MARTES 28 de Mayo de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

La Corte Penal Internacional emitió una orden de detención contra Putin por crímenes de guerra

El tribunal señaló que el presidente ruso “es presuntamente responsable del crimen de guerra de deportación ilegal de niños”.

La Corte Penal Internacional (CPI) informó el viernes de que ha emitido una orden de detención contra el presidente ruso, Vladimir Putin, por crímenes de guerra debido a su presunta implicación en secuestros de niños en Ucrania.

El tribunal señaló en un comunicado que Putin “es presuntamente responsable del crimen de guerra de deportación ilegal de niños y del de traslado ilegal de esa población de las zonas ocupadas de Ucrania a la Federación Rusa”.

También emitió el viernes una orden de detención contra Maria Alekseyevna Lvova-Belova, Comisionada para los Derechos del Niño en la Oficina del Presidente de la Federación Rusa, por acusaciones similares.

La CPI declaró que su Sala de Cuestiones Preliminares había encontrado “motivos razonables para creer que cada uno de los sospechosos es responsable del crimen de guerra de deportación ilegal de población y del traslado ilegal de población de las zonas ocupadas de Ucrania a la Federación Rusa, en perjuicio de niños ucranianos”.

Las órdenes de arresto de este viernes representan los primeros cargos internacionales presentados desde el comienzo de la guerra y llegan después de meses de trabajo de un equipo especial de investigación a las órdenes del fiscal jefe de la CPI, Karim Khan. Para su emisión ha sido necesario que un panel preliminar de jueces aceptara la validez de las pruebas presentadas.

La posibilidad de que la CPI finalmente juzgue a Putin es prácticamente imposible por varios motivos: la Corte no puede atender casos ‘in absentia’ del acusado, y Rusia se retiró en 2016 del Estatuto de Roma que sirve de cimiento legal para el tribunal, y el Kremlin no tiene la más mínima intención de entregar a ningún oficial ruso a la Corte, como ya ha reiterado en numerosas ocasiones.

Sin embargo, la CPI sí está capacitada para imputar a Putin, dado que no reconoce la inmunidad para los jefes de Estado en casos de crímenes de guerra, crimen contra la Humanidad o genocidio. Como nota particular, la CPI ha hecho un caso excepcional al identificar por nombre a Putin y Lvova-Belova, en contra de la doctrina habitual que favorece el anonimato, al indicar que “el conocimiento público de las órdenes puede contribuir a la prevención de la comisión de nuevos delitos”, particularmente el de la deportación infantil forzada, “que todavía continúa”.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.