Provinciales | María José Mendoza | COVID-19 | General Pico

María José Mendoza tras la pérdida de "Pepe", su papá: "Siento bronca y un vacío enorme"

José Norberto "Pepe" Mendoza, reconocido vecino piquense, falleció a los 62 años luego de contraer COVID-19.

El momento que está atravesando la familia Mendoza por el contagio del COVID-19, es lo más parecido a una tragedia automovilística en una ruta pampeana. Y no creemos exagerar en la expresión porque en los últimos días perdieron a "Pepe", el papá de María José Mendoza, ambos muy conocidos en el ámbito municipal de General Pico, especialmente su hija, por desempeñar conocidas funciones en el área contable de la comuna local. Y si nos detenemos en un integrante de la familia, sin dudas que es justamente María José, que por estas horas está esperando el resultado del hisopado que le hicieron mientras se parte de dolor por la muerte de su papá; su mamá también se contagió de Coronavirus, tiene a una abuela internada en el hospital y un tío intentando recuperarse en un hotel de la ciudad, también afectado por el virus.

"Si me preguntan qué sensación tengo, digo que tengo bronca y siento un vacío enorme", expresó María José. "Es algo que fue muy repentino. De pronto no lo pude ver más a mi papá y todo se tornó muy difícil", confesó con una notable conmoción. "Mi mamá está muy mal, y a mí se me mezcla esa sensación de vacío por la pérdida, con la bronca de ver cómo hay gente que acusa o que no cree en la enfermedad y no los entiendo", remarcó.

"Mi viejo se cuidaba mucho, no tenía enfermedades preexistentes, que estuvieran condicionando su salud, su vida. Era hipertenso, pero estaba trabajando normalmente y entendemos que en su lugar de trabajo es donde se contagió. Pero en todo momento tenía los cuidados que le habían indicado, desde un barbijo que le tapaba boca, nariz y que se lo había confeccionado especialmente mi madre, usaba el alcohol en gel y en el trabajo no compartía el mate, es decir, todo lo que podía para no contagiarse. Pero evidentemente no alcanzó", comentó María José.

"Sí reconozco que en los tiempos de Fase 1, cuando estuvo sin trabajar, anímicamente se había caído mucho, estaba triste e insistía en que no quería que la Municipalidad le pague un sueldo y no ir al trabajo. Por eso cuando le dieron la posibilidad de volver, se puso muy contento y si bien yo tenía miedo al contagio, me tranquilizaba verlo que se cuidaba y también que anímicamente estaba mucho mejor. Pero igual se contagió y luego se le complicó con una neumonía. Ya en terapia tuvo un paro cardiorrespiratorio y vino el peor desenlace".

En medio de este diálogo, María José Mendoza confesó que dudó en dar notas periodísticas, “porque uno no está tan acostumbrado y duda de que puedan servir. Pero hablando con mi hermana y mi pareja y viendo, en lo poco que ando, lo que pasa en diferentes lugares con tanta irresponsabilidad, me parece que hay que insistir mucho para lograr formar conciencia".

"Yo no tomé conciencia a partir de ahora, ya lo había hecho cuando tuve una amiga que se contagió, lo viví de cerca y entendí que era una enfermedad complicada. Pero ahora el golpe familiar fue tremendo y estamos transitando el peor momento", aseguró.

"Mi viejo -acotó- era súper joven para morir. Tenía 62 años, vivía bien y hoy ya no lo tengo. Por eso quiero transmitir a los que no creen, que entiendan en el desastre en que se puede convertir una familia común y corriente de un momento para el otro".

"Por eso hoy mis sensaciones son muy feas, porque entre otras cosas siento que es injusto lo que le pasó a mi padre. Estoy segura que quería seguir viviendo, era muy querido por todos los que lo trataron y en definitiva era mi viejo, era todo".

"En una semana la familia cambió en un 100%, y debo confesar que anoche me dormí con la ilusión de que todo era una pesadilla y cuando me despertara todo iba a volver a ser como antes, como hace una o dos semanas, no más. Hoy todo es dolor, preocupación y sólo me tranquilizaría que se recuperen mis familiares y que todos tomemos conciencia de cuidarnos", finalizó.

Dejá tu comentario