MARTES 23 de Abril de 2024
 
 
Compartir
Twittear
Pasado el Domingo de Resurrección 

Amplia oferta de “huevos de Pascua” en comercios piquenses

La canasta de Pascuas registró un importante incremento de precios este 2024, en relación al período anterior y la venta no fue la esperada, principalmente en los tradicionales huevos de chocolate, mientras que fue “buena” respecto al pescado, el otro gran protagonista de la fecha.

Pasada la conmemoración religiosa, el pescado continuó ayer comercializándose a precio “normal”; a diferencia de lo que ocurrió con los “huevos de Pascua” que bajaron considerablemente su valor en las góndolas de supermercados y minimercados, ya que los mismos “tienen fecha de vencimiento” y entonces -pasado el domingo de Pascua- “hay que sacarse de encima” el stock sobrante.

En ese marco, cabe apuntar que este año muchos despenseros y kiosqueros decidieron “no apostar” a la venta de los huevos de chocolate, teniendo presente la crisis económica que afecta seriamente la capacidad adquisitiva de los piquenses, como el resto de los argentinos.

Un relevamiento realizado ayer por este medio gráfico permitió conocer que “el pescado se vendió bien” durante la semana anterior, con una demanda creciente a partir del miércoles, que se mantuvo el jueves y se incrementó el Viernes Santo, ya que varios cortes presentan un costo similar a los vacunos, y así no hubo mayor diferencia a la hora de cocinar en casa.

En cambio, no ocurrió lo mismo con los “huevos de Pascua” que grandes y chicos acostumbran a regalar el Domingo de Resurrección, ya que la venta este año fue menor a la esperada, teniendo como referencia lo sucedido en los últimos períodos.

Los “bolsillos flacos” de los consumidores hizo que la comercialización del “chocolate pascual” se enfocara en unidades pequeñas, y no en las de mayor tamaño, cuyo precio superaba largamente los 20 mil pesos, mostrando un notable incremento en comparación con la Pascua de 2023.

Así, en algunos comercios piquenses ayer se observaban góndolas repletas de huevos de chocolate de distinto tamaño, todos “en oferta”.

En el marco de esa variante se exhibían huevos de primera marca de 365 gramos a un precio de $19.500; otros de 225 gramos con un valor de $12.900; e incluso algunos de menor peso, 210 gramos, presentaban un valor más alto, de $15.059.

En tanto, otros productos de 150 gramos se vendían el lunes entre $7.500 y $8.800; al tiempo que otros cuyo peso supera levemente los 100 gramos costaban poco más de 5 mil pesos.

La góndola que tomó como referencia este diario, también incluía el lunes, huevos de chocolate de 55 gramos a un valor de 2.853 pesos por unidad, aunque en menor cantidad que el resto de los productos descriptos, producto de la demanda que tuvieron los mismos en las últimas horas y días, por resultar los más acordes “al bolsillo”.

Productos caseros

Asimismo, como consecuencia del impacto de la suba de precios, la fecha de fin de mes en que se celebró la Pascua 2023 y el “costo más barato” que representa fabricar los huevos de manera casera, fuentes requeridas por La Reforma corroboraron que fue importante la venta de chocolate, para elaborar las capas, al igual que de diferentes productos de confitería que conforman el relleno.

“Muchas familias comparten desde hace años la elaboración de huevos de Pascua, y ahora se notó mucho más el interés”, le indicaron a este diario comerciantes del rubro “Descartables” que también vendieron bien los moldes que requiere la elaboración hogareña.

Tradición

La tradición de regalar huevos de chocolate el Domingo de Pascuas se transmite de generación en generación, involucrando a grandes y chicos.

La historia indica que en los albores de la Edad Media y durante las celebraciones se regalaban huevos de gallina o de pato a los niños. Los cristianos adoptaron esta tradición y, probablemente, la prohibición de comer huevos durante 46 días de penitencia (Cuaresma), decretada por la Iglesia en el siglo IX, fue lo que hizo tan popular su consumo tan pronto empezaba la Pascua.

Así, los huevos eran guardados durante la Cuaresma y cuando se terminaba esta etapa de ayuno, se los regalaban unos a otros. Para conservar y mantener frescos los huevos, se bañaban en una fina capa de cera líquida, creando así la costumbre de colorearlos y decorarlos para regalarlos después.

Posteriormente, a principios del siglo XIX, en Europa, ciudadanos alemanes, italianos y franceses empezaron a hacer huevos a base de chocolate, que contenían regalos en su interior. 

Si bien las prácticas de penitencia y ayuno se suavizaron con el transcurrir del tiempo, la tradición de celebrar la Pascua comiendo y regalando huevos todavía persiste.

 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.