MARTES 23 de Abril de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Clima de guerra...

Ninguna duda que es lo que se está viviendo en estos momentos en distintos ámbitos del país. La política colocada en un escenario “variopinto” donde todo se está mezclando aprovechando el descanso de la licuadora del presidente Javier Milei.

En otro proscenio los gobernadores procuran -dentro de la sensatez y la cordura- llegar a poder tender puentes con el poder central y acordar mínimos lineamientos que permitan transitar este proceso de cambio soportando los menores daños posibles.

En la calle se escuchan las voces quejosas del gremio de camioneros que, no solo se sienten ninguneados, sino que es posible sufran determinadas acciones que conspiren con aspectos salariales logradas en paritarias y que podrían ser rechazadas por el ámbito del trabajo.

En el Poder Legislativo, las cosas no están mejor. Ya no se habla de las dificultades que existen para negociar o acordar, sino que se está resintiendo la convivencia interna, que más allá de las disidencias ideológicas que, naturalmente existen, siempre se ha procurado llegar a acuerdos que permitan un desenvolvimiento armónico; situación que hoy no se da.

Discutida la autoridad de los responsables de ambas Cámaras, Martín Menem, Diputados y Victoria Villarruel, Senado, ante un “inconsulto” aumento que no responde a la “guadaña” que utiliza el presidente Milei para para evitar erogaciones que provoquen un desequilibrio del gasto fiscal, pone el alerta ante posibles reacciones de legisladores .

Mientras esto sucede, Macri y Bullrich dan una clara muestra del internismo que están viviendo dentro del PRO. Cuando uno recorría la exposición ExpoAgro, en San Nicolás, el otro esperaba en la puerta para no tener que cruzarse.

El país está convertido en una “bolsa de gatos”, todos se pelean con todos, en eso aprendieron bien de las estrategias mileistas. Si todos se enfrentan es más fácil doblegarlos, porque están debilitados. Un mecanismo que le está dando resultados al oficialismo.

El otro tema álgido que preocupa al presidente Javier Milei, ha sido ratificado por un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), una entidad técnica que elabora informes regulares y también otros a pedido de diputados y senadores que, mostró en un reporte que en febrero las cuentas públicas terminaron con un superávit primario, pero a diferencia de enero, en el segundo mes del año no hubo superávit financiero, al agregar en la cuenta el pago de intereses de deuda.

El territorio nacional zozobra, no solo por las dificultades de orden económico, las que se plantean por no alcanzar a cubrir la canasta básica, sino porque las alternativas del cambio están generando un clima donde la alta temperatura es el síntoma que se percibe y que se agrega a los muchos y variados padecimientos que tiene gran parte de la sociedad.

Ayer, los gobernadores se hicieron presentes en la Casa Rosada respondiendo a la invitación realizada por el presidente Javier Milei, siendo recibidos por el Jefe de gabinete Nicolás Posse y el Ministro del Interior Guillermo Francos.

Los mandatarios provinciales llegaron a esta mesa con propuestas y dispuestos a escuchar la voz del gobierno nacional en relación a varias propuestas que tienden a dar solución a problemas financieros, obras públicas y a los mecanismos económicos que implementa el titular de la cartera de Hacienda Luis Caputo, eliminando fondos de diversa naturaleza, generando muchos inconvenientes en los Estados Federales que requieren de los mismos.

El acuerdo o entendimiento que muchos esperaban surgiera de la reunión es no conocer el “paño”. Los condicionamientos persisten y, si bien sacan esto, exigen la contraprestación que será mucho más dolorosa y conflictiva. Fundamentalmente Javier Milei insiste en las “Facultades extraordinarias”, con las cuales no tiene sentido discutir los otros temas, en razón que esas potestades suponen el reemplazo del Poder Legislativo y disponer a su antojo de todo el contenido de su proyecto de Ley Base y DNU, a lo que hay que sumarle el programa que , ya anunciaron, será mucho más amplio que lo que está en discusión en la actualidad.

La reunión muy extensa, donde -se supone- se trataron diversos temas, se hicieron conocer propuestas de ambos lados, pero tal como se presumía no existen definiciones de ninguna naturaleza.

Más allá de todo lo que se pueda haber intercambiado entre representantes del presidente y titulares de los gobiernos provinciales, todo queda supeditado a la decisión de Javier Milei. Nada se cierra si no cuenta con su visto bueno.

Ahora sólo cabe esperar. El país sigue en un cono de sombras donde no se perciben acuerdos que contemplen todo el territorio nacional en su conjunto.

El clima reinante no es el mejor. Las recientes expresiones del presidente Javier Milei marcan su férrea decisión de no ceder en su propósito. Sus criticas abundaron y concluyeron claramente que: “Me midieron mal, me vieron debilitado, por eso les estoy demostrando que estoy más fuerte que nunca”.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.