POLICIALES | José Charlín | Santa rosa | abuso sexual

La Corte ratificó la condena del exjuez federal José Charlín

Confirmaron la condena de cinco años de prisión efectiva y 10 años de inhabilitación que en mayo de 2018 se dictó en La Pampa contra el ex juez federal José Antonio Charlín, por la autoría de distintos delitos de abuso sexual y amenazas a sus empleados.

José Charlín, que a raíz de las denuncias en su contra fue destituido como magistrado Federal en el Juzgado con asiento en la ciudad de Santa Rosa, permanece detenido en la cárcel de Ezeiza, donde ayer conoció un nuevo revés judicial, ya que el máximo organismo del país que rechazó la última apelación de su defensa.

Los jueces Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Elena Hihgton de Nolasco y Ricardo Lorenzetti no hicieron lugar a la apelación porque no cumplía las pautas de forma. "Que el recurso de queja ha omitido el recaudo fijado por el art. 7° inc. c de la reglamentación establecida en la acordada 4/2007", sostuvieron en la resolución.

José Charlín fue condenado oportunamente por abuso sexual y amenazas en situación de violencia de género a empleados del tribunal que tuvo a su cargo en 2013, abuso de autoridad, malversación de caudales públicos y daño.

Por su parte, el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, la rechazó por "inadmisible", informaron ayer fuentes judiciales. "El recurso extraordinario, cuya denegación originó esta queja, resulta inadmisible", señaló el magistrado.

Charlín fue condenado en mayo de 2018 por el Tribunal Oral Federal de esta provincia a cumplir cinco años de prisión efectiva y a 10 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos, por la autoría de distintos delitos caratulados como "amenazas, amenazas coactivas agravadas, amenazas en situación de violencia de género, abuso de autoridad y malversación de caudales públicos, abuso sexual en grado de tentativa en situación de violencia de género y daño por romper parte del mobiliario del juzgado".

Inolvidable

Charlín tuvo un fugaz pero inolvidable paso por el Juzgado Federal de Santa Rosa a mediados 2013. Durante un par de meses por las oficinas capitalinas, desplegó una batería de reprochables conductas que lo llevaron a ser denunciado por los empleados y a ser juzgado, y condenado este 2018.

Como este medio informó oportunamente, la sentencia condenatoria fue ampliamente celebrada por los empleados del juzgado, sobre todo por las mujeres, ya que fueron ellas el blanco predilecto del accionar violento y misógino del por entonces juez.

Charlín llegó como reemplazo del por entonces enfermo Vicente Pedro Zabala. En realidad era el nombre escogido para ocupar el cargo de juez federal de General Pico, pero esa designación se frustró tras salir eyectado de las oficinas santarroseñas, acusado de, entre otros delitos, abuso de autoridad, malversación de fondos, abuso sexual simple en grado de tentativa y en un marco de violencia de género, daños y amenazas.

Esas acusaciones fueron la que dieron pie a la imputación que lo llevó a sentarse a mediados de 2018 en al banquillo y ser condenado a cinco años de prisión más otros 10 de inhabilitación. Esa condena fue ratificada por el tribunal de alzada.

Gran alivio generó entre las empleadas del juzgado local escuchar la condena, teniendo en cuenta que fueron las que padecieron el accionar de Charlín, que convirtió las oficinas locales de la justicia federal en un 'caos' durante dos meses.

Jueces del TOF santarroseño dieron por probado que Charlín tocaba a una secretaria con la excusa de saber de qué material era su ropa, le hablaba de sus pechos y le pasaba la mano por la espalda hasta la cintura. A otra secretaria le gritaba, la insultaba y en una oportunidad la tomó por la espalda y le puso una trincheta en el cuello. A empleados de la secretaría electoral del juzgado les preguntó qué afiliación política tenían y los amenazó con echarlos. También amenazó a un periodista de un medio gráfico capitalino, al sacarlo del edificio judicial bajo la advertencia de que se tenía que portar bien porque tenía el ejército a disposición para echarlo.

Pero tres meses después de llegar al juzgado, el Consejo de la Magistratura de la Nación, el órgano que investiga la conducta de los jueces nacionales y federales, aportó a Charlín del cargo por las denuncias en su contra que presentó el gremio de empleados judiciales y la Cámara Federal de Bahía Blanca. Y en julio de 2016, Charlín fue destituido de su cargo de juez federal de General Pico -que nunca llegó a ocupar- en un juicio político por mal desempeño de sus funciones.

Paralelamente se tramitó una causa penal en su contra, en la que fue condenado. En el juicio Charlín dijo que los hechos que se le imputaban no eran delitos, sino destratos o actitudes desubicadas que debían resolverse a través de una vía administrativa. La condena fue confirmada en diciembre de 2018 por la Cámara Federal de Casación Penal y el 1 de mayo del año pasado Charlín fue detenido para comenzar a cumplirla. La Policía Federal lo detuvo en su domicilio de la provincia de Buenos Aires y desde entonces se encuentra alojado en la cárcel de Ezeiza.

Con el fallo de la Corte Suprema la defensa ya no tiene más instancias a las que recurrir por lo que la condena quedó firme.

Dejá tu comentario