“Hoy lo más importante es que la gente coma” sostuvo el vicepresidente del Banco de la Nación Argentina, Matías Tombolini, en su paso por la localidad de Eduardo Castex, donde participó de la inauguración de una sede centenaria de la entidad bancaria. El economista se refirió a distintos temas de actualidad como el pago de los créditos hipotecarios UVA; la relación con el sector agropecuario, el plan Argentina Contra el Hambre y la negociación con el Fondo Monetario Internacional. “El default que primero tenemos que atender es el del hambre, no el de la deuda”, destacó.

La Reforma cubrió el lunes por la tarde el acto inaugural de la sede del Banco Nación que está cumpliendo 100 años de trayectoria en Eduardo Castex, del cual se dio cuenta en las últimas horas; y también una conferencia de prensa que ofreció Matías Tombolini ante distintos medios.

El reconocido economista abrió el diálogo señalando que “estamos cumpliendo 100 años en un pueblo que está por cumplir 112 años” y destacó la historia de crecimiento ligada entre el Nación y los pueblos del interior como se puede observar en Eduardo Castex.

Al indicarle que el centenario de a sucursal castense se produce en un contexto nacional difícil, Tombolini dijo que “cuando te toca cumplir años tenés que mirar hacia delante, recordando las cosas que se hicieron bien en el pasado y corrigiendo lo que haya que corregir hacia el futuro. Para mi esta es una instancia de celebración, aunque por el lugar que me toca ocupar tengo un conjunto de críticas importantes a todo lo que paso en el pasado reciente sobretodo”, advirtió, dejando la puerta abierta hacia consultas que se hicieron más adelante.

Seguidamente apuntó que “el banco cumpliendo 100 años, da cuenta que estuvo, que está y que va a seguir estando, independientemente de quines conduzcan los destinos del país y del banco”.

Créditos UVA

Respecto a los créditos UVA que hoy preocupan a miles de familias argentinas, Tombolini dijo que “la problemática es diversa. El Banco Nación tiene el 55 por ciento del total de los créditos hipotecarios, pero no es el principal problema de los clients el banco. Porque los clientes que tienen créditos UVA, y que le convirtieron un sueño en una pesadilla, la cuota UVA les subió mucho, como también les subió la leche, la carne… y allí el banco está haciendo un esfuerzo para que haya una convergencia y la cuota sea pagable. Pero el banco hace un esfuerzo con la plata de los depositantes, porque el banco no hace política fiscal, no es un Ministerio”.

“Los recursos son finitos. Prestamos la plata que depositan quienes confían en este banco, que es el más importante de la Argentina”.

Hubo durante seis meses un subsidio del Estado, que pagaba la diferencia entre lo que pagaba el deudor y lo que percibía el banco. Ese subsidio deja de estar porque el Estado tiene que encargarse de muchos problemas, de los hipotecados UVA y de los que no tienen para comer”, puntualizó.

En ese marco, Tombolini recordó la reciente entrega de más de 300 Tarjetas Alimentar en Eduardo Castex “que tienen que ver con estas prioridades que se administran en la Argentina que tiene mucha gente lastimada”.

Requerido por cómo van a continuar las cuotas UVA, el vicepresidente del Banco Nación respondió: “Desde agosto a enero la cuota estuvo congelada. Y ahora hay una convergencia para que el ajuste entre la cuota que debería ser y la que va a ser, sea menor. La otra parte el hipotecario UVA tiene que asumirla, lamentablemente. La cuota subió muchísimo, más que el salario, y por eso hay que entender a los hipotecados UVA y acompañarlos, ofreciéndoles soluciones posibles, siempre tan lejos de las deseables, pero son las que puede financiar la Argentina”.

Plan alimentario nacional

Por otra parte, Tombolini rescató en la conferencia que ofreció en Eduardo Castex que “el plan alimentario nacional obedece a una emergencia que tiene la Argentina, que tiene un 40 por ciento de pobres y 10% de indigentes. Es un paliativo? Y sí, inyecta un poco más de 70 mil millones de pesos a la economía, en los sectores que fueron más castigados. Este es un país donde los sueldos corrieron muy de atrás a los precios”, advirtió, y puntualizó que en el sector de los más afectados están los jubilados y pensionados, como también beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

“Por eso hay que atender lo urgente, ese más de 1.600.000 argentinos y argentinas a los que no les alcanza para comer. Por eso este suplemento tiene una terminalidad, pero hoy va atender a los que más lastimados están. Resuelve el problema de fondo? No. Argentina con 40% de pobres, tiene 12 o 13 puntos de desempleo. Eso quiere decir que tenemos empleados pobres, o sea malos sueldos. La solución de largo plazo es crear empleo que esté vinculado a la creación de valor, para que podamos pagar como sociedad sueldos más importantes de los que pagamos hoy. Pero para eso, hoy hay que resolver lo urgente, para después encargarnos de lo importante y finalmente mirar lo estratégico. Pero lo urgente hoy es un poco la prioridad que puso el Presidente de la Nación para todos los argentinos, y que el presidente de nuestro banco, Eduardo Hecker, está tratando de darle cumplimiento”, señaló en relación a las Tarjetas Alimentar.

