MARTES 20 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

"Muchachos, qué letanía..."

La Vicepresidenta, volvió a demostrar en la primera entrevista a un medio de comunicación, después de seis años, en este caso un canal privado C5N, en un largo reportaje ‘guionado’, con el conocido periodista ‘cristinista’ Pablo Duggan, el hábil manejo que tiene de los medios y los sutiles mensajes que surgen de cada una de sus reflexiones.

Era dable esperar que se explayara sobre distintos aspectos de la política nacional, aunque se sabía de antemano que eludiría todo aquello que no hubiera sido pautado de antemano.
De esta manera y a lo largo de más de una hora la presidenta del Senado de la Nación fue desarrollando cuestiones que planteaba, siguiendo un libreto ordenado y que surgía demasiado prolijo para ser una entrevista que daba para cuestiones de mayor envergadura. No existieron las consabidas repreguntas, que naturalmente surgen ante determinadas definiciones.
El desarrollo de los temas económicos fue junto a los aspectos comparativos que realizó entre los gobiernos kirchneristas que inició Néstor Kirchner y ella completó, y el que ejerció el macrismo, el nudo central de la entrevista.
Un aspecto sensible estuvo centrado en la salud de su hija, de quien dijo depende exclusivamente de ella.
Agregando que ‘si ella faltará es casi seguro que sus dolencias se agravarían’.
Fue nuevamente muy clara y precisa cuando se refirió a la posibilidad de ser candidata a una nueva postulación presidencial, entendiendo que está segura que eso es lo que esperan que haga lo que ella llama: el ‘partido judicial’. Agregando ‘y ese gusto no se los voy a dar’. A las voces levantadas en el estudio respondió con una amplia sonrisa diciendo: ‘Muchachos... qué letanía’.
No habló de candidatos de la coalición Frente de Todos dejando entrever, por sus expresiones, que su mirada está puesta en Wado de Pedro, dejando de lado a Sergio Massa o Kicillof.
No tuvo conceptos hacia Alberto Fernández, aunque señaló que :‘Él, (Máximo Kirchner) no estuvo de acuerdo con su decisión de ponerlo como candidato a presidente; sin embargo, no lo expresó públicamente y aceptó ser jefe de la bancada del Frente de Todos que se supone que defiende al Gobierno del que son parte’.
Por otro lado dejó claramente explicitado que una cuestión es cuando se elige un candidato, refiriéndose a quien ella señalara como compañero de la fórmula presidencial y otra la gestión que esa persona realizara en el cumplimiento de las responsabilidades del cargo que detenta. Marcando con absoluta claridad que no comparte las decisiones gubernamentales.
Sobre ese particular -dijo- ‘yo no tengo nada que ver. Me resultó el candidato a presidente ideal y lo fue, porque ganamos las elecciones. Después cómo se desempeña en el cargo, ya no es mi responsabilidad’.
Se despegó sin lugar a dudas del gobierno de Alberto Fernández y mostró que mantiene diferencias insoslayables con el presidente y su staff, a excepción del ministro de Economía, de quien dijo: ‘Agarró una papa caliente...’ única observación hacia la persona del fundador del Frente Renovador.
Uno de los aspectos centrales del ámbito económico, estuvo referido a la necesidad de que todos los sectores políticos se deberían unir para enfrentar las exigencias del Fondo Monetario Internacional y lograr una planificación de la deuda que le permita al país recuperarse y estabilizar de esa manera la economía.
Los dichos y prolongadas respuestas se desarrollaron sobre los carriles que últimamente han sido ejes centrales de sus apariciones. En ningún momento dejó de apuntar a lo que entiende es un ‘cercenamiento judicial’ a sus derechos para ejercer política sin limitaciones.
Dijo ‘Soy, mejor dicho, fui, soy y seré una militante. Desde que tengo actividad en la política no he dejado de serlo y las circunstancias que hoy me obligan a estar por afuera seguiré haciéndolo y participando en las discusiones que corresponda’.
Si se quiere esta fue una de las más claras definiciones que se le escucharon y que ratifican que de la política no se va. Dejando siempre abierta una puerta, cuyas llaves obran en poder de alguna resolución judicial que deje claramente explicitado, que ninguna circunstancia determinarían una proscripción. Que claramente hoy -desde el punto de vista jurídico-constitucional, no existe. Pero la titular del Instituto Patria, lo esgrime como justificante de su negativa a postularse.
Tras la extensa entrevista, no quedó clarificado el futuro político de la coalición Frente de Todos, ante la necesidad de posicionarse en no menos de 40 días con candidaturas y frentes, si los hubiera.
Menos aparecen en el escenario oficialista nombres con peso político propio y se está -aún- lejos de que sustenten un capital eleccionario que los habilite a una competencia presidencial.
Por otro lado Cristina Kirchner de Fernández sugirió la existencia de un escenario político integrado por tres tercios, aclarando que lo que interesan son ‘los pisos y no los techos para entrar al balotaje’.
Procuró explicitar la postura, pero no lo logró integralmente; dado que surgen de los ‘tercios’ varias interpretaciones. Como es su costumbre dejó sobre la mesa un teorema complejo que señala una estrategia estudiada que habrá que esperar cómo se resuelve.
Lo real es que colocó en el medio el ‘balotaje’, singularizando un posicionamiento que ya manejan politólogos y encuestadores ante el crecido avance de la tercera o segunda fuerza, según quienes evalúen, refiriéndose a La Libertad Avanza que tiene como figura a Javier Milei.
Según Lucas Romero de Synopsis: ‘Cristina tiene razón. No es estrictamente de tercios, porque los tres actores no son iguales, pero sí la competitividad de los tres actores se fue nivelando. Decimos actores porque JxC y FdT son espacios y Milei es él mismo’.
No se aclaró nada, solo se clarificó el escenario. 
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.