LUNES 22 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Las luchas internas

No representan una novedad que la conformación de los espacios políticos, en la medida que van tomando fuerza y participación activa, son motivo para que los integrantes procuren ocupar lugares de cierta preponderancia.

Ese reacomodamiento participativo genera roces, celos funcionales y terminan por constituirse en verdaderas enfermedades ‘internas’ que -en algunos casos- no atendidas en tiempo y forma conspiran con el armado programado.

Eso esta pasando en todos los sectores. Naturalmente no es exclusivo de nadie, todos tienen sus ‘escarceos’, fundamentalmente cuando se esta en plena integración y no se han definido claramente los roles.

Esta columna había sostenido que la interna del PRO, iba a provocar un debilitamiento que, si bien no lo sacaría del juego,facilitaría el crecimiento de quienes aparecían como los oponentes en la carrera presidencial.

No nos equivocamos y recientemente -dandonos la razón- el formador de Juntos por el Cambio, Mauricio Macri, en una entrevista periodística reconoció que la interna de su sector fue “agresiva, negativa, que dejó muchos heridos”.

Este era un proceso que no mostraba nada nuevo. Siempre ocurrió los que perdieron, se sintieron frustrados, y sus aliados comenzaron a mirar otros ámbitos, resentidos por la derrota.

Nosotros creemos que es parte del resultado, pero mucho encono surge de lo que aconteció hasta llegar a esta situación actual, donde lo que se dice procura desgastar al oponente interno y como se dice comúnmente ‘ganar la pulseada’.

La relación en Juntos por el Cambio ya no es la misma. Hay recelos de todo tipo y naturaleza. Cambiaron los discursos y el desgaste producido hoy, conspira con aspiraciones a futuro.

En estos momentos el intento de la candidata Patricia Bullrich es sumar a quienes- desde el espacio de Rodríguez Larreta, obtuvieron en las PASO, una suma de votos que hoy deberían sumarse al porcentaje que debe alcanzar la dirigente para aspirar a ingresar a un posible ballotage.

De allí surge la negociación con Diego Santilli, quien sacó 1.355.000 votos en las PASO, ganó 56 municipios y también triunfó en la Primera, Séptima y Octava secciones electorales y se muestra como una figura competitiva frente al candidato de Unión por la Patria, Axel Kiciloff.

Por ahora nadie conoce el resultado de estas negociaciones. Existe una realidad que se percibe, las relaciones partidarias no son buenas, pese a los esfuerzos por demostrar lo contrario y eso sin lugar a dudas conspira con el crecimiento electoral para las generales.

Similares situaciones se están viviendo en Unión por la Patria y Libertad Avanza. En el primero de los mencionados, Sergio Massa avanza con sus propuestas económicas que intentan sumar los votos de los sectores del trabajo a eso se refiere su acercamiento con la cúpula cegetista y horadar la potencia electoral que esta mostrado el fundador de LLA.

Mientras que Javier Milei el candidato -hoy- a vencer, sigue su campaña ocupando todos los espacios televisivos y enviando a sus colaboradores más inmediatos a explicar los alcances de sus propuestas, fundamentalmente la ‘dolarización’ que esta siendo cuestionada desde múltiples sectores de la economía, las finanzas y sectores empresarios.
Pero también esta mostrando ‘grietas’ internas, dado su posicionamiento centralista, objetando todo aquello que -de alguna manera- contradiga los objetivos que ha fijado para su futuro gobierno, si llega a la presidencia.

Esto ya le ha valido contradecir muchas de las observaciones que sus equipos económicos -dice tener varios armados- opinan sobre el Banco Central, la dolarización, la eliminación del Conicet, el arancelamiento educativo, entre otros puntos.

El más reciente y que ha trascendido fueron las declaraciones de la economista Diana Mondino,sindicada como posible canciller de su gobierno, respecto a la situación de los kelpers, refiriendose a Malvinas.

Los dichos de la profesional, muy considerada en todos los ámbitos, no han sido del agrado de Javier Milei, quien estaría analizando reemplazaría por Guillermo Francos.

En síntesis son los movimientos que se están produciendo como efecto del reacomodamiento que cada uno -de acuerdo a su estrategia- esta llevando a cabo para lograr volcar parte de los 12 millones de votos ‘flotantes’ y debilitar a sus oponentes.

El resultado se verá en el futuro. Nada esta dicho ,ni asegurado o el voto, todo es una gran incógnita.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.