DEPORTE | coronavirus | COVID-19 | equitación

Mario Trucco: "Mi vida son los caballos"

La equitación pampeana ha tenido referentes a lo largo de su historia. En nuestra ciudad, el Club Maracó se transformó en una sólida base formativa, resultando además una sede permanente de eventos ecuestres de trascendencia nacional.

La equitación pampeana ha tenido referentes a lo largo de su historia. En nuestra ciudad, el Club Maracó se transformó en una sólida base formativa, resultando además una sede permanente de eventos ecuestres de trascendencia nacional.

Mario Trucco, nacido en la localidad de Alta Italia y hoy viviendo en Buenos Aires, arrancó con la práctica en dicha entidad siendo un niño, y desde ese momento la pasión por los caballos y la disciplina deportiva se fortaleció hasta hoy.

A los 42 años, Trucco sigue dedicándole horas semanales de entrenamiento para continuar alimentando ese vínculo. Como jinete, se dio el gusto de ganar en tres ediciones el Derby “General San Martín” (años 1989, 1993 y 1994), tradicional prueba organizada por la institución piquense, finalizando varias veces en los restantes lugares del podio. Fue formador de muchos jinetes y amazonas de nuestra provincia, a partir de su tarea con las escuelas emprendidas en el propio Maracó, como también en Alta Italia, Macachín, Santa Rosa o Salliqueló. Esa tarea con sus alumnos, que motivaba constantes viajes a nuestra provincia, se interrumpió recién hace pocos años, tras el nacimiento de sus hijos.

“Estoy muy enganchado con los caballos, como siempre. Antes pensaba únicamente en mis alumnos, iba a los concursos por ellos, y ahora estoy dedicándome un poco más a mí, saltando todo lo que pueda, es lo que me gusta y por lo que relegué tantas cosas. He ganado mucho con mis alumnos, siento que es una etapa feliz que he cumplido y ahora tengo que ir por otra, con la misma garra. Tengo caballos nuevos, algunos que no son míos, y por mi trabajo y mi vida estructuré los días de otra forma, por eso actualmente no tengo casi alumnos”, contó Trucco, en el transcurso de una charla con este medio.

Cuando dejó Alta Italia y tomó rumbo hacia Buenos Aires, lo hizo para continuar con sus estudios terciarios (es Licenciado en Administración), y su vida hoy transcurre junto a su familia en Villa Elisa, una localidad ubicada en el partido de La Plata. “Trabajo en la Auditoría General de la Nación y en una consultora, hace mucho que estoy con eso. Estoy dedicado a mis hijos, a compartir tiempo con ellos, y a saltar los fines de semana, algo que obviamente está interrumpido a partir de la pandemia de coronavirus. Nunca he dejado de entrenar, físicamente o con los caballos, eso es lo bueno que tiene este deporte, nuestro campeón nacional tiene 68 años. En Villa Elisa me siento feliz, y me recuerda a ese Alta Italia que tanto extraño”, agregó.

Cuando se le preguntó por las sensaciones que le ganan en este tiempo de convivencia con el COVID-19, Trucco señaló que “fue algo sorpresivo para todos, que de forma tan rápida se haya modificado radicalmente nuestra vida. Laboralmente me desarrollo en Capital Federal, concurro allí a diario, y en estos meses hago todo por “home officce”, desde mi casa. Estoy en el AMBA (Area Metropolitana de Buenos Aires), por lo que la cuarentena sigue más firme que nunca, y considero que seguirá bastante tiempo así. Con mi laburo he seguido de la misma manera, pero la modalidad seguirá cambiando”.

El jinete pampeano transcurre sus jornadas de entrenamiento en el Establecimiento “El Tamanaco”, ubicado en cercanías de su hogar. Allí se encuentra con la piquense Martina Campi, destacada exponente con presencia internacional, y a quien Mario ha acompañado en sus incursiones. “Voy a montar con turnos tres o cuatro veces por semana, tratamos de no cruzarnos mucho con la gente. Martina (Campi) también se suma a las jornadas y se formó un gran grupo de laburo, con buena gente. Estamos felices de ser parte, y que nos tengan en cuenta. Venía saltando prácticamente todos los fines de semana, tengo un caballo con el que empecé a saltar concursos grandes, que es lo que me motiva. El deseo es saltar los grandes premios de Buenos Aires, algo que no es nada fácil, y demanda un montón de trabajo previo”.

“Vengo saltando las alturas más grandes”

Trucco lanzó “mi vida son los caballos”, y con una sola frase resumió todo lo que le provoca la actividad, hoy detenida por la cuarentena. “Vengo saltando las alturas más grandes y eso es algo que me pone feliz. No estoy en condiciones de poner un montón de dólares para un caballo, por lo que tengo que “hacerlo” desde abajo, llevarlo de a poco. Y me brinda mucha satisfacción poder estar participando. En lo personal, me cuido con la alimentación, y hago mi rutina de ejercicios que me da el kinesiólogo. Hago todo lo que se necesita para estar bien arriba de los caballos”.

Preguntado por el futuro de la equitación en nuestro país a partir de la escena instalada con la aparición del coronavirus, Trucco comentó que “deberíamos empezar a pensar en algunos protocolos, creo que hasta que no se normalice la situación en el AMBA no podremos pensar en nada. El virus llegó para quedarse, no hay forma de que retroceda tan fácil. Nosotros deberíamos empezar a adecuarnos con las modalidades para poder tener competencia con algún grado de compromiso, respetando la distancia social. Pero las cuestiones logísticas no son tan fáciles, como tampoco lo es transportar los caballos de un lugar a otro”, concluyó.

Dejá tu comentario