LA PROVINCIA | Carlos Verna

Verna, entre anuncios de tiempos difíciles y elogios a la "militancia de Santa Rosa"

Con énfasis, el gobernador Carlos Verna encabezó ayer un discurso en el que, a la par de un recuento en el incluyó críticas al gobierno de Macri y sus consecuencias para su accionar en La Pampa, felicitó especialmente la performance electoral de la capital como uno de los bastiones de la victoria.

“Reconozco, festejo y felicito a la militancia de Santa Rosa”, lanzó Verna, en uno de los puntos sustanciosos de su discurso, en donde habló de un futuro inmediato que “no va a ser fácil, porque nos dejan un país endeudado, con hambre, un país donde primero tenemos que hablar de la deuda interna, de la gente que no come, que no llega a final de mes. Y después de los mercados”.

Afirmó su esperanza de que esto suceda con Alberto Fernández como presidente porque “en el peronismo tenemos un modelo distinto a este modelo neoliberal que nos endeudó, nos hambreó, nos dejó sin laburo y, a los pampeanos, nos recagó”.

Agradeció “a los que nos acompañaron con voto y a los que no, porque el desafío va a ser grande” y pidió “ponerse las pilas, a trabajar por la Argentina”, siguió.

Confesó que “no fue fácil para mí como gobernador parar la inversión y privilegiar los servicios” a partir de la falta de apoyo económico de Nación, pero valoró que “los hospitales atendieron a nuestros pacientes y a los que se cayeron de las obras sociales, tenemos la seguridad y tenemos la educación” a partir de esa decisión.

Explicó que “parar la inversión significó que hubiera menos trabajo para todos en la provincia”, pero avisó que esa situación cambiará en el próximo gobierno porque “ganamos los juicios, los queremos cobrar, y con esto vamos a devolver la actividad económica a La Pampa”.

También sacó pecho por el apoyo “de los peronistas y el pueblo de La Pampa” porque “no quisieron a un gobernador genuflexo frente al poder central. Siempre, pero siempre, vamos a defender la dignidad del pueblo de La Pampa”.

Destacó, luego, que cuando se habló de “recambio generacional del Gobierno” se anunció un escenario de “paredes del partido chorreando sangre, con cabezas rodando… y hoy tenemos un gobernador que es 17 años más joven que yo, con diputados que tienen más de 30 años menos…Esto demuestra que las decisiones que tomamos las acompañamos”.

En esa línea, relató que la relación con “los más jóvenes” fue mutando a partir de esas acciones. “Cuando llegué me tenían una desconfianza bárbara: empecé siendo el gobernador y estaba bien, porque era el título que me había dado el pueblo de La Pampa. Cuando empezamos las conversaciones para las primeras alianzas pasé a ser el ingeniero y después ya pasé a ser Verna, una marca registrada que tengo para toda la vida. Pero desde el 17 de octubre pasé a ser Carlos, así que reconozco, festejo y felicito a la militancia de Santa Rosa”.

FUENTE: Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario