JUEVES 11 de Agosto de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

En cuatro meses funcionará en local propio la panadería social de Metileo

Avanza a buen ritmo la construcción del edificio comunal para la panaderìa social de Metileo. Actualmente, funciona en un inmueble alquilado. El intendente Juan Carlos Pavoni estimó, durante una entrevista con La Reforma, que en cuatro meses el nuevo edificio estará terminado y en plena producción.

“La obra comenzó hace 90 días y ya se terminó con la construcción del tinglado. Ahora ya estamos iniciando la etapa de la obra húmeda. Ya hicimos el acopio de los materiales necesarios y en la próxima semana comienzan con la parte de mampostería. En total, la superficie cubierta será de 120 metros cuadrados”, resumió Pavoni. “Hasta ahora la panadería social funcionó en un edificio alquilado. Desde hace tiempo teníamos el proyecto de construir un espacio propio del municipio”. 

“Se continuará la producción con las máquinas que se utilizan en la actualidad. La panadería fue inaugurada en 2017”, recordó. “Si bien tenemos el proyecto de modernizar parte del equipamiento e incorporar alguna máquina más, por ahora se continúa con las que hay y le damos prioridad a la obra de construcción. Queremos que el nuevo edificio esté en las mejores condiciones de seguridad e higiene”, respondió.

Función social

En la actualidad, son tres las personas que se desempeñan en la panadería del pueblo, “con una producción diaria de una bolsa y media de harina por día (aproximadamente 75 kilogramos). Esa cantidad alcanza para abastecer a toda la localidad con especialidades como el pan y otros derivados, por ejemplo pre pizzas, facturas, criollitos. La panadería es administrada por el ente descentralizado del municipio ‘Metileo comercial’, que aporta dos empleados, más otro trabajador que depende directamente de la comuna”, detalló el jefe comunal.

Afirmó Pavoni que “con las ventas que realiza la panadería, alcanza para responder a todos los costos, incluidos los salarios de esos tres trabajadores. Esta pequeña empresa logra, entonces, varios objetivos en simultáneo porque sostiene tres fuentes genuinas de trabajo y cumple una función social -porque el precio del pan es de $160-. Se les vende a muchos negocios del pueblo, a los que se les bonifica el precio para que puedan tener una pequeña utilidad. Esa forma de trabajo nos ha permitido regular el precio del pan a nivel colectivo. Antes, cuando no había panadería local, los consumidores tenían que afrontar otros precios, en los que estaba incluido el costo de la logística para llevar la mercadería desde otros lugares”, explicó.

 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.