Provinciales | Combustibles | CORPICO | gasoil | Gobierno Nacional | La Reforma | Naftas

Aseguran que no habrá desabastecimiento de combustibles

Con antelación a la medida tomada por el Gobierno Nacional, La Reforma recorrió distintas estaciones de servicio para conocer cuál será la situación durante los días por venir.

La continuidad de los protocolos preventivos de COVID-19 que se fueron presentando en la provincia resultaron un llamado de atención para toda la sociedad y, sobre todo, para las altas esferas políticas. A raíz de esto, comenzaron a tomarse drásticas decisiones con el objetivo de resguardar la salud de los pampeanos.

Como suele suceder en estos casos, el ciudadano toma precauciones en lo referido a la subsistencia, recurriendo a los distintos comercios de venta de productos sanitarios y alimenticios. Sin embargo, los recaudos también comprenden a los combustibles, su posible aumento o escasez.

Pese a ello, este medio ha recorrido distintas sucursales de expendio de naftas y gasoil, indagando cómo se desarrolla el trabajo cotidiano de los empleados en relación a las labores en sí, tanto como en su intercambio con los clientes. Bien es sabido que la masa consumidora no es homogénea, sino que presenta variantes según los condicionantes que entren en juego.

En una primera pero extensa recorrida, que incluyó más de tres comercios no se notaron grandes demoras ni muchos menos largas filas de automóviles a la espera de un turno para lograr el ansiado producto. Si bien puede resultar llamativo, ello se condice con las palabras de quienes brindaron los testimonios.

En una primera estación de servicio, el mensaje fue elocuente evidenciando un claro cambio de hábitos en los consumidores: “La gente viene desesperada. Muchos piden que les llenen el tanque, o cargan más de lo habitual. También suelen venir con bidones para poder llevar un poco más”, esbozó un joven empleado.

A pesar de esta primera definición envió un mensaje de total tranquilidad, al mencionar que seguirán atendiendo hasta que reciban órdenes de la misma empresa pidiendo por una modificación de conductas: “Hasta ahora venimos trabajando bien, el expendio es normal pero estamos a la expectativa que nos avisen qué pasará”, relató en relación a una posible cuarentena.

Su trabajo, rápido pero eficaz, denotaba una cierta necesidad de movilizar a la gente que llegó hasta allí. “Estamos tomando las medidas preventivas que son aconsejadas. Trabajamos con guantes y tratamos de mantener la distancia que fuera sugerida en su momento”, indicó.

En otro sector de la ciudad, otra firma comercial. Su encargado nos recibió con total tranquilidad para explicar la situación que viven allí: “Nosotros trabajamos con total normalidad, si bien hay algunos casos que vienen con bidones o piden llenar el tanque, la mayoría carga entre 600 y 700”, aseguró.

Los conos en cada uno de los surtidores parecían indicar una restricción de ventas, pero el trabajador de esta céntrica expendedora de combustible lo asoció a cuestiones sanitarias: “Los pusimos para mantener una distancia entre los vehículos y la gente. Nosotros les pedimos a los conductores y acompañantes que no bajen de sus vehículos, si no es necesario”, apuntó.

El shop del lugar se observó vacío, sin mesas ni sillas en su interior. “Está abierto, hay atención, pero buscamos que la gente compre lo que desee y salga. No queremos que estén mucho tiempo adentro para evitar el contacto”, apuntó.

En última instancia, aseguró que no hay limitaciones para la compra de naftas o gasoil, afirmando que las puertas continuarán abiertas las 24 horas durante los próximos días. “Salvo que haya una medida que nos limite a una guardia o algo así, nosotros no podemos cerrar como el resto de los comercios”, aseveró.

En las última de las tres sucursales consultadas, el superior del personal puso de manifiesto la situación de su planta mientras un camión cisterna descargaba combustibles. “Primeramente, las personas que están incluidas dentro del grupo de riesgo dejarán de venir a trabajar mañana (por hoy). Eso se replicará en las restantes estaciones de la marca”, apuntó.

Con cierta incertidumbre futura, relató que durante la jornada recibió numerosos llamados ordenando pasos a seguir, aunque se fueron cancelando con el paso de las horas: “Nosotros seguimos normal, pero estamos atentos a lo que pase a nivel nacional y la decisión que tome la empresa”, dijo.

Entre las determinaciones salientes, se encuentra la posibilidad de tomar medidas de distanciamiento con los clientes (que no abandonen sus rodados) o llevando la atención a una reducción de guardia. De ser así, sólo se cargaría en caso esenciales como policía, ambulancias, Corpico, entre otros.

Finalmente, envió un mensaje para la sociedad piquense: “Hay mucho pánico y es entendible, pero queremos llevar tranquilidad. Nosotros vamos a seguir abastecidos, contaremos con combustibles durante los próximos días porque los camiones seguirán viajando. Ello cuenta para todas las sucursales”, cerró.

Dejá tu comentario