MIÉRCOLES 28 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Nación contra las provincias

La situación que se ha planteado entre Nación y los territorios provinciales, podría ser parte de una interesante trama cinematográfica, pero de ninguna manera un suceso real que está haciendo tambalear demasiado la constitucionalización del país.

El gobierno de Javier Milei está generando una suerte de juego antidemocrático, en tanto pretende, imponer hegemónicamente su voluntad, ejerciendo en pleno ejercicio de la Democracia, supremacía y dominación, dos términos que definen una tiranía.

Si en algún momento se pensó que no llegaría a los niveles actuales, demuestra que evaluaron desacertadamente al personaje montado por el líder libertario, que en aras de lograr sus objetivos, pretende destruir todo aquello que se interponga entre sus deseos de ‘niño caprichoso’ y la realidad de la cual dependen la mayoría de los argentinos.

El país se derrumba con la instrumentación de un elaborado y macabro plan económico. En medio de esta disputa de poder, el presidente de la nación Javier Milei, junto a una reducida comitiva y secundado por su hermana-El Jefe- Karina Milei, oró y bailo en Jerusalén y termina su recorrida espiritual en el Vaticano, donde se presume, sería recibido por el Papa Francisco.

En situación de un país normalizado, ordenado, no sería objetable pero en el actual momento que vive la Argentina, parece un gesto fuera de lugar. Desde el ámbito elegido para reencontrarse con su fé de creyente judío, pretendió seguir manejando, al estilo ‘reinado’, el país y cerró definitivamente las relaciones con legisladores que no le votaron y planteó un enfrentamiento que no tiene antecedentes con las provincias.

Se mostró tal cuál es su estructura de pensamiento: “Aquello que el rey dice, no se discute”. Un mecanismo sorprendente, que otros dirigentes políticos comparten, pero que no se ajusta a una población que se ha regido en los últimos 200 años, por canales democráticos, salvo en el período del ejercicio del poder a cargo de los militares.

Y el apriete comenzó de la mano de las decisiones, que indudablemente obedecen a órdenes del ‘líder’ y fue transporte sin subsidios, continuar con el ajuste de la obra pública, dejar de enviar los fondos a organismos previsionales, entre otros mecanismos del ajuste fiscal que realiza el Ministerio de Economía.

La amenaza de ‘fundir a las provincias’ está en marcha. Es una forma tiránica de ejercer el poder, pero no visualizamos que se pueda concretar tal como lo tiene previsto. Nadie desconoce que las provincias le dan fortaleza a la Nación, sin ese aporte el debilitamiento será de una magnitud impensable.

Estos gestos de Javier Milei, nos llevó a la indagación de los que siempre menciona como ‘mentores’ de su manejo político renovador- liberal y nos encontramos con el libro de Juan Bautista Alberdi, ‘Bases’, escrito sobre el que se hizo la Constitución Argentina. “Allí el jurista se centraba en las condiciones que hacen falta para crecer económicamente. Decía que había que obedecer y respetar al jefe. Y que los ‘conspiradores’ son despreciables”. Calcado lo que está haciendo el Presidente.

“Una simple cosa distingue al país civilizado del país salvaje (...) y es el respeto que la primera tiene a su gobierno, y el desprecio cínico que la horda tiene por su jefe, la segunda”. Estas definiciones no salieron del pensamiento de Javier Milei cuando se sintió traicionado ante el fracaso de la Ley Ómnibus. Esto lo escribió Juan Bautista Alberdi.

La vuelta de tuerca ya se inició, se supone de acuerdo a las ordenes impartidas por el presidente Milei, y que ahora tiene un agregado del propio mandatario que, en declaraciones otorgadas a un medio periodístico a su arribo a Italia, manifestó que “...espero que los funcionarios que votaron de acuerdo a las ordenes que recibieron de los gobernadores renuncien, sino cuando llegue los echo a todos”.

Más nafta al fuego y abre nuevos ámbitos de conflicto, especialmente con Llaryora y Pullaro, mandatarios de Córdoba y Santa Fé. Todo señala que el “Vamos por todo” es un hecho concreto y que pareciera, es un camino de ida solamente”.

El resultado final imposible de evaluar. La reacción va generando nichos de rebeldía, que apuntan a unirse en un solo grito de reclamo que podría hacer trastabillar la ya debilitada estructura de un gobierno que, con lo propio, no puede sostenerse y mucho menos imponer normativas que empobrezcan a las provincias.

Vale la pena recordar la frase de Abraham Lincoln la Democracia es el : “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Desconocer este aspecto tan sencillo implica caer en una tiranía.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.