MARTES 27 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Un parto con fórceps

Era de esperar que esto sucediera, desinteligencias internas de cada sector legislativo que se encuentran en el recinto, discutiendo unos: para darle curso al dictamen que dice está sobre las bancas con las correcciones emergentes de las negociaciones emprendidas; otros, que realizan objeciones parciales, pero como se han encolumnado en los opositores - dialoguistas, manifiestan que aprobarán el dictamen en general y plantearán sus diferencias cuando se desarrolle el tratamiento en particular, situación que sucedería la semana próxima, según estimaciones no confirmadas.

Hay un tercer segmento de legisladores que está decididamente en contra de proceder con la aprobación, inclinándose por el rechazo liso y llano de todo el contenido de la Ley de Base, entendiendo que -según sus análisis y conclusiones- afectarán severamente a toda la sociedad.

Las marcadas diferencias existen y más allá de sectores periodísticos que señalaban que se estaba a punto de lograr la votación y que sería afirmativa, dado que el oficialismo contaba con los votos necesarios, ese aspecto no se cumplió y no escuchamos a ninguno de los info-opinadores, pedir disculpas por adelantar situaciones que la realidad indicaba no se podrían concretar.

Los más serios analistas no arriesgaban ni hora ni resultados, entendiendo que se estaba librando una batalla encubierta, en donde la oposición cerrada operaba con estrategias legislativas, muy comunes en este ámbito, que arrojaban dudas sobre si el oficialismo contaría con las adhesiones que requiere sacar dictamen positivo para empezar a discutir los artículos en particular.

La realidad se impuso al relato y ayer se transitaba el último escalón de los expositores, concluidos los cuales, se procedió a la votación general que allanaba el camino hacia la convalidación de la Ley de Base modificada parcialmente y dando lugar al análisis de los artículos en particular, que se supone, será tan o más dura que la que llevó tres días de tratamiento.

Se ha planteado y se llevará al recinto, que muchos sectores, incluidos opositores - dialoguistas no están totalmente de acuerdo con la Facultades Delegadas y privatizaciones.

En este panorama incierto, con un escenario político y otro social convulsionado, la Argentina está transitando por uno de los momentos más difíciles y conflictivos que se recuerdan en la historia desde el advenimiento de la Democracia en 1983.

Es cierto que el país está enfrentando un gobierno de extrema derecha, identificado como “ultraliberalismo” que llega al poder en una puja secundaria -balotaje- donde contó para hacerlo con la determinación de tercer sector político que compitió en la primera vuelta no alcanzando el número necesario que le hubiera dado oportunidad de ser una de las opciones.

Quien aparece sin antecedentes de actividad política alguna, sin estructura propia, sin respaldo en las provincias, dado que no contaba con gobernadores partidarios, necesariamente tuvo que negociar con el tercer sector que vio la gran oportunidad de conformar nuevamente un poder que el votante le negó.

De esta manera, a partir del 10 de diciembre de 2023 inicia su recorrido el libertario Javier Milei, quien debe conformar sus equipos y para ello debe apelar a los “recomendados” del PRO, pasando a jugar un papel preponderante la figura del expresidente Mauricio Macri, que con hábiles acciones coloca a sus hombres en lugares de poder.

Tras los diferentes avatares políticos que se han venido produciendo, se arribó ayer a las 18:15, al momento de tener que votar la acondicionada Ley de Bases, que abre las puertas para el análisis de los artículos en particular, gestión que brindará la oportunidad de eliminar o aprobar aquellas normas que han sido objeto de cuestionamientos.

La votación final arrojó el resultado afirmativo 144 a favor 109 en contra, concretándose la aprobación en general y de esta manera se pasa a la consideración del tratamiento en particular para la sesión que fue determinada para el martes 6 a las 14.

Una batalla ganada por el oficialismo que ahora deberá revalidar la victoria obtenida en el tratamiento particular de cada artículo. Un fin de semana que se presume será agitado, en razón de tener que ajustar y consensuar con los opositores - dialoguistas.

Javier Milei ha comenzado a consolidar el poder que había comenzado a desdibujarse. Hoy cambia el escenario. Las provincias se mantienen en estado de alerta y el plano de lo social convulsionado.

Todo una gran incógnita.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.