MIÉRCOLES 24 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

La confrontación está en su esencia

Para Javier Milei, presidente argentino, enfrentar todo aquello que, él entiende puede afectarlo o fija un posicionamiento que contradice aquello que sostiene es lo correcto, es motivo para que se produzca la confrontación abierta.

Ha materializado en manifestaciones a diferentes medios: “Si me buscan me encuentran...”, como una consigna que va guiando sus pasos gubernamentales, dentro y fuera del país.

Alguien hacía notar que marcadamente es un síntoma específico de una persona que siente placer en repeler todo aquello que considera que vulnera su imagen o su accionar político, sin dejar de lado su virulencia y violencia cuando las críticas u opiniones se centran en su hermana o en sus perros, a los cuales identifica como “sus hijos”.

En apretada síntesis; Javier Milei es un ser humano diferente, plasmado en una estructura mental que encontró una vía para ponerla en evidencia, cuando resolvió, junto a su hermana, hoy “El Jefe” Karina Milei y su asesor estrella Santiago Caputo, que se le abría posibilidades en el mundo de la política.

Pasó de ser una figura de los programas de espectáculos, en los cuales sobresalía por un desparpajo no demasiado común, sumado a una característica que comenzó a darle espacios en un medio realmente competitivo, su desenfado y particular forma de ver la realidad.

Llegó a la política, un escenario diferente, pero que se prestaba idealmente para sus propósitos. Una gran parte de la sociedad, -especialmente en esta primera instancia- el target joven adolescente, joven adulto y mayores hasta los 35 a 40 años, comenzó a mirar atentamente un proyecto de política que rompía los esquemas de más de cuatro décadas.

Se plantaba disruptivo y marcaba su odio a la “casta que ejercía el poder, por considerarla corrupta y el mal de todos los argentinos”.

Estas peculiaridades, fueron mostrando el nacimiento de una nueva clase de política que odia la casta, pero no vacila en usarla para cumplir sus propósitos. Que evidenciaba el sueño de Javier Milei, que alentaba sus acciones, sentirse como el “mesías”, que las “Fuerzas del Cielo” están con él y que son guardianes de todas sus actividades. Se ve como un “liberal-anarcocapitalista”, destinado a ser líder en el mundo; imaginándose como una referencia mundial en la aplicación de las normas que rigen el libre mercado y la libertad individual en donde cada uno es responsable de sus acciones y consecuencias.

Colaboran y dan “letra” para consumar estos planes Karina Milei y Santiago Caputo, quienes han constituido el “trípode” sobre el cual se está sustentando su “anhelado futuro de grandeza”.

En este escenario fracturado y debilitado por las diferencias internas, comienzan a fraguarse los “acuerdos”. Aparecen los opositores dialoguistas que pretenden quedar bien “con Dios y con el diablo”, pero que han sufrido el desgaste de haber pulverizado el frente que alguna vez los consolidó en el poder y hoy dependen de aquello que quiere Milei.

Después está una oposición, con algún residuo de dureza menor que no tiene incidencia alguna, en ninguno de los poderes constitucionales. Solo utilizan los mecanismos de su experiencia en los “contubernios” políticos y procuran usarlos intentando mostrar un poder que hoy ya no tienen y están lejos de recuperarlo.

Cuando no hay confrontación con sus propios, salen a buscar contendores; hoy el elegido es Pedro Sánchez, el presidente español, con quien las diferencias parecieran no tener fin y se preanuncian más conflictos que ponen en riesgo las relaciones comerciales, porque las diplomáticas pasan por un muy mal momento y desde hace 24 horas también la Iglesia y los curas villeros.

La Libertad Avanza, a nivel gobierno, asiste a las diferencias por el manejo del poder que se ha establecido entre Luis Caputo, Federico Sturzenegger y, sin mostrarse demasiado, se observa cual será la actitud del Jefe de Gabinete, Guillermo Francos a quien pretenden vaciar de poder.

Milei espera y hasta ahora no muestra a quién respaldará. Ya lo hizo con la ministra de Capital Humano Sandra Pettovello que -por ahora- pareciera inamovible, aunque está en la mira del “Jefe” Karina Milei.

Otra funcionaria en el ojo de la tormenta sigue siendo la canciller Diana Mondino. Su continuidad está atada a diversas circunstancias, una de ellas se presume podría ser reestablecer las buenas relaciones con China, especialmente ahora cuando el presidente adelantó que pretende visitar a Xi Jimping.

Tormentas hay, por ahora son solo relámpagos y escasa lluvia, comunes estados climáticos de una política que llegó al poder sin la fuerza ni respaldo necesarios.

Todo sigue su ritmo frenético. Los feriados que se avecinan pondrán algo de calma. Habrá descanso y análisis profundos para tomar las medidas adecuadas.
Javier Milei, prepara su escenario para encarar una nueva etapa. Lo realiza en privado, rodeado de su hermana Karina y del asesor Santiago Caputo.

La semana próxima vendrá con novedades. Solo hay que tener paciencia y ver que planea el presidente.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.