DOMINGO 02 de Octubre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

La Podología, una rama de la medicina poco valorada

Pie es una de las partes del cuerpo que más abuso sufre y menos cuidamos; soporta el peso del cuerpo, nos ayuda a caminar, bailar, deporte y sólo nos acordamos de él cuando nos duele. Los pies son fuertes y flexibles, con una estructura de 26 huesos, 107 ligamentos, 33 articulaciones y 20 músculos.

El profesional sanitario especialista en el tratamiento y cuidado integral del pie es el Podólogo/a. El pedicuro/a se ocupa del tratamiento estético del pie.

El podólogo/a es el profesional sanitario universitario con los conocimientos, habilidades y aptitudes para realizar las actividades dirigidas a la prevención, al diagnóstico y tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies, mediante procedimientos terapéuticos podológicos. Actúa de forma autónoma o dentro de un entorno multi o interdisciplinar, con una identidad bien definida.

La Podología es la rama de las ciencias de la salud que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las patologías, enfermedades y alteraciones que afectan al pie. Su campo profesional se circunscribe a diagnosticar, prescribir, administrar y aplicar tratamientos farmacológicos, ortopodológicos, físicos y quirúrgicos en las enfermedades y deformidades de los pies.
 
Funciones del podólogo/a

El podólogo/a es un profesional de la salud que tras una formación universitaria está capacitado para tratar todas y cada una de las afecciones del pie.

Quiropodia: Corte y fresado de uñas, eliminación de helomas e hiperqueratosis y pulido e hidratación del pie y talones.

Biomecánica de la marcha: Estudio de marcha normal y patológica; la distribución dinámica y estática de las presiones que recibe el pie, y cómo esto afecta al resto del cuerpo.

Farmacología: El podólogo/a o podiatra está habilitado para la preinscripción de fármacos al igual que el médico y el odontólogo.

Ortopodología: Tratamiento del pie a través de ortosis de siliconas, soportes plantares, férulas nocturnas y diurnas, corrección de uñas (ortonixia).

Cirugía podológica: Todas las técnicas quirúrgicas por debajo del tobillo, para solucionar la patología del pie

Podología pediátrica: Especializada en el pie del niño y sus afecciones más comunes.

Podología deportiva: Especializada en el gesto del deportista y en sus afecciones más comunes.

Podología geriátrica: Especializada en el pie del anciano.

Pie diabético.

Dermopodología. Tratamiento de uña incarnata o encarnada, onicomicosis, verrugas plantares ‘papilomas’, lesiones dérmicas.    

Decálogo para mantener sanos los pies

1) Examine regularmente sus pies aunque no le duelan. Es su medio de locomoción para toda la vida.
2) Lávese los pies a diario y séquelos bien, especialmente entre los dedos.
3) Corte las uñas de los pies de forma recta, pero no demasiado cortas y vigile cualquier alteración como engrosamiento, cambio de color etc ya que pueden esconder distintas enfermedades.
4)    Es muy importante la elección del calzado adecuado. Cómprelos al final del día cuando los pies están más dilatados. Debe proteger al pie, ajustarse al mismo sin oprimirlo y ser de materiales naturales. El tacón no debe sobrepasar los 4 ó 5 centímetros y la puntera será lo suficientemente amplia.
5)    Seleccione el tipo de calzado en función de la actividad que va a realizar (andar, trabajar, deporte...).
6)    Utilice más de un par de zapatos y alterne su uso. Deséchelos si están gastados o deformados.
7)    Evite andar descalzo, sus pies están más expuestos a lesiones e infecciones, aunque los baños en el mar son recomendables.
8)    Sea cauteloso con los remedios caseros, el autotratamiento puede dar lugar no sólo a no eliminar el dolor sino a provocar otros.
9)    Controle las grietas y heridas en la piel, pueden anunciarle patologías solapadas.
10) El dolor de pies no es normal. Si éste se produce y persiste, consulte a su podólogo/a.

Dr. Juan José Penna

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.