DOMINGO 02 de Octubre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

PASO sí, PASO no. El presidente: ni

Los movimientos en torno a las cuestiones electorales son una formal preocupación de la clase política argentina. Están quienes se muestran empecinados en que deben realizarse. Por otro lado, aparecen los que sostienen la inconveniencia de realizar las primarias obligatorias, y también trasciende el pensamiento de Alberto Fernández que por ahora es “ni”.

La Liga de Gobernadores, recientemente integrada y que lleva realizadas varias reuniones en el CFI y mantienen un fluido contacto, sostienen que no son convenientes, por diversos factores, siendo uno de los más importantes, que se podrán ahorrar 25 mil millones de pesos que es el costo que demanda esta etapa electoral.

Un análisis desprovisto de connotación política, si es factible realizarlo, la Argentina no está en condiciones de gastar semejante cifra en una elección que solo tiene como objetivo dejar en claro un internismo, que hoy esta haciendo mucho ruido en quienes tiene intenciones de competir en el 2023.

En este caso, el que aparece más conflictuado es el sector de Juntos por el Cambio, donde se están perfilando varios nombres, que-inclusive- ya han hecho saber que competirán por la presidencia.

Esta situación, naturalmente, ha generado una suerte de ‘ruptura’, atento a que siempre ha ocurrido como un fenómeno natural, los que pierden difícilmente se encoluman detrás del que gana.

Esto, más allá que la frase favorita que esgrimen es: “el que gana conduce el que pierde acompaña”.

Una realidad que nunca se da. Los heridos no se recuperan tan fácilmente y, si bien no juegan en contra, tampoco aportan o buscan otras salidas, pero indudablemente debilitan a la fuerza en la que militaban.

La situación ya ha originado varios pronunciamientos, a favor o en contra. La clase política maneja diferentes argumentaciones, pero todas tienen un único significado: ver cómo lograr el mejor de los caminos que los lleve a competir con posibilidades ciertas.

El radicalismo, consustanciado en algún momento con quien fuera su socio político, hoy analiza que no le conviene habilitar una PASO que dirimirá el candidato de Juntos por el Cambio y hoy ellos están sustentando el criterio de ser quienes encabecen la lista opositora y pretenden tener ingerencia en la distribución posterior de los cuadros que se requieren, si logran la victoria.

Por el lado del sector que involucra a los del Frente de Todos, de donde se desprende la Liga de Gobernadores, se están efectuando los contactos que se requerirán en la Cámara de Diputados para lograr la mayoría necesaria que les permita suspender este proceso electoral.

Más allá de la reticencia de Alberto Fernández, la liga de mandatarios provinciales del PJ está trabajando intensamente en el tema e incluso analizan el escenario que necesitarían en el Congreso para derogarlas o suspenderlas, por lo ya hubo un contacto con el cordobés Juan Schiaretti que puede ser clave.

El encargado de plantearle el asunto al gobernador cordobés fue el sanjuanino Sergio Uñac, que junto a Omar Perotti es el nexo con el mandatario de la docta. Según la versión que circula en la Liga, Schiaretti habría apoyado la suspensión de las primarias obligatorias.

Mientras el debate ya ha trascendido en todos los niveles de la política nacional y provinciales, el presidente Alberto Fernández, sigue manteniendo, obedientemente, la serie de discursos, anunciando inauguraciones, hablando de crecimiento, progreso, pero rehuyendo sistemáticamente exponerse ante el periodismo y mucho menos expresarse sobre la suspensión o derogación de las PASO, que están pidiendo los gobernadores.

La palabra pasa hoy por las declaraciones de la vocera, que haciendo gala de una actitud soberbia, que no arroja luz sobre ningún tema, tiene un objetivo desvirtuar cualquier atisbo de pregunta que ponga en duda la existencia de un consenso entre el presidente y la vicepresidenta.

Falta aún la palabra de Cristina Fernández de Kirchner. Su silencio sobre el tema que hoy ocupa el centro de la información, fue reemplazado por su aparición de este jueves ante los curas villeros en el Senado de la Nación, reiterando sus palabras con el Papa Francisco, que habló del odio de las palabras como el leiv motiv de una acción como la sucedida.

Cabe consignar, que las expresiones a las que se refirió la titular del Senado, habrían surgido de su charla con el Papa Francisco, fueron desmentidas, en la víspera por un conocido periodistas de TN, quién habría establecido contacto con el Vaticano y desde ese ámbito desmintieron la existencia de una charla.

Pero sobre el desarrollo de la política, la situación que vive el país, los ajustes, que si hay o no PASO, no son temas de relevancia que ameritaran se expresara sobre ello. Su “histriónica” aparición dejó sabor a poco, por la ausencia de definiciones sobre los temas que preocupan a la sociedad en general. Así estamos. Cada uno tendrá una opinión al respecto. Pero seguimos igual o
peor que antes.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.