MIÉRCOLES 24 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

¡¡¡Calentitas las tortas!!!

Sería una definición clara y precisa que marcaría el convulsionado momento que está evidenciando la clase política.

Todos se pelean con todos. Como diría el refranero popular: “Se están peleando por el dulce...” o el futuro político, que sería más o menos lo mismo.

Son conocidas, aunque manejándose, mientras pueden, debajo de un manto de silencio, que hace mucho más ruido que si se realizara a los gritos y en la plaza pública.

La llegada de Federico Sturzenegger ha generado tensiones que amenazan provocar serios inconvenientes en el desarrollo de la actividad gubernamental.

Como ya es una conocida estrategia, el presidente Javier Milei sembró las semillas y pone distancia de las reacciones que pudieran sobrevenir. Si los temas no pasan a mayores, no hará falta su “salomónica” decisión, de no ser de esta manera, vendrán las podas necesarias para establecer la paz funcional.

El poder otorgado al ya consagrado ministro de regulación, ha provocado muchos escozores, si bien se han tenido en cuenta advertencias que los funcionarios responsables de las áreas en las cuales tendrá posibilidades de intervenir Sturzenegger, deberán contemplarse acuerdos internos.

Este mecanismo suena inocente, ante el avance por ganar más poder que han mostrado los integrantes del staff ministerial. Sobresalen el poder de Francos-Sturzenegger, por sobre el resto, quedando en reserva para definir entuertos Karina Milei, “el Jefe”, y Santiago Caputo el asesor privilegiado.

Mientras esto y bastante más sucede en La Libertad Avanza central y los armados provinciales, los que siempre se consideraron socios “incondicionales” tras el acuerdo electoral del balotaje, convenido entre Milei-Macri y Bullrich, hoy aparecen implosionados como fuerza opositora colaboradora y se perfila una ruptura que amenaza con ser definitiva.

Maurcio Macri juega sus cartas en un manejo unipersonal y haciendo valer el poder de ser el fundador del PRO, fuerza política al que adhirieron todos los sectores opositores que estaban a la deriva y constituyeron la opción que jugaba con posibilidades para las presidenciales, hasta que los egos individuales los dividió y llegaron debilitados, viéndose obligados a negociar para tener presencia.

En este juego, sin lugar a dudas, habrá perdedores y ganadores. Lo difícil será precisar con antelación quienes, ante la imposibilidad de lograr sus objetivos personales o sectoriales, tendrán que aceptar ser el “furgón de cola” en un tren cuya conducción estará a cargo del “trío” poderoso del gobierno: Javier y Karina Milei, acompañados por Santiago Caputo.

Lo que se supone presenta enormes dificultades es volver a unir los pedazos que van quedando del PRO y, fundamentalmente, que dejen de lado apetencias personales para, en función del sector, aporten para fortalecerlo y no constituirse en “convidados de piedra”.

El duro posicionamiento de Mauricio Macri, haciéndose causa común con el reclamo de su primo, hoy Jefe de la Ciudad, Jorge Macri, en el reclamo de lo que les corresponde en carácter de coparticipación, según el fallo reciente de la Corte Suprema de Justicia, que les dio la razón en el reclamo perpetrado, por restarle porcentaje en lo que tenían asignado, abrió una grieta que no se sabe si podrá cerrarse sin dejar heridos. Esta situación va a contramano de las posiciones asumidas por Patricia Bullrich, hoy funcionaria de Milei, y a quién le responde -por ahora- incondicionalmente.

Estas alteraciones que se están viviendo, tuvieron una protagonista que pretende volver a competir políticamente en el 2025 y reafirmar la fortaleza de sector, la Coalición Cívica.

Nos referimos a Lilita Carrió, que fustigó sin piedad no solo las actitudes del presidente Javier Milei, sino que se hayan establecido los equipos que no funcionaron durante el periodo presidencial de Mauricio Macri, refiriendose a Luis “Toto” Caputo y Federico Sturzenegger, dúo que tuvo serias diferencias que quebraron el sistema económico nacional.

No estamos en el mejor momento. Al borde de firmar el Pacto de Mayo, acto que se realizará el 8 de Julio a las 23 en la provincia de Tucumán. En el inicio de una nueva etapa de gobierno, con un planteo de reacomodamiento integral del sistema gubernamental. Todas nuevas implementaciones de gobierno cuyos resultados hoy son una incógnita.

Se le suma a estas alternativas, situaciones provinciales, quebrantos económicos. Desajustes de la política económica y la reacción de los mercados, contrariamente a los deseos del gobierno.

En síntesis, es como comenzar de nuevo, pero ya habiendo sufrido los embates de un ajuste económico-financiero y monetario para el cual todos tienen diferentes interpretaciones.

Como dijo el presidente Javier Milei: “Ahora se inicia la transformación”. La pregunta que surge es: ¿Y hasta ahora qué fue?

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.