañana sabatina, estuvo Miguel Rossotto, referente mayor del atletismo piquense, nuestro Iroman, algo en que se transformó con desafíos increíbles que significó un esfuerzo físico y mental enorme.

Miguel Rossotto, como todos los pampeanos, tuvimos la posibilidad de volver a poner nuestra indumentaria deportiva y salir a buscar un recorrido con la bici o haciendo pedestrismo. Obvio que Miguel hizo las dos cosas y al regreso a su casa no dudó en expresar "me siento muy feliz".

"No pensé que lo estaba extrañando tanto", confesó sobre la posibilidad de volver a entrenar al aire libre y en la amplitud que tienen los recorridos de las calles piquenses.

"Lo digo, aclarando que, a lo largo de la cuarentena ya transcurrida, nunca me puse mal en lo anímico. Es cierto que tengo mi trabajo particular y en casa me manejé con la bicicleta fija y un mini-gimnasio que fui armando. Por lo tanto, mantuve la calma entendiendo que la prioridad era la salud de todos, que es lo que debe seguir estando en el pensamiento de todos", comentó el atleta piquense.

"Siempre tuve presente que sería muy egoísta maldiciendo que no podía entrenar, mientras que en el mundo muere gente y los contagios se multiplican. Pero, como digo esto, también debo confesar que cuando empecé a volver a correr y hacer bicicleta, me emocioné mucho. Fue así que la idea inicial de salir a chequear, a ver cómo estaba "la máquina" haciendo algo de ciclismo y nada más, se terminó transformando en 44 kilómetros arriba de los pedales y algo más de seis trotando", puntualizó con una sonrisa que brotó a cada momento del relato.

Consultándolo sobre lo que puede pasar con el calendario, especialmente de las grandes fechas mundiales, la respuesta fue: "No se sabe nada. En realidad se sabe, por ejemplo, que el Iroman 70.3 que se iba a hacer en agosto, en Panamá, y que pensaba ir, ya se suspendió".

"El contacto uno lo mantiene y así me voy enterando de algún movimiento dirigencial que se hace. Como todos, están elaborando protocolos para poder realizar competencias. Hay optimismo en muchos en que algo se podrá hacer sobre fin de año. Yo creo que está muy difícil para este tipo de competencias multitudinarias, donde uno en el recorrido está en contacto con la gente que va a ver la carrera y todo eso, sin vacuna o sabiendo concretamente cómo uno puede cuidarse del Coronavirus, me parece que va a ser imposible".

Lo que le genera tanta incertidumbre, "como a todos preocupa y es algo feo. En lo personal, me toma en una etapa donde uno entiende que ya tuvo las chances de correr y mucho más de lo que inicialmente me había propuesto. Por lo tanto puedo esperar todo lo que sea. Y, si en el peor de los casos que no vuelva a intervenir en este tipo de desafíos, me quedaré con todo lo lindo que viví y no amargado porque no puedo seguir haciéndolo".

Yo disfruto de todo lo que tiene que ver con el atletismo. Por esto entiendo que hoy, con sólo haber podido salir a correr o andar en bicicleta, ya estoy satisfecho

En el tramo final Miguel pidió a sus colegas y a toda la comunidad, "respetarnos con las indicaciones que nos dan los especialistas. Estamos en cuarentena y nos tenemos que seguir cuidando. Disfrutemos el día a día, este creo que es el gran mensaje que nos deja este tiempo que nos toca vivir", finalizó.

Dejá tu comentario