LUNES 05 de Diciembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Incontinencia urinaria en la mujer 

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. Los tipos más comunes de incontinencia urinaria que afectan a la mujer comprenden grandes grupos: uretral y extrauretral.

La que se manifiesta por vía uretral, la más frecuente, es la denominada “genuina de esfuerzo”, en segundo lugar la “incontinencia de urgencia” y en el tercer lugar la asociación de ambas o tipo mixto. En la que se presenta por vía extrauretral, la causa más común es la debida a fístulas genitourinarias.

La incontinencia uretral tiene bases fisiopatogénicas fundadas en el conocimiento de que la presión de la uretra, en condiciones normales, es mayor que en la vejiga, dando por resultado la continencia urinaria. En ausencia de la contracción del detrusor y de la sobredistensión vesical, se hace mayor la presión vesical que la uretral; la consecuencia es la incontinencia. 

La incontinencia extrauretral ocurre como resultado del paso de orina a través de una comunicación anormal entre los aparatos genital y urinario. De esta anormalidad, la más frecuente es la fístula vésico-vaginal. 

Tratamientos:

 - Entrenamiento de control de la vejiga. Se usa para dar tratamiento a la incontinencia de urgencia y también puede usarse en el tratamiento de la incontinencia de tensión. Las personas aprenden diferentes maneras de controlar su urgencia por orinar. 

Un ejemplo es la distracción (pensar en algo diferente). Otra técnica que también se usa es conocida como horario para vaciar la vejiga; que quiere decir que la persona tiene un horario específico para ir al baño. Esta técnica ha resultado ser muy eficaz para ayudar a los pacientes en asilos de ancianos. 

-Ejercicios del músculo de la pelvis. También conocidos como ejercicios Kegel, se usan para el tratamiento de la incontinencia de tensión. Estos ejercicios ayudan al paciente a fortalecer los músculos que rodean a la vejiga. 

-Algunas personas necesitan tomar medicamentos para el tratamiento de las condiciones que causan el problema. Los que se usan con mayor frecuencia son para el tratamiento de: Infecciones, para reemplazar hormonas, para evitar que el músculo de la vejiga tenga contracciones anormales, o para fortalecer los músculos del esfínter. Su médico le dirá si necesita usar medicamentos y cómo y cuándo tomarlos.

-La cirugía a veces es necesaria para ayudar a dar tratamiento a las causas de la incontinencia. La cirugía puede: 

 *Volver a colocar el cuello de la vejiga en su lugar adecuado (en las mujeres que padecen de incontinencia de tensión). 
 *Quitar el tejido que provoca un bloqueo. 
 *Componer los músculos débiles de la pelvis. 
 *Agrandar la vejiga para que pueda guardar más orina. 

Existen muchos diferentes procedimientos de cirugía que se pueden usar en el tratamiento de la incontinencia urinaria. El tipo de operación que le recomendarán depende del tipo y causa de su incontinencia.

Existen muchas personas que por vergüenza o desinformación no consultan y se ‘acostumbran’ a convivir con este problema que disminuye significativamente su calidad de vida.

Dr. Juan José Penna

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.