Internacionales | vacuna | COVID-19

Una vacuna podría proteger frente al COVID-19 y la fiebre amarilla por años

Una sola dosis de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por el Instituto Rega podría proteger de por vida contra el COVID-19 y la fiebre amarilla.

Una sola dosis de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por el Instituto Rega de la Universidad de Lovaina (Bélgica), basada en la vacuna de la fiebre amarilla, podría proteger de por vida, según explican a Efe el jefe del centro, Johan Neyts, y la investigadora española Lorena Sánchez Felipe.

Además de la prometedora vacuna, el equipo trata de dar con tratamientos efectivos contra el SARS-Cov-2 y otros virus.

La nueva técnica, aún bajo estudio y que se espera que sea aprobada en 2022, consiste en usar el código genético del virus de la vacuna contra la fiebre amarilla a modo de vector (portador) de la proteína de la espina del Covid-19 para lograr una respuesta protectora "eficiente" contra ambos virus al mismo tiempo.

Sánchez Felipe y Neyts reciben a Efe en la entrada de un moderno edificio que alberga un laboratorio automatizado único en su género donde, como "buscando una aguja en un pajar", en los últimos meses han sido analizadas 1,7 millones de sustancias para comprobar si reducen la proliferación del coronavirus.

"Llevo trabajando aquí cuatro años (...) en el grupo de vacunas. Mi labor principal es el diseño, el descubrimiento de nuevas vacunas. Me ocupo de toda la parte de biología molecular relacionada con ellas", dice la científica, que estudió Biología y Bioquímica en Salamanca antes de hacer un postdoctorado en el Albany Medical Center (Nueva York), donde pasó tres años y medio investigando el virus de la Hepatitis C.

La investigadora explica que ha estado activamente involucrada en el diseño de la vacuna contra el coronavirus del Instituto Rega.

"Desde el momento en que empezamos a trabajar hice rápidamente los diseños basados en el conocimiento que ya teníamos de otras vacunas", en particular la de la fiebre amarilla, señala.

"Hemos hecho un esfuerzo increíble. Nos hemos unido varios equipos trabajando en diferentes partes que eran necesarias para tratar de crear la vacuna lo antes posible", explica la experta.

Asegura que todos ellos llevan "prácticamente trabajando día y noche, de lunes a domingo, desde que empezó".

El equipo del Instituto Rega confía en que la vacuna sea autorizada en 2022, después de las pruebas llevadas a cabo en hámsters, que arrojaron muy buenos resultados y que deben ser completadas con los ensayos en humanos.

Fuente: Página 12

Dejá tu comentario