JUEVES 08 de Diciembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Mareos en los ancianos: la actividad física ayuda

Según un estudio realizado en Suecia, los adultos mayores que sienten mareos tendrían que caminar más y no menos como suele suceder.

Los mareos en los ancianos, muchas veces, son causa de sedentarismo y angustia.
La mitad de las mujeres y el 40 por ciento de los hombres mayores de 75 años sufren mareos, escribió el equipo de la doctora Anna Ekwall, de la Universidad de Lund, en la revista Gerontology.

Para identificar los efectos del mareo sobre la calidad de vida, y cómo solucionarlos, el equipo entrevistó a 4.360 adultos mayores. De ellos, 1.924 (el 63 por ciento) dijeron que habían tenido mareos durante los tres meses previos.

Los que habían tenido mareos mencionaron también una menor calidad de vida mental y física y fueron dos veces más propensos a sufrir una caída.

Casi el 43 por ciento de los mayores con mareos también mencionó estar deprimidos, comparado con el 13 por ciento de los mayores sin mareos. Un porcentaje similar mencionó sentir preocupación y ansiedad.

La mitad de los adultos mayores con mareos dijo que podía realizar las tareas diarias sin ayuda, lo que también podía hacer el 70 por ciento de los ancianos sin mareos.

La actividad física, intensa o moderada, benefició a los adultos mayores con mareos.

El equipo halló una mejor calidad de vida entre los adultos mayores con mareos que dijeron que salían a caminar mucho o poco, que hacían deportes o que realizaban tareas de jardinería.

Aún las tareas sencillas, como lavar los platos y la ropa o pasar tiempo al aire libre, son buenas para reducir el riesgo de tener una mala calidad de vida. Eso disminuía también el riesgo de sufrir caídas.

Los mareos son frecuentes en la vida de los adultos mayores, concluye el estudio, por lo tanto, le sugieren a los cuidadores ayudar a los mayores a participar en tareas físicas cotidianas. Fuente: Joene Hendry , Gerontology

Dr. Juan José Penna

 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.