MARTES 28 de Mayo de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

No fue sorpresa. Es un llamado de atención

Lo sucedido este domingo ppdo. en la provincia de Santa Fe, no resultó una gran sorpresa ni un ‘batacazo’ como se suele decir ahora. En realidad sí constituye un llamado de atención, porque indica con absoluta claridad que existe un voto que la sociedad lo está calificando.

Sin apegarse estrictamente a la definición del significado que arroja la palabra calificado: que es voto ejercido por ciudadanos que cumplen una serie de requisitos preestablecidos, en este caso lo hemos asignado a la ciudadanía en general que está dejando de lado ideologías partidarias, efectos de las prebendas políticas en general para, decididamente, elegir a quienes considera los mejores.

Es comenzar a tener conciencia del poder que tiene su decisión frente a las urnas. Alejarse del ‘verso’ y cada uno a su manera evaluar cómo está, cómo lo está pasando y de qué manera eligiendo, puede mejorar.

Parece una conclusión simplista pero hoy es la realidad que se ha podido percibir en varias elecciones provinciales. De ninguna manera sirve como resultado proyectable hacia las figuras máximas del sector, atento a que si se observan los resultados santafesinos, la sociedad optó por un radical para la gobernación, un peronista para la intendencia más importante y una socialista para encabezar la lista de diputados.

En frío análisis cabe suponer que nadie de los que fueron a levantar la mano y sacarse la foto con los ganadores, puede pensar que esto es trasladable. Resulta altamente significativo que esta sintomatología se repita en aquellas provincias donde hegemonías gubernamentales cayeron ante oposiciones nuevas que señalan claramente que la ciudadanía está optando.

Y esa actitud es reconfortante para los que pensamos que más allá de una corriente de pensamiento, está observando el desarrollo de su vida y de acuerdo al resultado: Qué le espera a sus hijos’.

Esto es un hito transformador que algunos especialistas en el comportamiento humano, han podido distinguir, se está produciendo, en todos los sectores del tejido social.

Hay quienes lo denominan el ‘cambio’. Nosotros creemos que existe un cansancio, que podría denominarse: hartazgo, de ser un ‘subestimado’ por las diferentes líneas políticas y como ya ha ocurrido en otras partes del mundo, se ha iniciado la conversión, que no es otra cosa que: cambio de una cosa en otra diferente y cambio de ideas, opiniones y creencias.

El camino emprendido por la sociedad argentina no es fácil, especialmente si se tiene en cuenta que estamos afrontando uno de los momentos más difíciles que ha vivido el país en las últimas décadas.

Han existido etapas con gobiernos que fracturaron la economía; algunos destruyeron la industria y redujeron el efecto multiplicador de las Pymes, atacaron la producción centrando sus objetivos en el campo, pero fueron individualidades que lograron recomponerse.

Hoy es el conjunto de efectos negativos que plantea seriamente que los argentinos debemos retomar el derecho de decidir quiénes nos gobiernan, cómo y de qué manera elaboran políticas de Estado, que permitan superar el quebranto y tener opciones de crecimiento y futuro.

Ese es el diagnóstico que se puede extraer de la apabullante victoria electoral de Maximiliano Pullaro. Está sustentado en un frente que reúne las fuerzas que mayor respaldo popular han alcanzado y deben enfrentar un enorme desafío que es recuperar Santa Fe del efecto destructivo que ha provocado el narcotráfico.

Se acercan dos elecciones provinciales más que mostraron sus perfiles y características diferenciales: Mendoza y Chaco. La primera con un claro perfil radical, que sustenta la figura de Alfredo Cornejo y que deberá revalidar ante Omar De Marchi, quien aparece como el oponente más serio que tiene el senador radical que juega dentro del frente Juntos por el Cambio.

La otra incógnita que resta, está centrada en el reducto de Jorge ‘Coqui’ Capitanich, que deberá superar, no sólo a oponentes políticos sino al enorme peso social que surgió de su relación con la familia de Emerenciano Sena, el dirigente social detenido por la desaparición de Cecilia Strzyzowksi.

Este es el presente, que abre las puertas de las futuras campañas de quienes aspiran al sillón de Rivadavia.

Creemos que los ‘estrategas’ de cada uno de los tercios participantes de la compulsa de octubre deben estar abocados a encontrar el camino adecuado para volcar a su favor 12 millones de votos que no se han definido en las PASO y que presumiblemente un porcentaje decida hacerlo en las presidenciales.

Ya se está disputando la Liga Mayor, un error de cálculo puede resultar el fracaso.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.