MARTES 23 de Abril de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Milei-Villarruel: Una disputa grave

Los argentinos ya hemos vivido lamentables episodios de los desencuentros que protagonizaban integrantes de las fórmulas presidenciales una vez llegadas al poder.

Fue durante la presidencia de Carlos Menem cuando su vice, Eduardo Duhalde, rompió relaciones con el primer mandatario y se complicó el funcionamiento legislativo. El otro recordado enfrentamiento se produjo entre el presidente radical Fernando de la Rúa y su vice Carlos “Chacho” Alvarez, renunciando este último al cargo, poniendo fin a las diferencias que complicaron un gobierno que tuvo un final poco feliz.

Hoy estamos ante otro episodio que protagoniza el presidente libertario Javier Milei y su vice Victoria Villarruel. Son notorios los desencuentros y las acciones estratégicas que cada uno, desde su ámbito de poder, están poniendo en riesgo la institucionalización del país.

Es cierto que, al fundador de La LIbertad Avanza, poco le preocupan los roces y las confrontaciones, normalmente él las alimenta. Victoria Villarruel se ha mostrado como una hábil “jugadora”, con un manejo de los tiempos políticos que han ganado terreno en diversos sectores que confían en su mesura y el respeto por los compromisos que adquiere.

Victoria Villarruel se ha constituido en un frente muy sólido, hasta ahora, no ofrece puntos débiles, muy por el contrario se fortalece a nivel legislativo. Este aspecto no le permiten a Javier Milei vulnerarla y someterla a su mando.

Es información de diversos consultores y analistas políticos, que se dicen bien informados, que la Presidenta del Senado, está generando el armado de un gobierno “alterno”, que podría ser la opción, si el deterioro de Javier Milei se agudiza y sus políticas económicas no llegan a buen puerto.

Por otra parte se conocen las buenas relaciones que mantiene la vicepresidenta con el -ahora- titular del PRO, Mauricio Macri, quien no pudo mantener los vínculos que había intentado consolidar, hasta no hace mucho tiempo, con el libertario, a quien considera impetuoso, avasallante y que opera sin tener en cuenta la política, ni los resultados.

Estas circunstancias sin lugar a dudas no son desconocidas para Javier Milei ni a su ‘círculo rojo’, Karina Milei y Santiago Caputo, quienes ya estarían elaborando metodologías que les permitan “coartar” el riesgo de una vicepresidencia que alienta ocupar la primera magistratura.

Esto muestra las consecuencias de una notoria debilidad .corporativa. de LLA, ante la ausencia de estructuras definidas y fortalecidas, marcando que el partido presidencialista es solo Javier Milei.

La soledad de líder liberal es notoria, más allá que no se cansa de repetir su plena confianza en quien le ordena la estructura, su hermana Karina Milei, no logra estabilizar el vínculo. 

“El Jefe”, según se ha podido conocer: es parte de una planificación a futuro bajo la consigna Plan 2025. Allí la Secretaria General de Presidencia busca quedarse con el sello de LLA y Caputo diseña un sistema para sumar afiliados en el territorio. Todo un avance sobre el poder de libertario.

La hermana del Presidente y su principal asesor, ya se preparan para las lejanas elecciones legislativas junto a los Menem. Es toda una señal que las fuerzas internas están reformulando el futuro gobierno y se pueden suponer varias hipótesis a tener en cuenta: O juegan en tandem con el Presidente o están fortaleciéndose como futura alternativa.

Las dicotomías son una constante y están generadas, fundamentalmente, por la forma “unipersonal” conque actúa el presidente argentino. Sus funcionarios negociadores siempre navegan en una enorme incertidumbre, atento a los cambios bruscos de opinión que los desautoriza cuando han llegado a coordinar acciones consensuadas, ya sea con legisladores y/o gobernadores.

En este marco, las marcadas diferencias en la fórmula presidencial son uno de los temas más preocupantes con los cuales está conviviendo el staff gubernamental. No obstante, aparecen poderosas influencias, caso Nicolás Posse, quien se ha convertido en el “monje negro” de este gobierno, siendo su accionar un misterio, pero mostrando los resultados de sus decisiones.

Habrá un impasse en los días de Semana Santa, aunque se presume que los “remezones” tendrán continuidad, en tanto están sin resolverse temas como el DNU, hoy a punto del desguace y la Ley Base, ya convertida en una serie de proyectos, que se centralizan en una sola inquietud del presidente: la Delegación de Facultades. 

Logrado este objetivo, el resto será instrumentado por una determinación unipersonal, al asumir durante el período que se otorgue el poder, no sólo la acción ejecutiva sino la Legislativa.

Esa es la herramienta que tiene obsesionado a Javier Milei, dado que con ella podrá imponer, sin consulta ni oposición, todo lo que pretenda y esté dentro del encuadramiento de las Delegaciones otorgadas.

Nada será fácil en los próximos días. Gremios en alerta, jubilados ninguneados vergonzosamente, con prebendas que ayudan pero no solucionan. Los sectores sociales soliviantados y anunciando reacciones populares en la calle. Problemas en Salud, Educación, Universidades, ámbitos específicos como el CONICET; monetarismo, aspectos financieros, una economía quebrada y sus consecuencias, son parte de los numerosos frentes abiertos.

Todo está en una profunda grieta que cada día se agranda y se convierte en un abismo insondable, sin que aparezcan -por lo menos por ahora- soluciones mágicas que alimenten las esperanzas que alienta una sociedad muy castigada.
 
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.