MARTES 27 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Milei ante los desafíos del futuro

Las recientes declaraciones que realizara durante su viaje a Frankfurt, en la primera etapa para llegar a Suiza y desde allí a Davos, nos mostraron un presidente argentino Javier Milei que está plenamente convencido que está bajo “Las Fuerzas del Cielo” y se siente como el “mesías” que logrará insertarse aleccionando al primer mundo y “Plantar las ideas de la libertad en un foro que está contaminado de la agenda socialista 2030 y que lo único que va a traer es miseria al mundo”. Eso aseguró a un medio capitalino.

La realidad del pensamiento mileista está por encima de cualquier relato. Esté condicionado ideológicamente o no. Sorprende y para quienes han transitado algunos años viendo cómo se comportan y actúan los hombres políticos, se plasma en la figura del primer mandatario argentino un “rara avis”, que de no ser una cuestión estudiada nos plantea estar ante algo muy novedoso.

Difícil traducirlo al lenguaje común, con el cual normalmente distinguimos a la clase política argentina, por lo menos la que hemos visto a través de los años.

Naturalmente y hasta atendible presuponer que quienes luchan denodamente para llegar al poder, están dotados de un “ego” superlativo que los coloca por encima del común de la ciudadanía. Este aspecto es el que indudablemente les brinda la posibilidad cierta de llegar al mando.

Pero en algunas actitudes del fundador de La Libertad Avanza se ha podido percibir que sus acciones, las que cree firmemente que son el cambio, no se discuten, se obedecen, por lo tanto no son negociables.

Estas formas de interpretar el futuro y colocarse en un sitial especial frente al resto de los que lo rodean, a excepción de su hermana Karina Milei, lo coloca en un lugar extraño, donde interpretarlo es materia de especialistas, fundamentalmente de psicólogos sociales que pudieran tener una forma adecuada de definir sus posicionamientos que hablan de una profunda “egolatría” no común a todos los seres humanos.

En un principio se nos supuso un manejo estratégico de los lineamientos políticos que conducen al poder. Por supuesto que no hemos descartado esta evaluación de su personalidad, que entendíamos provenía del manejo astuto de quien él ha denominado “El Jefe”, que se nos aparece como el verdadero poder del gobierno.

La revelación que le hizo a un enviado especial del medio Infobae, que acompaña la delegación argentina a Davos para cubrir la actuación presidencial en uno de los encuentros, políticos, económicos y empresarios más importante del mundo, realmente llamó poderosamente la atención.

El presidente Javier Milei debutará hoy en uno de los cónclaves más influyentes a nivel global para la política y los negocios. En el medio de los Alpes suizos, a casi dos horas en auto desde Zúrich, se realiza todos los años desde hace más de cuatro décadas el Foro Económico Mundial (WEF, según sus siglas en inglés), más conocido como el Foro de Davos.

Allí se reúnen los líderes de todo el mundo, desde los presidentes de los países desarrollados, los dueños de los grupos económicos más poderosos y también las “jóvenes promesas” o “líderes del futuro”, a debatir sobre las principales problemáticas globales, tanto financieras como climáticas o de salud.

Su discurso va a estar -él mismo lo dijo- sustentado en señalar los alcances de su política libertaria, pero fundamentalmente a profundizar las ideas de la libertad en un foro que, según él entiende, está contaminado de la agenda socialista 2030.

Realmente lo leímos reiteradas veces para ver si alcanzábamos a comprender hasta dónde, aquello que le mencionaba al periodista formaba parte de su relato político o señalaba un pensamiento internalizado que lo ha colocado por sobre el resto de la humanidad.

Dijimos el “mesías” entendiendo que se muestra como el salvador o liberador de un grupo de personas o de la humanidad en general. Hablar de “libertad” en el foro de Davos, hasta suena cuasi ofensivo, dado que allí se reúne la flor y nata del proyecto de crecimiento y futuro del mundo moderno.

Cabe señalar que en esta oportunidad se pondrá a consideración de los presentes una agenda multifacética que incluye los conflictos en Medio Oriente y Ucrania, las elecciones en Estados Unidos, el impacto del cambio climático, la necesidad de crear empleo y el uso de la Inteligencia Artificial (IA) como motor de desarrollo en las sociedades modernas.

Además de otros temas que indudablemente surgen tras cada una de las intervenciones de los delegados presentes. Todos saben y son conscientes “Que la libertad es la llave de la prosperidad y la búsqueda de consensos es uno de los propósitos de estos encuentros”.

La libertad es un factor que juega un papel trascendente en todo el mundo y fundamentalmente es la lucha establecida entre los poderosos del primer mundo. Esto es Davos.

El pensamiento liberal de Milei, pareciera no va en consonancia con el contenido del encuentro.

Pero los resultados se ven cuando los sucesos ocurren. Habrá que esperar.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.