DEPORTE | Alexis Blanco | Copa Libertadores | pampeano

Alexis Blanco figura en la Libertadores

El pampeano Alexis Blanco, figura en la Copa Libertadores, habló con LA REFORMA. "Los sueños se cumplen y yo estoy cumpliendo el mío", dice.

Alexis Blanco es un enorme goleador y es pampeano. Condición que formó de su talento, pero ante todo de su capacidad anímica para aprovechar oportunidades como para reinventarse ante la adversidad, que también la tuvo y hasta lo llevó en algún momento a largar todo.

Su nombre está instalado por estos días en la mismísima Copa Libertadores, un sueño que tenía de chico y que le llegó a los 32 años, luego de recorrer diferentes caminos del mundo futbolístico.

En todo se recorrido hizo casi cien goles en divisiones profesionales y si contamos los que anotó en su paso por las ligas pampeanas son 121 goles.

El último convertido fue el que le dio el triunfo a Caracas en Colombia (3-2) de visitante y no dudó ante la pregunta de afirmar que “fue el más importante de todos los que hice”. “Ya el que anoté ante Libertad de Paraguay fue significativo, pero perdimos. Esta vez fue el del triunfo y en un lugar donde ningún equipo venezolano había ganado antes. Además, nos posicionó muy bien en el grupo”.

Alexis tampoco dudó en definir este momento como el “mejor de su vida futbolística”. “He tenido momentos muy lindos en muchos lugares donde he jugado, caso Ferro de Pico, pero la trascendencia que tiene este momento es incomparable”. “Es una gran verdad que los sueños se cumple y yo estoy cumpliendo el mío”, remarcó.

“Estoy jugando un torneo internacional, la Copa Libertadores. Y se me da a esta edad, donde estoy un poco grande y ya se había pasado la ilusión de jugar un torneo así y haciendo goles es maravilloso. Lo estoy disfrutando como si fuera un chico que recién está arrancando”, confesó.

De aquel inicio a este gran presente

Y alguna vez fue un chico, está claro, y fue en sus comienzos una gran promesa formada que arrancó en Deportivo Mc Allister pero luego se transformó en artillero de las divisiones inferiores de Independiente.

Todos apostábamos en que se iba a convertir en el “9” de Rojo de Avellaneda, porque en ningún momento había parado de hacer goles. ¿Qué pasó para no serlo..? Alexis admitió que “es difícil de explicar o entender. Porque en los clubes grandes no es tan difícil avanzar en inferiores y llegar al fútbol profesional, pero es difícil mantenerse. Todo el tiempo te están trayendo, mínimo, tres “9”, y los refuerzos siempre van arrancar jugando.

"Tenés que ser muy diferente al resto para consolidarte, como por ejemplo Nico Capalbo que es un crack y se afianza en un club gigante como Boca y seguramente tendrá una carrera enorme”, ejemplificó.

“En mi caso tuve que irme de Independiente y volví a conseguir momentos gloriosos, pero pasé por años donde no convertía, no me sentía yo mismo, me quedé sin club, pensé en dejar de jugar al fútbol”, admitió Alexis.

“Ferro fue un antes y un después”

Remontándonos al momento más difícil de su trayectoria, Blanco relató: “pensé que todo se terminaba, sólo me quedaba volver a mi casa natal futbolística, que es el Deportivo Mc Allister, pero apareció “Buli” Giganti llevándome a Vietnam y luego trayéndome a Ferro de Pico, que fue el volver a una categoría profesional de mi país, con la posibilidad de mostrarme de nuevo y que me valoren como futbolista”, recordó.

“Cuando llegué a Ferro había tocado fondo, que fue muy feo pero me sirvió para darme cuenta de los que había hecho mal, abriéndome la cabeza y así empezar a manejarme mucho mejor. Y eso creo que fue muy valioso para construir un nuevo camino que me llevó a estar donde estoy”, reconoció el goleador pampeano.

Alexis Blanco se mereció y se merece todo lo que consiguió y consigue, porque jugó en cada lugar donde se lo tuvo en cuenta y lo pagó siempre, poniendo esfuerzo y goles. Por eso, como su nombre hoy se escucha en el Caracas que comparte la punta en el grupo junto a Boca Juniors, como en algún momento fue la “joya” de Independiente de Avellaneda, también lo vimos emocionado ganando un torneo local con el verde piquense.

“Todo lo vivido en Ferro está muy presente –insistió- porque siento que ahí se inició todo, Fue un antes y un después en mi carrera”. “Que es lo menos que puede decir alguien que se había quedado sin club, sin futuro y que lo llama “Buli” para jugar en Ferro, me da la cinta de capitán, me hace sentir referente, todo acompañado por el buen trato dirigencial, con los que quedó una amistad, ya que es el día de hoy que seguimos en contacto, recordando anécdotas y siento que todos ellos están contentos con lo que me está pasando”.

“Recuerdo que luego del primer año de estar allí, “Buli” me ofrece la posibilidad de volver a Asia y le dije que no, que quería un año más en Ferro porque me había permitido volver a soñar con progresar en el fútbol argentino, volver a jugar en un Nacional “B” y ser protagonista. Imagínate lo que siento lo que estoy viviendo hoy, es como que se me alargó un poco más el sueño ¿no?”.

“En aquel momento sólo quería llegar a jugar un Nacional, se lo había confesado a mi hermano, pero al ver que ese objetivo se cumplió a corto plazo seguí dándole para adelante y así llegó todo esto que vivo ahora”, repitió.

La foto con el Diego

Entre los recuerdos imborrables que Blanco acumuló en este intenso recorrido por clubes de aquí o el extranjero, seguramente está en un “cuadrito”, la foto que se sacó con Diego Maradona en México, cuando el “10” dirigía en Sinaloa y Alexis jugaba para Venados FC.

“Eso fue Terrible, yo venía de no jugar siete u ocho partidos en mi equipo en México (Venados FC), y me convocan para ese partido: ver al Diego en el banco y a Luis Islas que me había en Independiente. Fue Luis el que me lleva a saludarlo y después fuimos al vestuario donde llegué a grabar un video para mis viejos que son cosas que me ha dado el fútbol y seré eternamente agradecido.

“Y todo esto se da después de haberme quedado sin club, sin ganas y gracias al llamado de “Buli” y el trato recibido en Ferro arrancó todo de nuevo y pude vivir todo esto: el Diego, la Copa Libertadores, jugar ante Boca que como hincha de River es tremendo y ahora, si se da poder hacerlo en La Bombonera, es algo que realmente ya creía que nunca se iba a dar. Por eso lo disfruto minuto a minuto”.

Sobre las chances de Caracas en la Copa, “tenemos confianza en poder pasar de fase que sería grandioso. Después del triunfo en Colombia y como se van dando las cosas confiamos en llegar a La Bombonera clasificados, porque sería complicado tener que definir el pase en ese lugar”, admitió.

Así está el “Pampa” en Venezuela y Chile, el “Oso” en Bolivia, “el Mono” en Ferro (apodo del Huevo Hermida) en definitiva Alexis Blanco, pampeano, goleador y soñador. “Gracias por los mensajes que recibo desde allá, tengo muchas ganas de darme una vuelta y poder compartir un asado con los chicos, como lo hacía cuando seguía jugando en Argentina. Ojalá que eso ocurra, pero que antes nos cuidemos y que pase esta pesadilla que es la pandemia”, finalizó.

Dejá tu comentario