MIÉRCOLES 24 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Sin educación no hay futuro

Uno de los grandes objetivos que se ha fijado como meta el primer mundo es alcanzar los mejores niveles educativos para, sobre ese andamiaje, proyectar el futuro. 

Con diferentes estructuras, pero con proyectos de similares características, se avanza para eficientizar el sistema educativo y formativo en el mundo. 

La idea es acompañar el avance tecnológico que, en las últimas décadas apunta a lograr una inteligencia artificial que pueda reemplazarla ausencia de una formal capacitación humana.

Es un proceso que se contrapone, mientras en muchos países la educación caen vertiginosamente, caso de Sudamérica, países sudafricanos, sectores de Asia y Medio Oriente y esto presupone que en los próximos años se registrará un nivel decadente en lo que se refiere a los niveles formativos.

La capacitación es una de las estrategias más usadas para enfrentar los problemas de desarrollo. Gran parte del esfuerzo para lograr aprendizajes se opera a través de la enseñanza, esto es de acciones intencionales y planeadas que tienen por misión fortalecer conocimientos, habilidades, actitudes y prácticas que las dinámicas de las organizaciones no proveen, al menos en escala suficiente.

En lo que se refiere a las metodologías que se instrumentan, hay variantes sustanciales que hacen a brindar los mecanismos adecuados para que el ser humano de hoy se convierta en el profesional formado adecuadamente en el futuro.

El enfoque basado en el aprendizaje y en la instrucción, marca dos sistemas que pueden ser coincidentes en lo que se refiere a sus objetivos, pero que deben canalizarse por separado para ser efectivos.

El primero se centra en la pedagogía como facilitadora del aprendizaje de los estudiantes, mientras que la segunda se centra en la enseñanza como una transmisión del conocimiento. Todo conforma la formación que hoy se encuentra desvalorizada en gran parte del orbe, con excepción de países del primer mundo o grandes potencias que han percibido que es la única forma de mantener hegemonías territoriales.

Estamos llegando a la robotización, ya instrumentada en los grandes emprendimientos fabriles, donde se ha producido un marcado alza de la capacitación humana a los efectos de compatibilizar la eficacia con la ductilidad humana, munida de comprensión y formación que le permite resolver los problemas que en lo mecánico está impedido de hacerlo.

La IA puede ayudar a los educadores a identificar y tratar problemas académicos. Los algoritmos pueden analizar los patrones de rendimiento de los estudiantes para identificar dificultades de aprendizaje tempranas o áreas en las que los estudiantes tienen más problemas.

Hoy la inteligencia artificial (IA) es un campo de la informática que se enfoca en crear sistemas que puedan realizar tareas que normalmente requieren inteligencia humana, como el aprendizaje, el razonamiento y la percepción.

La Inteligencia Artificial es la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano. Una tecnología que todavía nos resulta lejana y misteriosa, pero que desde hace unos años está presente en nuestro día a día a todas horas.

Ya los gobiernos del mundo están abocados a darle una forma que permita que una avanzada tecnológica de la magnitud de una inteligencia que comienza a resolver problemas, como respaldo de la acción humana, no se convierta en una herramienta que, dada su efectividad y perfección, reemplace la mano de obra humana y se convierta en un problema que marque aumentos de desocupación que se transformen en un tema social indisoluble.

El presidente Milei, en su último viaje a Europa, procuró reuniones que le permitieran ser uno de los conductores de la transformación que se supone sufrirá el mundo moderno, con la aplicación de la IA en todos los sectores de la sociedad, donde puedan eficientizar la tarea, eliminando las posibilidades del error humano y la adaptabilidad a una productividad continuada.

Hoy ya se está aplicando la inteligencia artificial, para hacer predicciones de ventas de determinados productos y servicios, así como recomendaciones personalizadas a los clientes, basadas en elecciones anteriores. Es un herramienta que está marcando pautas nuevas, creativas y que ya apunta a desplazar la capacidad laboral humana, tal como está en la actualidad.

Esto hace que la educación adquiera una trascendencia impensada en el siglo XXI. Ya se hará difícil acceder a fuente laboral alguna sino se cuenta con una formación integral, es decir, que tenga sus comienzos a partir de los niveles primarios, secundarios, universitarios y especializados en cada tema.

En este aspecto, la avanzada que pretendió materializar el presidente Javier Milei está dentro de una lógica indiscutible. O se acompaña el devenir de un futuro tecnologizado o quienes no lo hagan serán los marginados del mañana.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.