LUNES 05 de Diciembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Las PASO, son el tema y los cambios: el futuro

Ningún sector político está pensando en las contingencias socioeconómicas que vive el país, todos están abocados a resolver el problema de si se hacen o no las PASO.

El oficialismo mantiene una lucha interna, que no logra encarrilar. Están quienes sostienen que las primarias, representan un esfuerzo innecesario, mientras que, dentro de la coalición gobernante, están los que las ven necesarias, para dilucidar los lugares, donde figura más de un candidato.

Similar discrepancia también existe en el sector de la oposición Juntos por el Cambio, ante la resistencia que uno de los socios, la Unión Cívica Radical, que señalan que las mismas solo servirán para definir lugares que están disputando los cuatro candidatos más firmes, que hoy están procurando ganarse un electorado, que podría definir el proceso del 2023.

Mientras sin haberse pronunciado abiertamente, todavía, los libertarios que encabeza Javier Milei y los sectores de la izquierda esperan cómo se disponen las normas cuestionadas, para decir de qué lado están.

Mientras en algunos ámbitos del Frente de Todos, se discute acaloradamente por evitar que la oposición defina en unas PASO, quién ejercerá el liderazgo. La que tiene la última palabra, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, está enfocada en darle un corte a su situación judicial.

Todos son conflictos, entredichos, verdades a medias, que señalan más confusión e incertidumbre en la sociedad argentina. Otros problemas están acaparando su atención, una economía que se derrumba, pese a los esfuerzos del ministro Sergio Massa y su equipo. Un exponencial crecimiento de la inflación que aleja, cada vez más, los precios de la canasta alimentaria de los ingresos que perciben los que trabajan.

La discusión por la suspensión de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) ya se instaló en la dirigencia política. El tema también empezó a correr en la provincia de Buenos Aires. Sucede que el distrito que gobierna Axel Kicillof tiene una ley propia para las PASO para lo que son las elecciones de gobernador, intendentes, legisladores, concejales y consejeros escolares.

Mientras esto sucede, en los distritos más importantes electoralmente del país, la vocera presidencial pretende desmentirlo, con argumentos que no convencen a nadie y solo genera más sospechas que el tema es mucho más preocupante para el Frente de Todos, de lo que se imaginan algunos.

Se dan casos que se destacan, no solo por su importancia electoral, sino porque allí están gobernados por el sector opositor al gobierno. Esto es las grandes ciudades bonaerenses, como La Plata y General Pueyrredón (Mar del Plata), el Frente de Todos es oposición y unas PASO serían la herramienta natural para definir las candidaturas, a menos que haya un acuerdo político superior que -en los territorios.

Estos planteos parecen diferentes en un gran número de provincias, donde el juego del oficialismo y oposición transita por otros andariveles. Si bien están los cercanos a Juntos por el Cambio, que sostienen que debe mantenerse la vigencia de las primarias obligatorias, está el oficialismo que se mueve en el marco de otros parámetros, incluidos los radicales, que no desisten de ser los que comanden en estas elecciones, siendo cabeza de listas para mantener conformada la coalición de Juntos por el Cambio.

Ya se perciben los movimientos en todo el país, de dirigentes que han salido como ‘punta de lanza’, en procura de lograr consensos que les permitan conformar una fuerza electoral que les facilite llegar con opciones positivas a diciembre del 2023.

Nada está claro y nadie ofrece perspectivas que contengan certezas políticas. La realidad se está imponiendo al relato y pareciera que hay sectores que no se han percatado que se está produciendo un cambio en la ciudadanía.

Hacía mucho tiempo que no se percibía tanta incertidumbre. La sociedad o una gran parte de ella está preocupada por las circunstancias que la rodean, especialmente las económicas, dado que no llegan con sus ingresos a fin de mes y que no están respondiendo a las necesidades básicas y ven en riesgo el futuro de sus hijos. 

La calle ya no permite apreciar con claridad hacia dónde apunta la ciudadanía. Los opinólogos y las encuestas a las que se pueden acceder, hablamos de las más serias, muestran un amplio índice porcentual de indecisos o que manifiestan el ‘no sabe, no contesta’. Y esto está reflejando en que la Argentina, está en el proceso del cambio. Ya no existe una clara polarización sino que por el contrario se está produciendo una atomización muy difícil de evaluar con alguna seriedad.

Están desapareciendo los ‘viejos líderes’. Las nuevas generaciones avanzan y ya no compran el relato, quieren certezas del futuro. Lo que se avecina puede resultar una enorme sorpresa para el escenario político al que estábamos acostumbrados.

Era un proceso que se repite en el mundo. Todo está sometido a una profunda variante. La Argentina no queda fuera de este contexto. Solo habrá que seguir observando.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.