MIÉRCOLES 28 de Febrero de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Abriendo la “Caja de Pandora”

Con tensiones, una treintena de cuestionamientos legislativos, denominados “cuestiones de privilegio”, mociones que los legisladores pueden presentar durante una sesión cuando consideran que se han afectado los privilegios parlamentarios. Se convierten, así, en un aspecto crucial, previsto por la Constitución Nacional, fue el inicio de la jornada legislativa.

En este caso le apuntaron directamente al presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, al titular del P.E. Javier Milei y al Ministro de Economía, temas que, una vez expuestos, fueron pasados a la Comisión de Asuntos Constitucionales, para que así reciban tratamiento a todos y cada uno de los cuestionamientos planteados.

Durante esa hora y media de exposiciones se produjo un episodio conflictivo, cuando desde uno de los palcos fue insultada la legisladora de izquierda Myriam Bregman, situación que motivó el pedido que -el agresor- fuera retirado del recinto, acto que llevó a cabo el personal de seguridad del Congreso.

Tras identificar al autor del improperio que resultó ser un empresario, identificado como Tomás Agote, se le iniciará una causa judicial.

La sesión, que dado el cúmulo de oradores anotados para el primer tratamiento en general de la Ley Bases, se calcula en más de 40 horas, para una vez concluida esta primera etapa, de ser aprobada, se inicia el tratamiento en particular, de cada uno de los 370 artículos y anexos, que contiene.

Este desarrollo implica que la sesión se prolongue por lo menos durante dos días, es decir que, de no fallar en los cálculos los más experimentados legisladores, se podría tener un resultado el viernes o el sábado, si el pleno decide realizar algún cuarto intermedio y evitar los errores que se podrían producir tras jornadas agotadoras, donde los temas y los posicionamientos son controvertidos.

Esta sesión abre con lo menos trascendente y las exposiciones transitarán por los carriles doctrinarios, sobre los artículos que se pongan en discusión.

En realidad el procedimiento legislativo tiene primero que desmalezar una ley Bases que tienen mucho de distractivo, para centrar las observaciones en la verdadera intencionalidad de concretar la legítima reformulación institucional de la Argentina, una veintena de medidas contempladas, que constituyen, en realidad, lo único trascendente e importante.

Uno de los aspectos fundamentales y sobre cuya aprobación está pendiente el presidente Milei y su entorno, es la Delegación de Facultades, un ítem de la Ley, que de ser consentido, le abre al fundador de LLA el camino para modificar todo aquello que ahora ha quedado afuera de la discusión y que parecería una concesión presidencial para destrabar el tratamiento.

Una inteligente y astuta movida política, que ha sido advertida por varios sectores que están dispuestos a tratar de evitar que este objetivo oficialista pueda concretarse.

Mientras sucede esta disputa, ya en un plano institucional, el país sigue siendo sacudido por los anuncios de aumentos de servicios, combustibles y alimentos.

Por otra parte, el gobierno sigue ejecutando las medidas del ajuste, contenidas en el DNU, que están vigentes, y esto sacude los mercados que van previendo lo que pudiera acontecer de ponerse en funcionamiento todos los contenidos del Decreto y los que están en discusión en el Congreso Nacional.

Hay valoración de varias consultoras y encuestadores que van marcando el estado de ánimo de la ciudadanía y los números que permiten tener una idea de cómo van variando las opiniones que se materializan en aumento de negatividad, que se desprende de un ajuste que recién ha comenzado y que -según lo dicho por las autoridades nacionales- será mucho más severo en los próximos meses.

La discusión recién ha comenzado y los cruces son constantes. La búsqueda de responsabilidades en anteriores gobiernos y los desaciertos cometidos, que han provocado el quebranto socio-económico del país.

Del lado opositor hay respuestas, se cruzan las acusaciones y señalan que de insistirse con el ajuste que contienen las medidas del gobierno liberal, el país implosionará ante la realidad que indica que se está produciendo un aumento de índice de desocupados, ante la culminación de obras financiadas por Nación cuyos aportes se han cortado y la canasta alimentaria que se pone cada vez más lejos de los ingresos medios.

Mientras esta historia es contada dentro del Congreso, en la sesión plenaria de Diputados, afuera comenzaron a accionar las fuerzas de seguridad, aplicando el protocolo antipiquete, con una reacción esperable de los manifestantes que pretenden cortar las calles aledañas al edificio legislativo.

Todo esto que sucede era algo esperable y, más allá de los operativos que pretendan llevar a cabo, se irá, con el paso de las horas, agravando esperándose para el día de hoy aumenten considerablemente los grupos de manifestantes.

Eran reacciones ya previstas ante las circunstancias que han generado malestar en diversos sectores de la sociedad. Es como decía el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba, el presidente es -refiriéndose a Javier Milei- “un tipo inteligente”, pero advierte: “Lo que no puede es creer que con su sola voluntad la gente va a obedecer”.

La realidad no se discute, solo es necesario dejar de lado el egocentrismo desmedido y consensuar. Una práctica que no está presente en el accionar del presidente argentino.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.