POLICIALES |

Violento asalto a Roberto Moro: “No me imaginaba en Santa Rosa situaciones así”

Agencia Santa Rosa – El subsecretario de Salud Mental y Abordaje de las Adicciones, Roberto Moro, fue víctima de un violento asalto en la noche del sábado en la capital provincial. Minutos antes de que comenzara la fuerte tormenta que anegó las calles santarroseñas, el funcionario fue asaltado por un grupo de al menos cinco …

Agencia Santa Rosa – El subsecretario de Salud Mental y Abordaje de las Adicciones, Roberto Moro, fue víctima de un violento asalto en la noche del sábado en la capital provincial. Minutos antes de que comenzara la fuerte tormenta que anegó las calles santarroseñas, el funcionario fue asaltado por un grupo de al menos cinco jóvenes en las inmediaciones del barrio Villa Parque.

Cerca de las 21:40 horas, Moro se trasladaba junto a su hija de 14 años en su camioneta Chevrolet Captiva por la calle Telén. Iban camino a la localidad de Toay, donde tenían planeado reunirse con una familia amiga. En la cuadra comprendida entre las calles Hucal y Eduardo Castex, el funcionario sintió un golpe en el costado trasero de su camioneta y se detuvo para ver si había chocado con alguien y, en ese caso, prestar asistencia. ‘Cuando estacioné me abrieron las dos puertas delanteras. Había tres hombres de mi lado y dos del lado de mi hija. Ahí comenzaron los insultos y el pedido de dinero‘, recordó.

Durante los minutos que duró el asalto, Moro recibió varios ‘puntazos‘ con un arma blanca en distintos lugares del cuerpo, lo que le produjo heridas de distinta consideración. Le hicieron cortes en un hombro, en una mano -la cual le cortaron cuando intentaba defenderse-, y un corte más importante debajo de la axila, que tiene una profundidad de tres centímetros. ‘Me tiraban puntazos y me apuntaban con una pistola, me decían no te muevas porque te pego un tiro’.

Siempre traté de dialogar, pero querían plata. Uno me tiraba puntazos y otro le agarró el cuello a mi hija. Les pedí por favor que la soltaran… Ahí vieron la cartera de mi señora y la manotearon. Mi hija no se las quería dar y forcejearon, pero yo le pedí que se la entregara. Cuando mi hija soltó la cartera el hombre cayó al piso y ahí aproveché a poner primera y arranqué. Mi nena me decía que no pare más‘, comentó Moro, y recordó que durante el robo no había apagado el motor de la camioneta, lo que le permitió escapar en ese breve momento de distracción de los asaltantes.

Unas cuadras más adelante y alejados del peligro, el funcionario decidió llamar al 101 para denunciar el asalto: ‘la Policía la verdad que se portó muy bien, una atención fantástica. Me pidieron que me dirigiera al Hospital más cercano y yo les dije que iba al Lucio Molas. Era casi imposible cruzar la ciudad por la lluvia. Cuando llegué ya estaban ahí esperando y me acompañaron‘, relató.

Moro destacó además la atención que recibió en la guardia del Hospital Lucio Molas, donde le hicieron rápidamente las primeras curaciones y estuvo en observación hasta las 3 de la mañana. Ayer domingo tuvo que regresar para un control, y ya le dieron el alta.

En ese marco agradeció también que no le sucediera nada a su hija, y que más allá de las heridas que recibió, sólo hubo que lamentar pérdidas materiales. ‘Se llevaron el bolso de mi mujer con $300 pesos más o menos, un reloj, una cadenita y la billetera con todos los documentos y las tarjetas. A la camioneta la rompieron bastante, por eso creo que eran más que los 5 hombres que yo podía ver. Rompieron la luneta trasera y la abollaron en distintos lugares, al parecer, pegándole con un fierro‘, señaló.

Asimismo comentó que una vecina llamó a la Policía para informar sobre el robo y agresión mientras estaba ocurriendo, por lo que los efectivos policiales ya tenían alguna información sobre el hecho. ‘La Policía quiso tomar huellas digitales de la camioneta pero por la lluvia fue casi imposible‘, dijo.

Al ser consultado por La Reforma, Moro dijo que los asaltantes no lo reconocieron en ningún momento y consideró que se trató de un ‘robo al boleo‘. ‘Como familia nunca nos habían robado, nunca pasé algo así. La Policía cree que fue un choque inventado para que frene. Yo por ahí paso siempre, es un barrio donde hemos trabajado y seguimos trabajando, sabemos que hay más consumo de droga que en otros barrios. Pero al menos el hombre que me daba los puntazos creo que no estaba drogado. Aunque sí estaba alcoholizado, se le podía sentir el olor‘, recordó.

El subsecretario se manifestó sorprendido por haber vivido esta situación en Santa Rosa: ‘fue un momento feo porque no me imagino en Santa Rosa situaciones así. Sí robos comunes, pero no así. Es una situación que si mañana me contás que te pasó eso, digo que eso en Santa Rosa no pasa. Estoy shockeado‘, aseguró.

Según trascendió, habrían detenido a uno de los sospechosos.

Dejá tu comentario