MIÉRCOLES 24 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

“El nuevo orden”...

Tras la firma del “Pacto de Mayo”, el presidente Javier Milei, exultante se dirigió por más de 45 minutos a los presentes en la ceremonia desarrollada dentro y fuera de la histórica Casa de Tucumán, lugar donde el 9 de Julio de 1816 se dieron los primeros pasos de la Independencia Argentina.

En las palabras presidenciales, en reiteradas oportunidades, se hizo mención a la instrumentación del “Nuevo Orden”, como el paradigma buscado en el marco del gobierno liberal que preside Milei y que procura reformular la Argentina, para convertirla en un ámbito competitivo que se sume a los considerados del primer mundo.

El término “nuevo orden mundial” se refiere a “un nuevo período de la historia que evidencia un cambio dramático en el pensamiento político mundial y el equilibrio de poder en las relaciones internacionales. A pesar de las variadas interpretaciones de este término, se asocia principalmente con la noción ideológica de gobernanza mundial solo en el sentido de nuevos esfuerzos colectivos para identificar, comprender o abordar problemas globales que van más allá de la capacidad de los estados-nación individuales para resolverlos.” (Definición de Wikipedia).

El buceo sobre los alcances de esta definición nos permitió intentar una interpretación lo más cercana posible a la intencionalidad que perseguían las palabras presidenciales que, naturalmente, están señalando un camino hacia el futuro que se compromete a seguir el gobierno liberal-anarcocapitalista.

Las palabras del titular del Ejecutivo Nacional, centraron y proyectaron sus conceptos adoptando el “Nuevo Orden” como una extracción de la fórmula utilizada que, según los antecedentes, tiene procedencia muy antigua considerando que el término se mencionó por primera vez en los “Catorce Puntos” del presidente estadounidense Woodrow Wilson (1918).

Posteriormente, fueron varios los políticos que proyectando sus acciones consideraron que se establecería un camino diferente, innovador, que permitiría planificar el futuro de las naciones.

Sobre estas bases, se sobreentiende que el Primer mandatario argentino, procuró darle contenido a los 10 puntos que señalan claramente que resultarán las bases fundamentales de las próximas acciones del gobierno, cuyos objetivos están centrados en la reformulación integral del nuevo país que proyecta.

El presidente firmó el Pacto de Mayo con 18 gobernadores y habló de un cambio de época: “Nos enfrentamos a problemas de magnitudes bíblicas”, expresó, dejando en claro que hay que borrar el pasado para enfrentar un futuro en “el pleno ejercicio de las libertades individuales”.

“Argentina se encuentra en un punto de inflexión”, afirmó, por cadena nacional, mientras explicaba los diez puntos del acta, donde propuso profundas reformas y criticó a los ausentes: “Intentan boicotear a este gobierno y conspiran para que fracase”.

Entre los aspectos sobresalientes, pero que dan una clara pauta del pensamiento y objetivos que se persigue, destacó que “requerirán acuerdos y profundas reformas que promuevan el respeto por la propiedad privada, cambios esenciales en materia educativa, impositiva y de la coparticipación federal”.

Analizó los “10 conceptos inclaudicables”, que infieren la inviolabilidad de la propiedad privada, el equilibrio fiscal, la reducción del gasto público, educación con alfabetización plena y sin abandono escolar, reforma tributaria, discusión de la coparticipación federal, explotación de los recursos naturales del país, reforma laboral y previsional y apertura al comercio internacional.

Una labor que plantea un cambio integral que se supone no deberá resultar una tarea fácil, atento a los daños que la instrumentación provocará inevitablemente, dado que serán de una enorme envergadura social y económica.

Es una variable estructural que aún no ha comenzado. No cabe ninguna duda que el proyecto requerirá de un respaldo en lo político-institucional que le permita canalizar determinados aspectos que reformularán el actual sistema legal y normativo de la Argentina.

El ejercicio de libertades plenas, destrabar integralmente tanto exportación como importación, definir que las provincias sean autosustentables, entre otros aspectos que están enmarcados en el contenido de los puntos, que fueron rubricados por 18 gobernadores y funcionarios del P.E., presentan una reforma absoluta que ya está habilitada para iniciarse.

El “Nuevo Orden”, el ejercicio de demoler y sobre los escombros volver a reconstruir aquello que se plantea como objetivo.

Javier Milei, está en ese camino y va ganando peso específico, al contar con apoyos manifiestos de quienes aceptaron las reglas del nuevo juego.

La gran pregunta es: ¿Habrá nuevo futuro? O será una reiterada utopía que arrastre todas las ilusiones y sueños de la sociedad argentina.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.