POLICIALES | Armando Agüero | José Miguel Padilla

La Justicia allanó la Parroquia de Alvear

Integrantes del Ministerio Público Fiscal realizaron una inspección ocular. Fueron acompañados por integrantes del Cuerpo de Policía Científica, quienes tomaron fotografías.

La presencia de la policía científica y de los fiscales Ivana Hernández y Armando Agüero, pasaron casi desapercibidas en la tarde de ayer en Intendente Alvear. Pero, como en toda comunidad pequeña, el procedimiento que se estaba llevando a cabo en la propia Parroquia alvearense se supo con el correr de los minutos y estuvo relacionado con la denuncia que radicó un joven por un supuesto abuso del padre José Miguel Padilla, fundador de los Capuchinos Recoletos y que tienen a cargo la Iglesia Inmaculada Concepción.

La denuncia que desató el escándalo hace unas semanas atrás, en principio en distintos medios de comunicación y ahora en la propia justicia pampeana, la realizó el seminarista entrerriano Vicente Suárez Wollert, apuntando que en el convento alvearense fue abusado por su superior, y advirtió que le envió un correo electrónico al obispo auxiliar Luis Martín, quien nunca le respondió

Padilla es fundador de los ‘Capuchinos Recoletos’ que llegaron a Intendente Alvear en el año 2004, por pedido y la protección del entonces obispo Reinaldo Fidel Brédice, para tomar a su cargo la parroquia y el convento de la Inmaculada Concepción. Padilla, además, es representante legal del colegio secundario ‘Nuestra Señora de Luján’ en Intendente Alvear.

El joven seminarista reveló primero en la red social Twitter y luego en una emisora radial entrerriana, que fue abordado en una habitación por Padilla y que este superior “me agarró de atrás, me besó el cuello y me dijo que yo era solamente de él. Me acuerdo las palabras justas que me dijo: ‘Ya te siento un poquito más mío’. Pensé que estaba poniendo a prueba mi castidad. Cualquier cosa pensé, menos que la persona que estaba encargada de cuidarnos, iba a tener este tipo de intenciones”, precisó Suárez Wollert que ahora lo habría ratificado ante la fiscal Ivana Hernández.

El fiscal general Armando Agüero, luego del allanamiento, sostuvo que “es tiene que ver con una denuncia que hizo un joven, de algunos hechos que le habrían ocurrido en el tiempo que estuvo en la Iglesia de Alvear. A partir de su denuncia, de los hechos que ha venido relatando, nosotros venimos a conocer el lugar donde se sostiene ha pasado. Se hacen inspecciones oculares, se toman fotografías, a reconstruir un poco las situaciones. Los hechos denunciados son reservados, no son abiertos al público, porque hace a la intimidad de las personas. Así que mucho más no se puede agregar”, refirió.

Por lo tanto, la fiscal Ivana Hernández agregó que “la denuncia se radicó en la Unidad de Atención Primaria del Ministerio Público Fiscal la semana pasada. Normalmente en estos casos se hacen estos tipos de reconstrucciones para incorporar a la investigación”, dijo.

Dejá tu comentario