Internacionales | Wisconsin | violencia | Estados Unidos

Dos muertos en Wisconsin y arden otra vez las calles de EE.UU.

Tras el asesinato del afroamericano Jacon Blake, el vandalismo y los saqueos volvieron. Ya van tres días de violencia. Dos muertos en Wisconsin y arden otra vez las calles de EE.UU.

Las calles de Wisconsin, Estados Unidos vuelven a ser escenario de la ira de los activistas contra el racismo. En las últimas horas se reavivó el choque de manifestantes de “Black Lives Matter” con ciudadanos armados dispuestos a hacer justicia por mano propia.

Dos personas fueron asesinadas en un tiroteo en Kenosha, Wisconsin, anoche, en una jornada que incluyó saqueos y vandalismo. Fue la reacción al ataque que sufrió Jacob Blake, un afroamericano baleado siete veces por la espalda por un policía. Un nuevo caso de brutalidad policial como el que terminó con la vida de George Floyd en mayo.

Ayer, un adolescente de 17 años fue arrestado y acusado de homicidio. Es el principal sospechoso por el asesinato de los dos hombres.

Nuevamente, la ola de manifestaciones en todo el país llevó a decenas de ciudades a imponer toques de queda. El presidente Donald Trump llamó a los gobernadores a desplegar las tropas de la Guardia Nacional y a "dominar las calles".

"Estamos de luto por esta tragedia", dijo el gobernador de Wisconsin, Tony Evers. "Quiero ser muy claro: no debemos tolerar la violencia contra ninguna persona [.] Debemos alejarnos de la violencia y recordar que cualquier acto de injusticia contra una persona es menos justicia para todos", agregó.

Trump, por su parte, twiteó: "NO apoyaremos saqueos, incendios provocados, la violencia y la anarquía en las calles norteamericanos. Mi equipo acaba de hablar por teléfono con el gobernador Evers, quien acordó aceptar asistencia federal. Enviaré a la policía federal y la Guardia Nacional a Kenosha, Wisconsin, para restaurar la LEY y el ORDEN”

Kenosha se convirtió en el último epicentro de la tensión racial en Estados Unidos. Unos 250 efectivos de la Guardia Nacional y alguaciles federales y del FBI actúan junto con la policía local para contener la violencia.

Las protestas contra el racismo en Estados Unidos se han convertido en uno de los temas centrales de la campaña presidencial. El candidato de los demócratas, Joe Biden, habló con los padres de Blake, y condenó la violencia.

Dejá tu comentario