Agropecuarias | Comisaría Segunda | Dorila | silobolsa

En Dorila apareció otro silobolsa roto

Nuevamente, un silobolsa apareció roto en un campo pampeano.

Personal de la Comisaría Segunda, de la que depende la localidad de Dorila, se contactó con un productor agropecuario de la zona, apellido Civalero, debido a que en su campo apareció roto un silobolsa que contiene en su interior una importante cantidad de semillas de soja.

Civalero indicó a la policía que a su entender fue producido por animales salvajes que andan en su campo. Se hizo la presentación policial y nada más, por lo que la intervención de las fuerzas del orden quedó limitada a ese trámite.

Cabe recordar que días pasados el tema de silobolsas rotos tuvo trascendencia periodística por lo ocurrido en el predio ‘La Aurelita’, sobre la ruta 1 a la altura del cruce con la ruta 4 (la que va a González Moreno). En ese caso el diputado provincial, Eduardo Pepa, optó por tomar una foto que luego terminó viralizándose con distintas repercusiones.

Fue un caso muy similar al que se presenta ahora en Dorila, donde los dueños de los campos no sospechan que el daño se pueda vincular a un tema político o de delincuencia en general, sino a la presencia de muchas animales salvajes que generan -en la búsqueda de alimentos- estas roturas.

En el caso de Dorila se hizo se mencionó la presencia de muchos zorros, que podrían haber dañado el material plástico del que están hechos los mencionados silos, pero no hay certeza ya que el zorro es un animal carnívoro y el daño más conocido en los campos pampeanos tiene que ver con matanza de otros animales (ovejas, gallinas, etc.).

Si los peludos se han “especializado” en roturas de este tipo, pero especialmente de los que contienen maíz, como fue el caso de La Aurelita, y si bien acá estamos indicando que tenían soja, tiene más chance que hayan sido peludos que zorros.

Está la posibilidad de que los propios vacunos que tiene el campo hayan provocado la rotura y obvio que no se descarta de un daño intencional humano- Pero ésta acusación, en la investigación que se haga, quedaría en un segundo o tercer lugar de probabilidad.

Daños “salvajes” en los campos

En este abanico de posibilidades sobre roturas en los campos, concretamente de silobolsas, nos olvidamos de anotar en la lista de sospechosos a los chanchos jabalíes.

La prohibición de la caza, la cuarentena, también inundaciones ocurridas en lugares de crianza en años anteriores, han hecho que la invasión de este tipo de porcinos en campos del norte pampeano sea realmente alarmante.

En su recorrido, estos chancos no sólo rompen, comen sino también son portadores de triquinosis que al ser cazados y faenados sin control o cuando cruzan chanchas en los chiqueros campestres, el peligro para la salud de la población es peor que el Coronavirus y varias enfermedades más.

Está claro que los campos pampeanos, históricamente, han sufrido la presencia de estos “visitantes” que no sólo son los que se mueven por tierra sino los que andan mayormente en el aire, como los loros o las palomas, de las que en un momento se analizó el tema con preocupación pero ahora parece controlado o nos olvidamos de hacer referencia a ellas.

Lo concreto es que, por una razón o por otra, los campos sufren ataques de distintos animales con pérdidas muy importantes. En este caso el tema de la nota son los silobolsas, pero la matanza de animales, la rotura de instalaciones suman al malestar de los productores de esta zona de La Pampa.

Dejá tu comentario