LA PROVINCIA | Centro Empleados de Comercio | coronavirus | empleados | Hospital Lucio Molas

"Hoy el miedo es un tema central entre los trabajadores"

Agencia Santa Rosa – El subsecretario general del Centro Empleados de Comercio, Rodrigo Genoini, indicó esta mañana que muchos de los trabajadores del sector que representa tienen “miedo” por tener que ir a sus lugares de trabajo, más aún en los casos donde la patronal no cumple con las medidas de seguridad e higiene y con la entrega del material de prevención, en el marco de una situación tan delicada como es la pandemia de coronavirus.

El dirigente reconoció que el gremio está recibiendo múltiples denuncias sobre distintos temas, pero las más importantes tienen que ver con que no se les está brindando a los trabajadores los artículos relacionados a la seguridad e higiene.

También denuncias respecto a que no se respetan los horarios de trabajo, y, remarcó especialmente, planteos de “gente que no quiere ir a trabajar porque tiene miedo”.

“Hoy el miedo es un tema central entre los trabajadores”, dijo hoy Genoni a esta Agencia. En ese sentido indicó que los empleados del sector “no están formados psicológicamente como lo puede estar un policía o un médico” ante la situación que se vive en la actualidad en relación a la pandemia.

Este miedo tiene que ver, evidenció, con que los trabajadores de supermercados y autoservicios “están muy expuestos, por lo que es más grave el asunto”, debido a la afluencia de gente que se registra a diario en esos locales.

“Hemos tenido situaciones donde los empleados se han parado para reclamar (a la patronal) que: ‘o hacen las reglas como nosotros las estamos pidiendo o no vamos a trabajar’”, dijo el dirigente, quien indicó que desde el gremio se le viene reclamando a las empresas que frenen la afluencia de gente que entra a la vez, que se mantengan las distancias, “y que necesitamos los barbijos y guantes, es decir que necesitamos medidas de seguridad ante el nivel de contagio que tiene este virus”.

Sostuvo que en algunas empresas el gremio “se tiene que plantar con los delegados para evitar el abuso de querer vender por querer vender si tener en cuenta las precauciones necesarias”.

Horarios

En cuanto a los horarios de trabajo de los empleados, el dirigente reconoció que en los grandes supermercados esto se está respetando. “Yo arreglé con las cadenas de supermercado que solo cinco sucursales pueden estar abiertas (en la ciudad) porque el resto no tiene estructura para estar 13 horas abiertos”.

“Acá –dijo- debe haber unas 18 sucursales de empresas grandes, y solamente cinco pueden hacer horario corrido de 7 a 20. Entonces a esto lo tengo controlado, pero adonde más se descontrola es la cantidad de horas que trabajan los empleados en los comercios chicos”, es decir que no estarían cumplimiento con las 8 horas de jornada diaria.

En este sentido dijo que los abusos que se constatan son denunciados y luego se concurre al lugar con la Policía de Trabajo para actuar.

Personal de limpieza

Por otro lado, esta mañana el dirigente informó que hubo un problema en el Hospital Lucio Molas con la empresa privada que tiene a su cargo el servicio de limpieza. El miércoles se denunció que la firma no estaba otorgando al personal los artículos de protección, como barbijos y guantes.

Genoni dijo que ayer por la noche denunció esta situación “y hoy a la mañana la Policía de Trabajo estaba presentándose ahí para hablar con la empresa de Marcela Moreira, que es la responsable de toda esta situación”.

“O cumple con la reglamentación o se le cortará la licitación y se llamará a otra que tenga ganas de laburar”, expresó, molesto, el dirigente.

Situación del sector

Teniendo en cuenta que el comercio es uno de los sectores que recibe el impacto de la cuarentena, porque muchos rubros no están contemplados entre los habilitados, Genoni advirtió que la situación se agravará si la medida se extiende en el tiempo.

“Lo primero que denunciamos y lo primero que pasó, y esto fue así, es la cantidad de despidos que hubo en el mercado informal”, dijo, y agrego que “al mercado informal ningún gobierno, ni el nacional, ni el provincial, ni el municipal, puede desconocerlo. Hay empleados en negro. Y lo que tenés que saber es que ese empleado que cobraba por semana automáticamente quedó despedido, pero ni siquiera porque le dijeron ‘no vengas más’, sino porque el comercio cerró y entonces ya no cobra”.

“Esos despidos ya están, ya se dieron”, dijo, y reconoció que sobre el resto de los trabajadores “cuando nos reunimos con la Cámara de Comercio no hablamos, porque no sabés cómo va a terminar esto. Si esto dura un mes y medio, o dos, diría que probablemente la cantidad de despidos no va a ser tanta, porque los comerciantes pueden llegar a soportar a través del crédito o a través de alguna herramienta financiera el desfasaje de pagar los costos fijos de tener uno o dos meses el local cerrado”.

Pero, advirtió, “si la situación se agrava y esto lleva tres, cuatro o cinco meses, porque no se sabe cuándo va a terminar esto, ahí sí la situación va a ser grave, porque ya el problema no va a ser financiero, sino económico. No va a haber manera de pagar un crédito y pagar los costos fijos, porque no hay plata”.

Agregó que “muchos comerciantes en tres meses no van a tener de qué vivir, o sea, no solo no le van a poder pagar al empleado, sino que no van a tener de qué vivir ellos”.

Críticas al municipio

Rodrigo Genoni mostró su indignación ante esta Agencia sobre los horarios que la Municipalidad dispuso respecto al servicio de cadetería.

“Con lo que no estoy de acuerdo y me enoja mucho son los horarios que está poniendo el municipio de Santa Rosa para los delivery. Creo que es excesivo y creo que la Municipalidad está exponiendo a los trabajadores de manera innecesaria”, dijo, respecto a que el servicio de cadetería (de comidas, heladerías, entre otras) tiene como horario límite las 24 horas.

“Si al delivery lo permitís hasta las doce de la noche, tenés a empleados de comercio (entre 600 y 700) trabajando hasta esa hora y llegando a la casa a la una de la mañana”, advirtió, y dijo que “el delivery tiene que funcionar hasta las 21”.

Insistió en que el municipio “está desprotegiendo al trabajador de una manera innecesaria”, y remarcó que “yo me reuní con los gerentes y con la Cámara de Comercio y cuando el horario era hasta las 18, eso funcionaba, estaba ordenado y no había saturación de demanda. Los únicos días que pasa esto son los lunes o después de un feriado”, dijo.

Dejá tu comentario