LUNES 17 de Junio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Dudas en un escenario incierto

Podía llegar a presumirse que los marcos políticos que se venían materializando, tanto del oficialismo, como de la oposición marcaban claramente que nadie tiene nombres claves que puedan asegurar triunfos, tanto en provincia de Buenos Aires uno de los principales distritos del país como en los estamentos nacionales, llámese presidenciales y legislativas.

Resulta difícil procurar un análisis que ofrezca certezas, en razón de las circunstancias que rodean al juego de las estrategias para llegar al poder. <EM>Señalan indecisiones, nombres que suben y bajan sin lograr acuerdos en síntesis: enorme incertidumbre.

Dentro del oficialismo, la provincia de Buenos Aires es una ‘bomba de tiempo’, atento a que, además del actual gobernador que pretende un nuevo periodo, hay otras figuras de la coalición, que han manifestado que se presentarán en las PASO, para el mismo cargo, por caso la actual ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz.

Al parecer, establecidos los candidatos que podrían competir en estas primarias obligatorias, los ojos están puestos en las decisiones que giran en torno a los nombres presidenciables.

A quien se le otorga la facultad de nominar o no, Cristina Fernández de Kirchner, por ahora guarda un cerrado silencio, gesto que, como es habitual en ella, siempre dice mucho más que cuando habla.

En la grilla de posibles candidatos, se están alineando varios nombres, cuyas realidades electorales están lejos de serles favorables, dados los márgenes de negatividad que detentan.

Agustín Rossi, Wado de Pedro, el candidato que contaría -según dicen- con el visto bueno de la fundadora del Instituto Patria. Sergio Massa, que no niega, pero tampoco afirma su decisión de postularse para ocupar el lugar de Alberto Fernández, entendiendo que su exigencia de consensuar un solo candidato, sin PASO, hoy le está jugando en contra. Boyando sin decidirse el embajador Daniel Scioli, que dice estar comprometido a participar de la interna.

Por otro lado los sectores sociales, dígase Juan Grabois, Pérsico y otros, estarían abocados a tener fórmulas propias, ninguna consolidada ni confirmada oficialmente, pero las reuniones se siguen realizando en procura de consensuar nombres.

Por el lado de la oposición, zanjada la cuestión del Jefe de Gobierno en la Ciudad, lugar en donde consensuaron que vaya Jorge Macri, siguen las negociaciones por la fórmula presidencial, donde el acuerdo brilla por su ausencia.

Ni Rodríguez Larreta, ni Patricia Bullrich, están decididos a desistir y pretenden que se decida en una PASO, donde aparecerían otros candidatos, pertenecientes a la coalición de Juntos por el Cambio que han manifestado su decisión de ponerse a consideración del electorado partidario e independiente.

Solo y aparentemente sin tener que decidir en una interna, pasando la fórmula a disputar en octubre la presidencial, aparece el fundador de La Libertad Avanza, Javier Milei, que sigue creciendo en la medida que los dos sectores -potencialmente más fuertes- no encuentran puntos de consenso.

La figura de José Luis Espert, diputado nacional, enmarcado entre los liberales, ha anunciado que se postulará para presidente y que el próximo 22 de junio fecha límite para presentar las fórmulas y frentes él dará a conocer quién lo acompañará.

La realidad está en un enorme proscenio donde van todos contra todos.

Abajo una platea que mira con estupor cómo se pelean por los cargos, mientras el país se está cayendo a pedazos.

Esta película fue muchas veces vista por los argentinos y es evidente que -según se observa en las encuestas- no están dispuestos a repetirla.

Este síntoma que debería significar una voz de alerta, es -aparentemente- ignorado por los políticos en pugna. El resultado de esta ‘gran apuesta’ toda una sorpresa.

Desconocer al soberano, pensando que tienen asegurado su voto, puede resultar un error irreparable que los conducirá a la frustración.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.