MARTES 07 de Febrero de 2023
 
 
Compartir
Twittear
 

La leptina, la “hormona de la grasa”

La leptina es una hormona de 146 aminoácidos producida a partir de un precursor de 167 aminoácidos, cuya identificación ha revolucionado los conocimientos fisiológicos sobre la regulación del peso corporal. Tiene su origen en diversos tejidos, principalmente en el tejido adiposo y es secretada a la circulación sanguínea, por donde viaja hasta el cerebro y otros tejidos, causando pérdida de grasa, disminución del apetito u otras funciones, dependiendo de las células blanco. Para poder realizar sus funciones la leptina debe unirse a sus receptores específicos, localizados en distintos órganos, existiendo por lo menos seis de estos receptores.

Por otra parte, se ha descrito en las personas obesas un estado de resistencia a la leptina que se caracteriza por una pérdida del balance energético a pesar de tener una mayor concentración de leptina tanto en suero como en líquido cefalorraquídeo. Esta resistencia se ha explicado con base en la saturación del sistema de transporte de la leptina o bien en alteraciones en los receptores.

En cuanto a los niveles de leptina sufren importantes variaciones lo que sugiere una modulación multifactorial de su secreción. A partir del descubrimiento de la leptina en 1994 se han realizado una gran cantidad de investigaciones que han permitido dilucidar la complejidad y diversidad de funciones de esta proteína. Existen enormes perspectivas de llegar a utilizar leptina endógena para el tratamiento de la obesidad, padecimiento de gran incidencia, sobre todo en los países industrializados.

Investigadores del Hospital de Addenbrooke en Cambridge, Reino Unido, han estado tratando de encontrar genes que, al ser alterados, causan obesidad en algunos pacientes,. Hasta ahora, hay siete defectos genéticos conocidos que causan obesidad.

El informe de este equipo aparece en una edición del New England Journal of Medicine. Este mismo equipo de investigación había demostrado anteriormente que quienes tenían un defecto en la leptina tendían a volverse gravemente obesos.

El este estudio, se hizo una secuencia de un gen receptor de la leptina en 300 adultos y niños que tenían obesidad grave de aparición precoz, entre ellos 90 miembros de familias. Entre esas personas, los investigadores buscaron mutaciones comunes del gen.

De las 300 personas, 8 (el 3 por ciento) tenían mutación en el gen receptor de la leptina. Cada una de las nueve mutaciones detectadas afectaba la capacidad del receptor para enviar señales correctamente. Las personas que tenían estas mutaciones eran gravemente obesas y también presentaron cambios en la función de su sistema inmunitario, además de pubertad retrasada.

Esta es otra pieza del rompecabezas para hallar rutas que tengan que ver con el control del peso y nos enseña un poco más sobre cómo la leptina envía señales al cerebro y ofrece un patrón para encontrar mejores maneras de prevenir y tratar la obesidad.

Dr. Juan José Penna

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.