Provinciales | niños | Elisa Catán | Asesora de Menores

"Los niños no son el futuro, los niños son hoy", dijo Elisa Catán

La Asesora de Menores, Elisa Catán, se refirió a los diferentes dispositivos que se utilizan  en nuestro territorio para contener a los niños en situación de vulnerabilidad.

La Asesora de Menores, Elisa Catán, se refirió a los diferentes dispositivos que se utilizan en nuestro territorio para contener a los niños en situación de vulnerabilidad. En este sentido, expresó que “los niños no son el futuro, los niños son hoy. Si no protegemos al niño, en el futuro va a ser un adulto, de ahí a que sea responsable, va a depender de cómo lo traten en su niñez”.

La asesora de Menores de la Segunda Circunscripción Judicial, con asiento en General Pico, tomó contacto con este medio para explicar cuales son los principales mecanismos que se implementan en la provincia para asistir a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

En primera instancia, Catán mencionó que se concibe que los primeros que deben proteger al hijo, son los padres, luego la familia, luego la sociedad y por último el Estado a través de diferentes organismos.

“La Pampa es una provincia ordenada, porque somos poca gente, y el sistema de protección, que es el que se implementó hace unos años, funciona bien. Primero y principal, como asesora siempre digo que, los niños no son el futuro, los niños son hoy. Si no protegemos al niño, en el futuro va a ser un adulto, de ahí a que sea responsable, va a depender de cómo lo traten en su niñez”, puntualizó.

En la misma línea, la asesora de Menores destacó la importancia de proteger y acompañar a los niños, sacándolos de todo riesgo que puedan correr.

“El sistema es así, supongamos que hay un niño que está en riesgo por violencia, malos cuidados, o no están en condiciones óptimas, el sistema funciona a través de las instituciones. Generalmente se puede detectar a través de la escuela que padecen violencia, abuso o cuidados muy precarios y se informa al organismo de protección, que es la Unidad local de Protección de Derechos”, informó.

“Si uno detecta algo, la unidad local utiliza el informe para ver si ese niño tiene los derechos vulnerados o no. Entre ese lente, el organismo que tiene la potestad de tomar las primeras medidas de protección, antes que el Poder Judicial, porque se desjudicializó la pobreza o los riesgos de los niños. En casos muy extremos se judicializa”, agregó.

”Entre las potestades que tiene la Unidad Local, que son varias, puede ser un acompañamiento que se haga a las familias que adquieran hábitos. Entonces, se puede hacer un acompañamiento y seguimiento psicosocial de esas familias, a veces si viven en lugares precarios se trata de conseguir una vivienda a través de otros organismos. Inclusive se pueden hacer tratamientos psicológicos, ellos son los primeros que empiezan a mover el engranaje para proteger a ese niño”, enfatizó.

“Inclusive se les puede dar bolsas de mercadería, entre otras cosas, porque el niño puede tener varios derechos vulnerados. El principal derecho que tiene un niño es el de la dignidad. Dentro de eso está la vivienda, el comer bien, el no pasar frío. Se va viendo el engranaje a otras instituciones para conseguir desde leña, vivienda, dinero, comida, acompañamiento”.

“Ellos (la Unidad Local) hacen diagnóstico de qué está pasando con ese niño, un informe respecto a las medidas adoptadas. Cuando cambia este sistema de protección, lo primero que se tiene en cuenta es el fortalecimiento de la familia de origen, para que no tenga que migrar de la misma”, remarcó.

Acompañamiento

En este punto, la entrevistada prosiguió a explicar que si todas las medidas que se adoptan en la Unidad Local no revierten la situación de vulnerabilidad de los niños, pasa a trabajar en cada caso la Unidad Regional de Protección de Derechos, “que es el organismo que adopta las medidas excepcionales”.

“En este caso, las medidas que se toman si o si significan una migración de ese niño de esta familia, y se va a una familia de contención para poder lograr, eso por 90 o 180 días, para lograr revertir la situación, es decir, que se sigue trabajando con la familia de origen”.

“Después siguen otros pasos que es presentar estado de adopción, etcétera. Siempre se trata de no llegar a eso”, completó.

Trabajo pampeano

En este punto, la asesora de Menores aseguró que “acá en La Pampa se trabaja muy bien, por supuesto que hay cosas para mejorar y que es perfectible”.

Lo que si, cuando uno trabaja en este ámbito, te podes dar cuenta que se pone todo el dinero en lo punitivo y no en lo preventivo. El día que nos demos cuenta de eso, y que se ponga dinero en lo preventivo, esta situación cambia totalmente”, añadió.

Niños vulnerables:

Consultada acerca de la cantidad de niños vulnerables que hay en la ciudad, Catán comparó con el sistema anterior y sostuvo que “era un sistema que dependía del juez, donde el niño se ponía en un instituto de menores, ante un riesgo”.

“Si tengo que ponerme a ver estadísticamente, ahora es muchísimo menos la cantidad de niños en situación de vulnerabilidad, es el treinta por ciento de lo que había antes, porque se trabaja desde muy temprana edad, entonces a la adolescencia no llegan con tantas dificultades. Por supuesto que hay excepciones de adolescentes que ya están en conflicto con la ley penal”, indicó.

IPESA

Otro de los puntos a los que hizo referencia la entrevistada, fue al organismo IPESA (Instituto Provincial de Educación y Socialización Adolescente), que alberga adolescentes de los 16 a los 18 años.

“Si existe una seguidilla de delitos, como no pueden ir a la cárcel común, se los manda a IPESA y ahí si se han revertido algunas situaciones. Ahí hacen cursos, estudian, y algunos revierten totalmente. Uno trata de no enviarlos ahí porque la pérdida de libertad de un adolescente tiene que ser como última medida”, explicó.

“Eso último es lo que dice la ley y lo pensamos nosotros. Yo creo que se ha hecho un buen trabajo, que falta mucho, pero que hay que invertir en ese camino. Una de las inversiones es el dinero, los recursos, para que uno pueda continuar trabajando”, reforzó.

“Uno tiene que invertir en la niñez y adolescencia, se lesiona menos la sociedad, podes dar vuelta la historia de un niño y ya está comprobado que la cárcel no cambia a nadie en este caso particular cuando son menores. Si pones dinero en lo preventivo, esto se da vuelta”, insistió.

Por último, para la comunidad en general, la asesora de Menores contó que se puede informar a diferentes organismos cuando existe un niño en una situación de riesgo o que llame la atención.

“Se pueden comunicar a la Comisaría Cuarta, cuyo teléfono es 424896 y la Unidad Local de Niñez, cuyo teléfono es 325778. En los dos lugares hay guardias, entonces si uno ve algo, puede dar aviso y prevenir de alguna cosa peor”, cerró.

Dejá tu comentario