VIERNES 19 de Agosto de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Especialista nacional destacó que el diálogo es clave para la convivencia escolar

"Observamos en nuestras investigaciones que, en los casos en que estudiantes ejercen algún tipo de violencia, no tuvo lugar el diálogo. Y el instrumento privilegiado de trabajo en las escuelas es precisamente la palabra”, manifestó Carina Kaplan, en su paso por La Pampa.

Kaplan es doctora en Educación por la Universidad de Buenos Aires y magíster en Ciencias Sociales, con mención en Educación por la FLACSO. Junto a la mágister Noemí Aizencang, visitaron la Provincia para el dictado de conversatorios y talleres sobre escolarización en tiempos de pandemia y pospandemia, vínculos y reencuentros, destinados a directivos de nivel Secundario, asesores/as pedagógicos/as de escuelas secundarias orientadas y técnicas, y funcionarios/as del gabinete educativo pampeano. 

Durante las actividades organizadas por el Ministerio de Educación Provincial, a través de la Subsecretaría de Educación Técnico Profesional, la especialista detalló que, ante la inquietud acerca de los hechos de violencia en las escuelas, reflexionaron de manera colectiva sobre cómo poner en palabras la conflictividad existente. “Distinguimos distintos tipos de violencia: la física, que puede ser hacia otros y otras, pero también la violencia contra el propio cuerpo, referida a expresiones de suicidio o autolesiones.También existen las violencias simbólicas que se expresan en humillación, formas de racismo, tratos descalificatorios. Entonces, debatimos sobre cómo generar un lenguaje en las escuelas que permita promover vínculos más fraternos, donde nadie se sienta excluido/a, donde nadie se sienta solo/a” señaló a la Agencia Provincial de Noticias.

En relación a las políticas educativas que implementa la Provincia, mencionó la importancia de los Círculos Proactivos, en tanto espacios de diálogo y de conversación para comprender cómo se sienten los y las estudiantes, cómo transitaron el tiempo de aislamiento y cómo regresaron presencialmente a los establecimientos escolares. “A mí me conmueve en La Pampa el compromiso ético que tienen educadores y educadoras para sacar adelante a los y las estudiantes, el trabajo que realizan para cumplir su promesa de mayor igualdad y reciprocidad. Observamos en nuestras investigaciones que, en los casos en que estudiantes ejercen algún tipo de violencia, no tuvo lugar el diálogo. Y el instrumento privilegiado de trabajo en las escuelas es precisamente la palabra”. 

Al cierre, Kaplan dijo que la escuela es la gran esperanza de reconstrucción del tejido social. “La promesa no puede cumplirse por sí sola, debemos generar mejores condiciones y recursos para nuestras infancias y juventudes, pero sin escuela seguramente no habrá posibilidad de una sociedad distinta”.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.