Nacionales | Mauricio Macri

Los funcionarios del Gobierno recibieron más de 4 mil regalos

A lo largo de los cuatro años de gestión, los distintos funcionarios del Gobierno recibieron más de 4 mil regalos de parte de empresas, particulares o representantes de otros países, aunque por la legislación vigente la gran mayoría no pudo conservarlos para su uso personal.

De acuerdo a un relevamiento que hizo NA, en el Registro de Obsequios y Viajes de la Oficina Anticorrupción figuran 3.596 presentes, los cuales fueron detallados a partir del 16 de febrero de 2017, cuando entró en vigencia el Decreto 1179/16.

Dulce de leche, alfajores, mermeladas, ron y habanos de Cuba, un gato de peluche con la bandera argentina con la frase ‘Sí, se puede‘, entradas para recitales, libros, adornos, medallas y ropa fueron algunos de los objetos que recibieron distintos integrantes del Gobierno de parte de ciudadanos, empresarios, funcionarios de otros distritos o países.

Los principales destinatarios de los obsequios fueron el presidente Mauricio Macri y el canciller, Jorge Faurie.

Sin embargo, no sólo los miembros del Poder Ejecutivo fueron tenidos en cuenta a la hora de los regalos: la primera dama, Juliana Awada, y sus hijas, Valentina Barbier y Antonia Macri, también recibieron presentes en distintas ocasiones.

Por ejemplo, ambas niñas recibieron varios libros de parte de la Reina de España Letizia Ortiz durante la visita que realizó el jefe de Estado al país ibérico en febrero de 2017.

De todos modos, el artículo 18 de la Ley de Ética de la Función Pública establece que ‘los funcionarios públicos no podrán recibir regalos, obsequios o donaciones, sean de cosas, servicios o bienes, con motivo o en ocasión del desempeño de sus funciones‘.

Asimismo, la norma aclara que ‘en el caso de que los obsequios sean de cortesía o de costumbre diplomática la autoridad de aplicación reglamentará su registración y en qué casos y cómo deberán ser incorporados al patrimonio del Estado, para ser destinados a fines de salud, acción social y educación o al patrimonio histórico-cultural si correspondiere‘.

Los presentes que supere el valor de 6.400 pesos o sean representativos del vínculo con el Estado u organismo que los haya entregado deben ser incorporados al patrimonio público.

‘El funcionario podrá disponer de aquellos obsequios que no superen el valor antes indicado y de los comestibles, independientemente de su valor‘, aclara la Oficina Anticorrupción.

En esos casos, muchos de los funcionarios optaron por sortearlos entre los empleados de su área.

Dejá tu comentario