MARTES 27 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Vaticinan un “crash”

Suena en varios sectores de la política nacional, ámbitos empresarios, educativos, científicos, gremiales, entre otros de diversa índole, que el gobierno del presidente Javier Milei está muy cerca de una caída que sepulte todo el andamiaje reformista que había planeado el libertario.

Los indicadores que varias encuestadoras, han dado a conocer, señalan el tremendo retroceso que ha estado sufriendo la imagen del fundador de LLA y el descreimiento de un amplio sector de la sociedad del éxito del programa que gira alrededor de las medidas contenidas en el DNU y la Ley Bases.

La imagen negativa, que se ha trasladado a su “círculo rojo” y a varios integrantes del staff ministerial, muestra el profundo debilitamiento de la estructura liberal y la ausencia de respaldo, en lo político, para recuperarse.

Más allá que se están manejando versiones y trascendidos, existe una actitud diferenciadora entre las formas intransigentes que adopta Milei, respaldado por Karina Milei, a quien se señala como la ideóloga de este plan de ajuste y de desconocer méritos de quienes los rodean, convirtiéndolos en “útiles” mientras sirvan a sus propósitos, siendo material descartable cuando ellos lo dispongan.

Esa marcada discrepancia está configurada en los silencios internos, mesurados y un armado de equipos de la vicepresidenta Victoria Villarruel, compañera de la fórmula presidencial, hoy Presidenta del Senado de la Nación, ámbito donde va ganando espacios de poder con un posicionamiento dialoguista y firmeza en sus convicciones.

Si algo no ha pasado desapercibido, es la prudente distancia que ha tomado del Poder Ejecutivo, siendo llamativa la reserva que mantiene ante los sucesos que están convulsionando a la Argentina, no solo internamente sino a nivel de trascendencia internacional, ante los desaciertos cometidos por la canciller Diana Mondino, que han colocado al país en situaciones difíciles frente a un mercado que se siente atacado por la “virulenta” postura del presidente Javier Milei.

Otro posicionamiento que han dejado trascender y ha sido tapa de páginas como LPO, son los comentarios vertidos por el expresidente y fundador del PRO y generador del acuerdo de parte de Juntos por el Cambio con Patricia Bullrich, Mauricio Macri, que ha advertido a sus más cercanos colaboradores que: “Sean pacientes, la caída de Milei no está demasiado lejos”. Agregando: “No se apuren, está al caer la rendición de Milei, el crash es un suceso irreversible”.

Recordar que fue Mauricio Macri, quien junto a Patricia Bullrich, a pocas horas de conocerse oficialmente el resultado de la primera vuelta eleccionaria y quienes se sometían al balotaje, le tiró los “salvavidas” a quien resultaba un nombre de los que competirían, pero que, sin estructura política que lo respaldara, estaba destinado a la derrota.

De acuerdo a los trascendidos originados en fuentes muy confiables, ya estaría encaminado el reemplazo del nuevo presidente del PRO, cargo que estaría destinado a Mauricio Macri, el cual una vez oficializado daría lugar a establecer un acuerdo gubernamental con el libertario y pasando a ser él y su gente quienes establezcan un gobierno paralelo que reponga las cuestiones relacionadas con el ajuste, a través de un plan que avance en la misma dirección del cambio, pero paulatinamente y contando con consensos.

De ser acertada la planificación macrista y el crash que imagina se produce, Macri le propondrá a Milei un rescate de su gestión que incluye la disolución de Juntos por el Cambio para crear un nuevo sello, fusionándolo con La Libertad Avanza. Donde él pase a ser la materia pensante que ejecutará a través de sus colaboradores.

La planificación, que adelantó a LPO, “estaría ubicando a tres ministerios claves: la Jefatura de Gabinete donde piensa deberá ocuparlo Guillermo Dietrich; el Ministerio del Interior para Diego Santilli y el Ministerio de Desarrollo Humano para María Eugenia Vidal, que viene haciendo méritos para sumarse a la gestión del libertario, pero “jugando para Macri”.

Prescindirían de “Nicolás Posse, Guillermo Francos y Sandra Petovello que son vistos por el ex presidente como tres de los ministros más ineficientes del gobierno”.

Y si esta estructura avanza positivamente, Macri no descarta involucrarse directamente en la gestión y asumir como canciller, en lugar de Diana Mondino, que viene muy golpeada por la crisis con China.

Estos manejos políticos, que no responden solamente a los sectores opositores pero colaboracionistas, sino que de acuerdo a los “mentideros” políticos, estaría siendo parte de planes de un sector del radicalismo disconforme y del peronismo no kirchnerista, están planteando claramente que se avecinan tiempos de enorme conflictividad y de acuerdos políticos impensados.

Esta situación -de producirse- generaría la formación de un nuevo escenario de la política nacional. No descartado Milei, pero sí encorsetado, alejando la posibilidad de otros condicionantes que surjan de sectores del peronismo o el radicalismo rebelde.

Argentina planificaría un nuevo horizonte, de cambio, pero progresivo y respetando la hegemonía de los tres poderes del Estado. Es decir consolidando la Democracia, como objetivo fundamental.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.