Provinciales | Alfredo Guerra | General Pico | radio

"El programa nunca se detuvo, funcionó de forma ininterrumpida", dijo Alfredo Guerra

Alfredo Guerra culminó, luego de treinta años, su etapa radial. Este pasado martes, cuando cumplió sus ochenta años le dijo "adiós" al programa 'Las canciones que el pueblo consagró' transmitido los últimos veinte años en FM Alegría. 

Entre lágrimas y muchas emociones, Alfredo Guerra recibió el abrazo de Juan Ramón y de su familia que lo acompaña a diario en su tarea. Ahora, toca disfrutar del tiempo libre, aunque seguramente no le faltarán la escritura de sus poesías, un poco de folklore y tango.

Alfredo recibió a una cronista de este diario en su hogar, junto a su esposa, y allí contó detalles de esta despedida de un programa de radio que deja un gran precedente en la escena radial de General Pico.

En primer lugar, explicó que cuenta con una extensa carrera en los escenarios de todo el país debido a su profesión de declamautor, es decir que escribe e interpreta su poesía. Algunos de sus escritos, se han musicalizado, y eso le ha permitido popularizarse dentro del ambiente.

“A mí me gusta el escenario porque lo que más extraño es el contacto con el público. Yo creo que esto lo voy a sobrellevar bien, porque son treinta años”, manifestó sobre su despedida de la radio.

El programa ‘Las canciones que el pueblo consagró’ surgió un 14 de febrero del año 1990, junto con un escritor rosarino, quien eligió la cortina ‘La Candelaria’ en tanto que Alfredo se encargó de darle el nombre, tan reconocido a lo largo de los años.

“Estábamos en plena hiperinflación, pero nos fue bien igual. Él a los seis meses dejó el programa y abrió otro por su cuenta en Radio 37, porque todavía no existían las FM”, recordó.

Además, confesó que la gente le regalaba muchos discos porque no había tanto material. “La comunidad estaba ávida de folklore, y por suerte la gente lo recibió muy bien al programa porque es para toda la gente de la región. Me regalaban discos long play, porque allá todavía deben estar las bandejas y así fui llevando adelante el programa. Estuve en cuatro radios, pero nunca se detuvo el programa, funcionó de forma ininterrumpida”, confirmó.

Alfredo aseguró que anécdotas tiene muchas, pero que las mejores ocurrieron cuando estuvo de gira por los diferentes escenarios de los festivales. Asimismo, rememoró la cantidad de gente muy conocida en el ambiente, de los cuales indicó que “se aprende mucho”.

He estado con Los chalchaleros, los cantores de Quilla Huasi, los Fronterizos, los Cuatro de Córdoba, el Chango Nieto, Horacio Guarani, y muchos más. Son los grandes artistas de Argentina

Amor por el tango

En este punto, el entrevistado confesó que tiene un gusto especial por el tango, tanto así, que dos años después, en 1992 abrió ‘La ochava del tango’, un micro que se hizo cotidiano en el programa.

“Después surgió la idea de hacer un programa de una hora y media, el micro siguió en ‘Las canciones....’ y los domingos después del fútbol, hacia La ochava del tango”, rememoró.

“Yo les escribía octavas a todos los cantantes de tango, y así lo presentaba. Por eso que tuvo un gran éxito, hasta yo diría mayor que ‘Las Canciones... ’”.

En cuanto a su paso por las radios locales, Alfredo explicó que comenzó en LU 37, luego a FM líder y posteriormente a la radio frente a la Escuela Normal. Por último, y por veinte años, pasó a conducir su programa en FM Alegría.

Emoción

Su último día frente al micrófono fue muy emotivo ya que se encontró con el comienzo del programa muy tranquilo, pero luego ocurrió algo muy significativo.

"Yo empecé bien el programa con mucha tranquilidad, pero al rato entró Juan Ramón, se sentó frente a su micrófono, lloraba mucho y me hizo llorar a mí también. Fue muy emotivo la verdad, como toda despedida, estuvimos 20 años juntos”, admitió.

En cuanto al legado de su programa, Alfredo contó que le sugirió al dueño de la radio cambiar el nombre, y la cortina de presentación. También un nombre para continuar con la conducción del programa, de una persona que a su criterio está muy bien preparada para hacerlo. “Le dije también a Juan que cambiara las cortinas porque se aferra a una cosa y no la quiere cambiar. Yo todavía mantengo esa creatividad, porque hay muchas zambas para pasar en ese ciclo”, cerró.

Dejá tu comentario