En ese marco, dijo que los empleados del Banco Nación forman parte hoy de un plan nacional con “un fin social”, lo que calificó como una motivación adicional; y apuntó que “por eso para mí estar en la conducción de una institución así es un orgullo enorme, porque no solamente es una institución, sin un grupo humano que está muy comprometido con lo que le pasa a cada uno de los argentinos y argentinas”.

Fondo Monetario

En otro tramo de la conferencia, respecto a las negociaciones que el actual Gobierno Nacional lleva adelante con el Fondo Monetario Internacional, Tombolini dijo que “se inició un proceso que tiene una característica distinta al de 2018, cuando la Argentina en un momento de crisis fue a que le digan lo que tenía que hacer. Y acá pasa algo distino”, comparó.

Y acotó que “lo primero que hizo el Gobierno fue decirle que no a más endeudamiento con el FMI, y después dijo vamos a negociar, pero con un plan que vamos a escribir en la Argentina, no en Washington. Dudo muchísimo que un funcionario de la casa central del FMI conozca la historia de Castex, de mi ciudad Santa Fe o de mi barrio actual, Almagro”, tiró.

Tombolini consideró que la negociación con el FMI “mal no empezó, porque el Fondo que el año pasado decía puede ser que la Argentina salga adelante, siguió dándole plata a un ludópata, que era la Argentina hasta diciembre del año pasado. Plata que se convirtió en más deuda, pero yo no veo más rutas, no veo puentes, fábricas ni más trabajo. Esa plata está debajo de los colchones de muchos ahorristas que compraron dólares baratos financiados con lo que nos prestó el Fondo Monetario Internacional”.

El economista advirtió entonces que la negociación “se puede poner áspera con el fondo y con los bonistas” y destacó que “necesitamos que comprendan que la deuda como está Argentina no la puede pagar. El mejor negocio es volver a crecer y no existe crecer con gente que no come. El default que primero tenemos que atender es el del hambre, no el de la deuda. Por eso hay un plan integral”, recalcó.

“A Macri no lo votaron los marcianos”

Más adelante dijo que “lo mejor es pagar, porque las obligaciones no las tomó un vecino, las tomamos nosotros. Lo que pasa es que se fueron al shopping no a promover el desarrollo nacional. A (Mauricio) Macri no lo votaron los marcianos, lo votó el pueblo argentino y nos tenemos que hacer cargo”, añadió.

“Este es un país que tiene record de default, y la verdad es que la deuda no es una mala palabra, la mala palabra es si la deuda se usa para fines que no sea el desarrollo nacional”, enfatizó, y ejemplificó: “no está mal tomar deuda para hacer un puente. Porqué tenés que pagar de contado una obra que van a usar tres generaciones, porqué se lo vas a hacer pagar a esta generación, si lo van a usar varias. La deuda es un instrumento válido y útil, el tema es el destino”.

“Por eso el Presidente (Alberto Fernández) en el discurso de apertura de sesiones, habló de una investigación por parte del Banco Central para ver el origen y el destino de esa deuda. Qué manos transitaron en ese mecanismo que históricamente lastimó tanto a la Argentina, donde se enriquecen pocos y sufren muchos, porque hay modelos que siempre funcionan igual. Administran las ganancias y socializan las pérdidas”.

Timba financiera

Consultado por La Reforma si se terminó “el país de la timba financiera”, Tombolini dijo que “eso es lo que tuvimos con las lebac, los dólares y los pesos… esa bicicleta es la consecuencia de una manera de pensar determinada. Yo creo que hoy el modelo en la Argentina es distinto. Es garantía de éxito? no, van dos meses, y no resolvimos nada. Hoy lo más importante es que la gente coma. Para resolver los problemas falta mucho trabajo por delante, puede salir bien y puede que no. Lo que está claro es que en el camino que se recorre, paso a paso llegar a fin de mas te resulte más facil, no más difícil”, añadió.

Asimismo este medio le preguntó a Tombolini cómo vive en el plano personal ser el Nº 2 del Banco Nación, a lo que contestó “contento, con mucha ilusión”, y rescató la figura del presidente de la entidad, Eduardo Hecker a quien definió como “el Pep Guardiola del fútbol”, ya que la máxima autoridad de la entidad “sabe de banca, de desarrollo y es un tipo muy humano”.

Dejá tu comentario