MIÉRCOLES 24 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

No la ven, tampoco escuchan...

Un fenómeno social y político que debería resultar preocupante para una gran parte de la sociedad que mira azorada cómo algunos parecen “zombis” mientras que otros muestran una “sordera”, no producto de padecer alguna dolencia, sino el efecto negativo de no saber escuchar.

Cuando el presidente Javier Milei le reprochaba, a los que opinan diferente a la instrumentación de sus políticas, que “No la ven”, desde enfrente le endilgan al primer magistrado que “No escucha”.

Ambas situaciones son parte de una realidad que está generando una enorme incertidumbre en una ciudadanía que solo quiere vivir en paz, tener trabajo, buscar a través de su esfuerzo el futuro de sus hijos.

Lamentablemente esta situación no se estaría dando, por el contrario, los efectos de una reformulación del país a través de la implementación de normativas que tienen su origen en las bases ideológicas del liberalismo fundadas en el anarcocapitalismo, tendencias abrazadas por el presidente argentino, son causales de serios desencuentros políticos y sociales.

La jornada del miércoles en el Senado de la Nación fue un caos, adentro y afuera. Se planteó una muestra de irracionalidad de una magnitud tal que nos señala que, en vez de lograr un avance social-educativo, retrocedemos a la etapa de los “primates”, marcando las diferencias entre aquellos que transitaban una etapa de aprendizaje y éstos que se las saben todas.

En el ámbito de la Cámara Alta, se evaluaba la aprobación o no de la Ley Bases y la Reforma Fiscal, procurando encontrar la forma de darle al presidente lo que algunos llaman herramientas para gobernar y, otros, el ejercicio total para poder -sin controles limitantes, por el término de un año- realizar todas las modificaciones normativas, hasta hoy prevalentes en la Argentina. <EM>Finalmente, con “fórceps” salió y vuelve a diputados, Cámara de origen.

A esta “herramienta”, se la conoce como Facultades Delegadas y apunta a una serie de instrumentaciones que son abarcativas desde el aspecto económico, social, educativo, productivo, financiero, hasta aquello que sea de su plan reconstructivo señalado en las 3000 modificaciones que plantea Sturzenegger y que ahora podrá ponerlas en práctica.

La sesión “maratónica” desarrollada en el Senado, logró finalmente su objetivo, con el voto del desempate, al que está facultada la Presidencia del cuerpo en caso de que se produzca un empate.

Algunos puntos en la discusión en particular fueron objeto de modificaciones y de esta manera se devuelve a la Cámara Baja, a efectos de que considere si ratifica con las modificaciones instrumentadas, o no las acepta y va por el proyecto originalmente enviado.

De darse esta última opción son muy pocas las chances que tienen los opositores de hacer valer los cambios, con lo cual se podría llegar a suponer que, resuelto el tema, pasaría al ámbito del Poder Ejecutivo, quien tiene la potestad de aceptarla como está y promulgarla, con lo que tendrá efecto inmediato de aplicación, previa publicación en el Boletín Oficial o mandarla con “vetos” que eliminen algunas de las cuestiones que no respondan al proyecto original. De cualquier forma, la Ley Bases ya está, artículos más o menos.

Falta un camino por recorrer, en el cual, no sería extraño que alguien apelara al Poder Judicial, para señalar, si las hubiere, inconstitucionalidades en algunos de los artículos de la Ley de Bases, situación que pondría en stand by su aplicación inmediata y se abren nuevas instancias, referidos a al o los artículos observados y cuestionados.

Es una victoria para el gobierno: Sí. El objetivo está centrado en las Facultades Delegadas y algún articulado que le permita seguir sosteniendo su “bandera liberal”, el costo fiscal cero. Como el presidente Milei lo ha sostenido en reiteradas oportunidades: “Es una cuestión que no se negocia ni se discute”.

De ahora en más basta solo esperar cómo reaccionará Diputados que, en definitiva como Cámara de origen tiene la potestad de darle curso o sostener la original, siempre que reúna las mayorías como se obtuvo en el Senado.

Acordar con un reducido grupo de legisladores, en un ámbito de 72 en total, donde tienen notable influencia los gobernadores, representó una tarea -sino fácil- con mayores posibilidades de sacarle beneficio para el gobierno.

En diputados, 257 legisladores, de extracciones ideológicas diferentes y respondiendo a otros intereses, resultará una tarea dificultosa la que tendrá por el delante el Jefe de Gabinete y cabeza de la Secretaría de Interior, Guillermo Francos.

Desde el exterior celebran el presidente Javier Milei y su “círculo rojo”. Es factible que ya esté dando precisiones para las estrategias de la semana próxima, que ya será materia de Diputados a resolver.

Ahora será el momento de no solo ver, sino escuchar, porque el futuro social y económico estará atado a lo que pudiera resolverse. No sería extraño que ya apareciera en escena el mentor de las medidas económicas a las que responde Javier Milei, nos referimos a Federico Sturzenegger, a quien se supone como el hacedor estratégico de la transformación que procuran para Argentina.

Lo que se enfrenta no promete ser de “aguas calmas”. Se presume habrá conflictos de relevancia, sobre todo cuando se procure instrumentar la reforma laboral y ciertos lineamientos de orden económico-financiero que afectarán directamente a la producción, exportación e importación.

Se inicia un recorrido mucho más difícil que el transitado -hasta ahora- por los argentinos.

Solo hay que esperar que Javier Milei, el presidente, acompañado por “El Jefe”, su hermana Karina Milei, estén en el país, para iniciar el nuevo ciclo.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.