MARTES 20 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

La disputa política: ¿Esta hoy, en la agenda de la sociedad?

Es un hecho singular, que no debería llamarnos la atención porque es habitual en el mundo de la política, pero que en esta oportunidad ha quedado plasmado en un encarnizamiento, sin importar demasiado la metodología, para encontrar el camino hacia el poder. Pero fundamentalmente lograr estar por encima de la sociedad en general.

El sentirse inalcanzable, desconociendo a los poderes del Estado Democrático, nos pone delante de la figura de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quién sostiene que “...ya esta en la historia...” presuponiendo que nadie puede juzgar sus actos en el mundo terrenal en el que nos movemos todos.

Es en verdad un pensamiento mesiánico, que nos remonta a otras épocas, en la que determinado personaje se encontraba en un estado de ‘suprema elevación’ y suponía que: “Resultaba el Mesías, o enviado de Dios, que liberaría al pueblo”. En esta cita es Israel, pero para ella, es Argentina.

Es una manera de sentirse ‘ninguneado’, ‘disminuido’ por una clase política, que nos ve como un medio para lograr sus fines. Realmente es una situación que amarga, porque cada uno desde su puesto de actividad en lo social, laboral, científico, tecnológico, construye la Nación, la hace crecer, y brega por tener un mañana para sus hijos.

Ellos, son los verdaderos ‘mesías’ argentinos que componen el tejido social y desde donde elaboran su futuro, sin pensar en ‘que van por todo’, porque saben que la realidad pasa por el esfuerzo común y no por la desmedida ambición de unos pocos.

Hoy estamos viendo que dentro del oficialismo, llámese coalición Frente de Todos, se esta librando una batalla por lograr el poder omnipotente. Estamos frente a un escenario, donde la ausencia de autoridad presidencial ha quedado materializada, en su subordinación a los deseos de quién hoy, sin lugar a dudas, lo detenta en Argentina.

Los condicionamientos que plantearon los alfiles kirchneristas y camporistas, en la mesa política, generada por el incipiente ‘albertismo’, fue realmente apabullante. Lograron que se expidieran sobre un tema que no estaba en la agenda presidencial, como era discutir la proscripción judicial ejercida contra la vicepresidenta, tras una condena por corrupción, de acuerdo al fallo: comprobada. 

Fijaron posición en torno a ofertarle a Cristina Kirchner que acepte ser candidata. Este planteo, que entendemos la vicepresidenta desechará, dado que es consciente que los números no le otorgan posibilidades; pero le entregan el báculo del poder para que vuelva a usar el ‘dedo’, en quiénes hoy aparecen mejor posicionados políticamente en el oficialismo: Sergio Massa y ‘Wado’ de Pedro.

Las ‘llaves del reino’ nuevamente en su poder y por la voluntad de quienes integran la coalición ‘frentista’. Nada cerrado, todos en las ‘gateras’ y la bandera a cuadros en las manos de la vicepresidenta.

En la oposición un juego similar

En el marco opositor, reina el mismo desconcierto: “Muchos caciques, pocos indios”, diría el viejo refranero. Con diferencia de status de poder, pero en carrera, utilizando diferentes estrategias, para consolidarse como el candidato de Juntos por el Cambio.

Allí se conjugan las fuerzas del radicalismo, que ostenta un poder territorial indiscutido, frente al PRO, línea política fundada por Mauricio Macri, que no logra ‘cuajar’ definitivamente y ofrece enormes debilidades territoriales, que pretende disimularlas en una negociación, que por ahora esta lejos de ser positiva.

La victoria radical lograda en La Pampa, más allá de las consideraciones que procuraron bajarle los decibeles a una derrota ‘amarilla’ que no esperaban a manos de los ‘boina blanca’, puso sobre el tapete, que hoy no constituyen la fuerza más poderosa.

Este fenómeno, aunque el caudal de votantes halla sido pequeño, comparable a otros estados provinciales, alentó a la UCR, que fue quién secundo la victoria de Macri, a constituirse en las cabezas de las listas que competirán en las PASO y posteriormente si los números le dan en las presidenciales de noviembre o diciembre del presente año.

El fuego esta encendido y los chisporroteos, más en silencio, pero aparecen. Larreta que pretende hegemonizar el PRO, tiene una situación conflictiva en su mismo territorio, donde son varios los candidatos que se postulan para Jefe de la ciudad y allí chocan con el candidato que eligió para reemplazarlo, el Dr. Fernán Quirós que relanzó su candidatura a jefe de Gobierno y se recalienta la interna del PRO en CABA.

Una situación similar se esta produciendo en la provincia de Bs.As. , en Córdoba, Santa Fé, Entre Ríos, Jujuy, entre otros estados provinciales que ofrecen varios candidatos PRO y de la UCR o líneas locales integradas en coaliciones partidarias.

Estamos recién en el comienzo. No falta demasiado tiempo, por eso muchos estrategas están procurando posicionarse para lanzar sus candidatos. 

Una realidad que sacude a una sociedad que tiene otras preocupaciones. No piensa en ‘clave política’. Por el contrario están mirando la economía, la inseguridad, el avance del narcotráfico, el retroceso social y los graves índices de inflación, pobreza e indigencia.

Los políticos: ¿Se habrán dado cuenta?.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.