MIÉRCOLES 24 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

El dilema que se avecina

Es difícil aventurar resultados ante las perspectivas que se barajan en torno al plexo de Ley Bases y Reforma Fiscal, con sus contenidos originales de Diputados y las modificaciones que sufrió en el Senado.

Como bien lo establece el término: “Un dilema o disyuntiva es un asunto o una elección en que existen solo dos opciones mutuamente excluyentes, es decir, en que se debe tomar una decisión que niega su alternativa y que al mismo tiempo no resulta del todo aceptable”. A eso nos enfrentamos los argentinos.

Ante esta barrera, donde se conjuga lo ideológico con lo partidario de cada sector, no dejan librado al azar las cuestiones que hacen a las estrategias que cada uno de los participantes de esta “asamblea dispar y rodeada de incertidumbre y dudas” jugarán para ganarse una sociedad que, hoy, está agrietada, moviéndose entre aquello que eligieron, pero lo sufren, y el espanto que les produce reencontrarse con experiencias que significaron una frustración en lo social y económico, en el pasado.

“Un dilema moral es una situación extrema de conflicto moral en la que nuestro (a) agente no puede seguir un curso de acción que sea conforme con sus dos obligaciones en conflicto”.

Dilemas morales reales: plantean situaciones conflictivas sacadas de la vida diaria y de sus problemas. Se basan en hechos concretos, reales, cercanos en el tiempo y el espacio. Suelen extraerse de los distintos medios de comunicación, de situaciones o sucesos históricos, de situaciones o vivencias personales.

Aunque en el caso que nos ocupa es la suma de todo eso tras un objetivo planteado, desde un paradigma político nuevo, disruptivo, que para concretar sus fines no vacila en generar y agudizar indicadores que señalan que hay más desocupación; aumenta la pobreza; que la indigencia ha llegado a niveles impensados y en ese marco se señala el deterioro que se está produciendo en la niñez.

Y hemos dejado las consideraciones negativas que se conocen sobre el daño del sistema de salud, educación, disminución exponencial de la fortaleza de las Pymes; las medidas de las grandes empresas que reducen gastos -mano de obra laboral- para alcanzar un equilibrio entre los egresos e ingresos, y que nos señala que estamos en una profunda crisis.

Y en medio de estos conflictivos temas se empeoran las protestas de los sectores gremiales que han quedado rezagados -en lo salarial- respecto a esa medición que atormenta a las familias de los trabajadores cuando ven que no llegarán a cubrir la canasta básica alimentaria. <EM>Produciéndose un “cuello de botella” entre el reclamo legítimo y las posibilidades reales de responder positivamente.

La semana próxima depara niveles de conflictividad que, según resulte la discusión en la Cámara baja, se manifestarán con mayor o menor contundencia.

El gobierno nacional, a través de varios de sus interlocutores, siendo el más prominente, por llevar las riendas de la negociación y los acuerdos, Guillermo Francos, sostiene que la Cámara de origen deberá ratificar el mandato mileísta y reconfirmar el proyecto Ley Bases y Reforma Fiscal, tal como se envió al Senado, que como Cámara revisora, realizó modificaciones estructurales de importancia que el Poder Ejecutivo no acepta, entendiendo que afectará el Superávit Fiscal.

Hay cuestiones de orden reglamentario que se están evaluando. Se analizan las diferentes interpretaciones que han realizado los constitucionalistas, que han opinado sobre la materia en discusión, y se le agrega la intransigencia del presidente que sostiene: “Aquello que haga peligrar el superávit fiscal, será vetado”.

Es indudable que nos aprestamos a enfrentar una semana difícil, porque también tambalea la estructura del staff ministerial y otras áreas funcionales del Estado, atento a las circunstancias que se conocen, caso del ministerio de Capital Humano al mando de Sandra Pettovello, severamente cuestionada y hoy en la mira de la Justicia abocada a llegar al fondo de la cuestión en el caso alimentos y sobresueldos, a través de convenios con la OIE.

Se habla de transformar la actual integración gubernamental. El presidente Javier Milei estaría abocado al análisis de los rendimientos de cada uno de los integrantes para resolver su continuidad, la rotación, o directamente el recambio, entendiendo que de aprobarse la Ley Bases y la Reforma Fiscal surge la figura del mentor de Milei en plano de la reformulación del Estado, Federico Sturzenegger, quien se prevee tendrá notable influencia en los planos de regulación del gobierno y la instrumentación económica.

Es un ámbito convulsionado, donde reina gran incertidumbre, atento a que las señales del equipo presidencial -Javier Milei, Karina Milei, Santiago Caputo- deliberan en torno a los pasos a seguir. Ellos son los protagonistas centrales de lo que pueda suceder.

Las señales de “El Jefe”, Karina Milei, en torno a su proyección política abre una serie de interrogantes en lo que se refiere al futuro de su hermano -hoy el presidente- que ha mencionado en reiteradas oportunidades que se prepara para un segundo mandato.

La controvertida e influyente Secretaria General de Presidencia, ya está lanzada en el armado nacional de la La Libertad Avanza, siendo estos los primeros pasos para consolidar su integración en todo el país, conformando el partido que hoy no tiene estructura.

Todos los escenarios de la política nacional están movilizados. Hasta el momento no han surgido opciones políticas nuevas que puedan enfrentar al líder libertario mostrando que existe otra alternativa.

Lo que está es conocido y la realidad indica que un gran porcentaje de la ciudadanía ha optado por un cambio, no importa cómo, pero quiere buscar alternativas, que hoy no las encuentra.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.