Provinciales | coronavirus | Crisis | Dengue | Estadísticas

Y entonces sucedió

“Las cosas que pueden pasar, pasan” me decía un instructor de socorrismo y con el transcurso de los años comprobé que es verdad y no solo en el plano de los accidentes.

Estamos sorprendidos y con miedo por la pandemia del coronavirus y ya nos vamos acostumbrando a la gripe, el dengue, el zika y chicungunya. Criticamos a China en un primer momento y ahora resulta que es un ejemplo a seguir.

Todos estamos atentos a las estadísticas, cuántos muertos , cuántos infectados. Todos muy críticos y muchas veces con razón, sentimos que no estamos a la altura de las circunstancias.

Pero repasemos un poco dónde estamos parados y que tendríamos que hacer.Hay quienes quieren o necesitan minimizar el problema, sienten que se está exagerando, que se muere más gente por accidentes en la rutas o por la violencia y es verdad. Hay quienes no saludan ni a su madre y que piensan acuartelarse porque la calle es mortal y de alguna manera tienen parte de razón, salir o contactarse con el otro es un riesgo, bueno, en realidad siempre lo fue.

La verdad es que todos tienen un poco de la razón y eso es lo que nos tiene que ayudar. Este virus tiene la característica de ser muy contagioso, quizás sea el más contagioso que se conozca, pero no lo sabemos con certeza. La mortalidad es el problema. Las estadísticas parecen demostrar que si la estructura y el sistema sanitario no son sobrepasados por la cantidad de contagiados con complicaciones, la mortalidad es del 2 por ciento, más baja que otras virosis a las que ya casi les perdimos el respeto, pero si la capacidad operativa del sistema sanitario colapsa por la llegada de una gran cantidad de pacientes graves todos al mismo tiempo , como pasó en Italia, la mortalidad sube a más del 6 por ciento.

Por lo tanto es posible (por lo que se sabe hasta ahora) que la mayoría de nosotros nos contagiemos , pero si no lo hacemos todos juntos , si tomamos los recaudos y las conductas apropiadas, los contagios se producirán en un período más largo y aunque sea la misma cantidad de personas las que se enfermen no colapsará el sistema y se podrá dar atención a todos.

No es cuestión de acaparar litros de alcohol. Es triste ver como aumentan los precios de las cosas que se necesitan. No nos olvidemos de esos comerciantes y cuando esto pase, (porque “todo pasa”) compremos en los que no se abusaron de la crisis. La cosa es cumplir con las recomendaciones.

1. Si estuvieron en zonas de riesgo quédense en sus casas por 14 días.

2. Si estuvieron en contacto con alguien que estuvo en zonas de riesgo, quédense en sus casa spor 14 días

3. Si tienen síntomas ( fiebre, tos, dolor de garganta o dificultad para respirar) y estuvieron en contacto con sospechosos o en zonas de riesgo, consulten al 0800 222 1002.

El resto debemos

a. Lavarnos las manos muy seguido, y evitar tocarnos los ojos, boca y nariz.

b. Minimizar los eventos sociales

c. Toser o estornudar en el pliegue del codo

d. Ventilar y limpiar objetos y superficies que uses mucho. ( lo más doloroso) Evitar besos , abrazos y compartir mate

Es el momento de actuar sin miedo, con generosidad y sabiduría, en fin, como se debería actuar siempre , porque lo que puede pasar va a pasar y en ese momento es cuando no damos cuenta de quienes somos.

Dejá tu comentario