JUEVES 08 de Diciembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Algunos en silencio, otros a los gritos: "Todos están jugando"

Uno podría preguntarse: ¿Cómo podés operar en política en silencio? Y aparecen innumerables respuestas. Todas tienen un margen de verdad que dependen en mucho del factor que hace a su inclinación ideológica.

La realidad indica que cada uno actúa de acuerdo a lo que considera, por experiencia o consejos de los que dicen saber más que el resto, que le rinde más a sus objetivos.

Algunos han puesto claramente de manifiesto que el silencio- que no es estar ajeno- sino una forma de operación política, que te coloca en inmejorable posicionamiento, porque estás "blindando" las posibles negociaciones o reuniones que estás realizando.

Han hecho positivo que en "boca cerrada no entran moscas"- como expresa el refranero popular. Pero es altamente significativo, porque al silencio lo acompaña un buen manejo de los tiempos  y esto evita el desgaste prematuro.

Tampoco nos animaríamos a decir que expresarse a los gritos, que reclamar todo, que criticar a diestra y siniestra, que se convierte en una pieza importante para los medios de información, que siempre están en la búsqueda de aquello que es noticia: es negativo. Presumimos que si lo hacen tendrán evaluado el "mercado electoral” y hacia allí apuntan.

Lo que es una verdad indiscutible es que todos están, no importa el modo, jugando a establecer un camino que los posicione, con miras a las elecciones del 2023.

Aquello que resulta difícil de entender, es que se involucren de lleno en una lucha interna- buscando el poder- y dejen de lado, como acciona el oponente.

Se nos supone que producen un autodesgaste, que pierde de vista el objetivo final. Se están quedando en como utilizan el medio, que en este caso está dentro de su propio reducto y circunstancialmente miran el fin. Tal vez porque supongan que ya lo tienen en el "bolsillo".

Si este fuera uno de los mecanismos de pensamiento político que utilizan, creemos que están errando el camino. Un experimentado hombre de la política, decía: " no debés menospreciar el valor, la influencia y el perjuicio que puede causar, desconocer el rival. Eso puede resultar contrario al objetivo perseguido". 

En política, todos tienen un valor en sí mismo, eso es el "voto", que, cuando están en la urna, vale tanto el del erudito en ciencias políticas como el del peón de campo. Esto claramente significa que el sufragio no está "calificado", por lo tanto igualan su poder cuando se cuentan.

Hoy tenemos los dos escenarios. Los que han silenciado sus estrategias, aunque las siguen desarrollando y los que se han subido al podio antes de correr  los 100 metros finales.

Resulta muy dificultoso poder elaborar una columna, como la nuestra, intentando dar certezas, sobre el andamiaje político actual. Esta demasiado tergiversada la realidad y llevada a extremos, que en algunos casos resulta demasiado preocupante.

Nos vemos limitados, para poder transmitirles  a nuestros lectores, que propone uno u otro de los que hoy disputan lugares de poder a ejercer después de diciembre del año próximo.

No se conocen propuestas. No hay-hasta ahora- programas de gobierno que le permitan al ciudadano evaluar las contingencias de un futuro, bajo uno u otro gobierno, según sea su tendencia.

Tal vez sería importante que comenzaran a preguntarse, que quiere la sociedad y dejen de lado pensar en que les conviene más a ellos. En síntesis los de afuera "no son de palo", en este caso, dado que de su voluntad dependen para llegar al poder político.

Estamos ante una contingencia electoral, donde se plantean, con simultaneidad, la vieja y tradicional forma de hacer política y la formulación del devenir de una generación, que acompañada del notable avance tecnológico de los últimos años, se enfrentan con diferentes opciones y métodos.

De esta manera resulta una mezcla, técnica, si queremos definirla, cuyos resultados dependerá, fundamentalmente, de quienes las manejen. Detrás de cada acción está implícita la experiencia, que cuenta en la valoración de opciones, que por ahora, están definidas en oficialismo y oposición.

Por eso volvemos al principio, a los gritos o utilizando el silencio como herramienta, se podrán obtener los mejores resultados. "That's the question" (Esa es la cuestión).

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.