MARTES 29 de Noviembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

La realidad política

Nadie puede negar, a esta altura de los acontecimientos que se viven en el escenario político, nacional y provincial, momentos muy conflictivos. Lo que mencionamos, en nuestra entrega del martes, está plenamente materializado. La campaña 2023, está en marcha.

La hábil estrategia montada por la titular del Senado de la Nación, dio los resultados que se buscaban. Su victimización, ante lo que ella considera una Justicia ‘vengadora’ que identifica con un sector político, cumplió con su objetivo.

Un nutrido sector de partidarios afines al pensamiento kirchnerista y de La Cámpora, movido por sus ‘dirigentes‘ internos se movilizaron y provocaron la reacción del gobierno de la ciudad, generando de esta manera el sustento a sus manifestaciones que señalaban, al segmento opositor, como coartando las libertades personales.

Que la movida sustentada en salir en defensa de quien consideran su líder y conductora, de un motivo, por ahora, vacío de contenido, atento a que solo hay un proceso en marcha y un posicionamiento fiscal, que nadie asegura pueda prosperar, buscaba otros objetivos, que no aparecieron, en una primera etapa, pero que luego se fueron mostrando con los cánticos y cartelería que señalaban ‘Cristina Presidenta’.

Nadie pone en duda lo que provocaron, miles de personas, que prácticamente tomaron un barrio por asalto, pernoctando, haciendo de la vía pública un baño, improvisando parrillas, entre otras actividades que desplegaron, impidiéndoles a los vecinos, el merecido descanso y la libre movilidad, era un atropello a los derechos que constitucionalmente tiene cada miembro de esta sociedad.

No tenemos formación que nos permita realizar un juicio de valor sobre la actitud que tomaron las autoridades de CABA, en defensa de mantener el orden y el respeto que debe primar en toda comunidad organizada y que, en esta oportunidad, estaba siendo vulnerada.

Algo sí es claro, más allá de los argumentos esgrimidos, las medidas fueron extremas, debiendo -eso también lo sostuvo un fallo judicial- el control de la calle, pero sin cercenar el derecho de quienes pretendían expresarse públicamente. Cierto o no, se verá en las apelaciones judiciales a la resolución judicial, que así lo determinó.

Si algo puede considerarse, es que todos tienen un poco de razón. También es cierto que pudo más el sentimiento partidario y personal, que el sentido común y la ausencia de ver la jugada más allá de su resultado.

Hoy está claro. Sobre aquellos que expresaron su pensamiento, objetando, no los controles, sino las vallas y una acción, manifiestamente belicosa, de las fuerzas de seguridad, son apuntados políticamente, mezclando “melones con sandías”. El “todo vale” para intentar prevalecer políticamente, creemos que tampoco sirve. Y eso sí debe ser observado con mucho detenimiento. Se están vulnerando principios constitucionales y el país se anarquiza.

También los silencios conspiran y suman más incertidumbre a la que venimos observando, desde hace un tiempo. En la escena política pampeana, se han vivido episodios que, pareciera, hoy, pretenden reiterarse.

El objetivo que se había fijado la vicepresidenta de la Nación, se cumplió. Logró, de una manera, que parecía poco probable, unificar un criterio militante del peronismo.

El resultado final, es difícil de aventurarlo. Recién han comenzado a cruzarse los primeros lances de esta pelea por el 2023 y la jugada, tuvo tanto éxito que enfrentó internamente a la oposición, donde varias de sus figuras preponderantes, con ambiciones presidencialistas, confrontan con criterios diferenciados.

Nada claro el panorama. El tiempo irá despejando el terreno y podrán evaluarse con alguna certeza, quiénes serán los protagonistas de esta nueva etapa electoral.

Creemos que lo que no debe perderse de vista, es el futuro de la provincia de La Pampa. Más allá de lo que suceda en el orden nacional, donde una puja de poder, está desvirtuando el valor federal que debemos defender a cualquier precio.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.