MIÉRCOLES 28 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Se extiende el hambre entre la población de Gaza y temen un éxodo masivo a Egipto

Israel negó el lunes que intente empujar hacia la frontera con Egipto a los palestinos que buscan refugio de sus bombardeos sobre Gaza, mientras organismos internacionales de ayuda afirmaban que el hambre se estaba extendiendo entre la población civil del enclave asediado.

Mientras la crisis humanitaria se agravaba, los combatientes de Hamás y los soldados israelíes se enfrentaron en todo el territorio. Militantes intentaron impedir que los tanques israelíes avanzaran por las calles destrozadas.

Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, en poco más de dos meses de guerra han muerto 18.205 personas y 49.645 han resultado heridas en ataques israelíes contra Gaza, cientos de ellas desde que Estados Unidos vetó el viernes una propuesta de alto el fuego en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La mayoría de los 2,3 millones de habitantes de Gaza han sido expulsados de sus hogares y los residentes afirman que es imposible encontrar refugio o alimentos en el densamente poblado enclave.

Un palestino dijo a Reuters que llevaba tres días sin comer y que tenía que mendigar pan para sus hijos. “Pretendo ser fuerte, pero tengo miedo de derrumbarme delante de ellos en cualquier momento”, expresó por teléfono, pero se negó a dar su nombre por temor a represalias.

La UNRWA, el organismo de la ONU responsable de los refugiados palestinos, señaló que algunas personas estaban llegando a centros de salud y refugios llevando a sus hijos muertos. “Estamos al borde del colapso”, alertó en X.

Las agencias de ayuda también advirtieron de un eventual quiebre del orden social a medida que empeore la situación.

El domingo, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, admitió que temía un desplazamiento masivo hacia Egipto. El sábado, el Comisario General de la UNRWA, Philippe Lazzarini, afirmó que acercar a los gazatíes a la frontera apuntaba a intentos de desplazarlos a Egipto.

Jordania también acusó el domingo a Israel de intentar “vaciar Gaza de su gente”. El Gobierno israelí negó que ese fuera su objetivo. Su portavoz, Eylon Levy, calificó la acusación de “indignante y falsa”. Levy dijo que su país se estaba defendiendo de los ‘monstruos’ que habían atacado Israel en un ataque transfronterizo el 7 de octubre.

En el ataque, el más mortífero de la historia de Israel, los hombres armados de Hamás mataron a 1.200 personas, en su mayoría civiles, y tomaron como rehenes a 240, según los recuentos israelíes. Unas 100 han sido liberadas desde entonces.

La acción desencadenó un ataque de represalia israelí y provocó el periodo bélico más sangriento de las décadas que dura el conflicto palestino-israelí.

La frontera con Egipto es la única salida de Gaza en la actualidad, pero El Cairo ha advertido de que no permitirá a los gazatíes entrar en su territorio, por temor a que no puedan regresar.

Funcionarios de la ONU afirman que 1,9 millones de personas -el 85% de la población de Gaza- están desplazadas y describen las condiciones de las zonas del sur donde se han concentrado como infernales.

Los habitantes de Gaza afirman que las personas, obligadas a huir en repetidas ocasiones, están muriendo de hambre y frío, además de por los bombardeos, y describen ataques desesperados a camiones de ayuda y precios por las nubes. El Programa Mundial de Alimentos de la ONU ha declarado que la mitad de la población sufre hambre.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.